Hipertensión, una alimentación adecuada

Escrito por: Júlia Farré Moya
Publicado: | Actualizado: 21/02/2018
Editado por: Top Doctors®

La hipertensión (HTA) consiste en una elevación de la tensión arterial de manera sostenida. Valores por debajo de los 120/80 mm Hg se consideran normales para la presión sanguínea, en cambio, cuando está por encima de 40/90 se considera hipertensión. Por su parte, los valores de tensión que van de 130-139/80-89 mm Hg se consideran prehipertensión, que nos hacen más susceptibles a padecer HTA.

En cualquiera de los casos, tanto si estás en la fase de prehipertensión como en hipertensión, debes vigilar tu alimentación y tu peso para evitar que los valores sigan aumentando o que se mantengan, pudiendo resultar peligrosos para tu salud.

 

 

Recomendaciones nutricionales

En primer lugar hay que centrarse en reducir el sobrepeso y la obesidad. El exceso de peso es ya de por si un problema para la salud, pero si padeces hipertensión debes tener en cuenta que el control del peso es fundamental para evitar riesgos.

También es aconsejable reducir el consumo excesivo de alcohol. Aunque muchos especialistas aseguran que una copa de vino o cerveza tienen beneficios cardiovasculares, pasar de esta cantidad puede resultar peligroso si se padece hipertensión.

Y evidentemente, un punto clave es alimentarse de forma adecuada. El primer paso es abandonar la ingesta de sal. Ya que aunque el sodio es necesario para el funcionamiento de los músculos y nervios gracias al consumo de sodio que contienen los alimentos esta necesidad está cubierta. En cambio, pasar de estos niveles es peligroso ya que el sodio es, también el encargado de regular la tensión arterial.

Pero aparte de configurar una dieta baja en sal, deberemos llevar a cabo una dieta cardiosaludable. Para ello se recomienda llevar a cabo una alimentación rica en frutas, verduras y legumbres y baja en grasas saturadas. Es decir:

  • Evita los embutidos, los lácteos enteros, las carnes grasas
  • Consume de 3-4 veces a la semana como mínimo pescado
  • Escoge aceite vegetales, preferentemente aceite de oliva, para cocinar y aliñar tus platos.
  • Modera tu consumo de grasas escogiendo cocciones como hervido, a la plancha, parrilla, papillote, etc. y evitando o moderando los fritos y los rebozados.

Este tipo de dieta, además de ser cardioprotectora, por el consumo de verduras o frutas, aumenta el efecto diurético de una dieta baja en sal, lo que favorecerá igualmente una disminución de la presión arterial.

 Júlia Farré Moya

Por Júlia Farré Moya
Nutrición y Dietética

Con más de 15 años de experiencia, esta doctora está especializada en nutrición para prevenir y mejorar la migraña, la artritis y el colon irritable. Es coautora de diversos libros y documentos de la especialidad.


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.