La Terapia Breve Estratégica: una técnica para tratar las fobias

Escrito por: Carmen Sancho Cejas
Publicado:
Editado por: Alicia Arévalo

Una fobia es un temor a situaciones o cosas que no son peligrosas. Las personas que padecen este problema reconocen su forma de actuar como irracional, irrazonable y exagerada, pero a pesar de ello evitan o tratan de evitar el afrontamiento de estas situaciones o estímulos, con lo que esto les causa una gran interferencia en su vida cotidiana.
 

Tener miedo es una reacción natural del ser humano, una forma de autoprotegerse ante el entorno.  Sin embargo,  si el miedo se desboca, se limita,  se bloquea o se anula su función real y se convierte en un miedo disfuncional: ataque de pánico y fobias.
 

El obstáculo no es el miedo en sí mismo, sino cómo se gestiona ese miedo. Ante un problema sentimos miedo y si la solución escogida es errónea es lo que hará que el miedo continúe de forma permanente y, por tanto, se convierta en pánico o fobia.
 

Todos estos trastornos de ansiedad tienen en común determinados síntomas fisiológicos como son:

  • Sudoración excesiva
  • Palpitaciones
  • Taquicardia
  • Sensación de ahogo
  • Miedo
  • Terror
  • Sensación de muerte inminente que se produce en los ataques de pánico.

 

La mejor forma de solucionar un miedo es provocarlo.
 


¿Cómo ayuda la Terapia Breve Estratégica al tratamiento de las fobias?

La Terapia Breve Estratégica es una terapia muy eficaz en problemas tan limitantes como las fobias. Esta terapia se centra en los problemas fisiológicos de la patología para dirigir la psicoterapia.
 

Los objetivos de la terapia son:

  • Averiguar cómo funciona el problema.
  • Analizar de las soluciones lógicas que la persona pone en práctica y que contribuyen todavía más a la perduración del problema.
  • Aportar soluciones diferentes al paciente en forma de tareas para conseguir que se desbloquee.

 

¿Cómo funciona la Terapia Breve Estratégica?

Siguiendo los objetivos mencionados en el anterior apartado, la terapia breve estratégica proporciona al paciente un pequeño cambio inicial al proporcionarle soluciones en forma de tareas, ya que estas permiten al paciente darse cuenta de su capacidad para afrontar positivamente la situación temida, logrando cambios mayores y eliminando, de este modo, el trastorno de ansiedad.
 

La técnica que se utiliza para fobias es la denominada: la peor fantasía. Consiste en prescribir al paciente que fije cada día media hora en su agenda y que rememore su peor fantasía, los pensamientos más negativos. Durante esa media hora, en una habitación aislada del ruido, el paciente tiene que dejarse llevar por las emociones; si quiere gritar, llorar, etc. Así pues, al inducir a la persona que recree sus miedos más terribles, normalmente se relajan. La mejor forma de solucionar un miedo es provocarlo. Poco a poco el especialista aumentará el tiempo de rememoración del miedo, provocando un enfrentamiento mayor que se traduce en el paciente en valor y coraje.

Por Carmen Sancho Cejas
Psicología

Licenciada en Psicología por la Universitat de Barcelona y Máster en Terapia Breve Estratégica, la psicóloga Sancho Cejas cuenta con más de diez años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos ámbitos de la especialidad. Concretamente, es experta en fobias y trastornos de ansiedad y pánico, así como en el abordaje de problemas psicológicos en el ámbito de la pareja.

A lo largo de su trayectoria, ha combinado su labor asistencial con la formación continuada, asistiendo a cinco cursos en los últimos 5 años. En la actualidad, ejerce en su clínica Centro de Psicología Carmen Sancho.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..