La dieta adecuada para la Hernia de Hiato

Escrito por: Anabel Fernández Serrano
Publicado: | Actualizado: 13/02/2018
Editado por: Top Doctors®

La hernia de hiato se produce cuando la parte superior del estómago pasa de estar en el abdomen para alojarse en el tórax. 

Cuando comemos, el alimento pasa de la boca al esófago, que está en la cavidad torácica, y de ahí va al estómago, situado en nuestro abdomen. El tórax y el abdomen se separan por un músculo denominado diafragma y, el esófago se comunica con el estómago a través de un agujero en el diafragma llamado hiato.

El problema se da cuando parte del estómago pasa a través del hiato a la cavidad torácica ya que esto facilita el reflujo gastroesofágico (RGE), es decir, que el contenido del estómago regrese al esófago.  Cuando sucede, el esófago, que no está protegido como el estómago para soportar los ácidos de la digestión, se irrita y es cuando empezamos sufrir los síntomas que antes se han nombrado.

 

Recomendaciones dietéticas 

Para mejorar los síntomas que produce la hernia de hiato es importante seguir una dieta que terapéutica determinada. Ésta debe crearse en función de las tolerancias, los gustos personales y en consonancia con nuestro estilo de vida, siendo a la vez equilibrada con nuestro gasto energético. 

Como consideraciones generales, es importante reducir el peso siempre que sea necesario ya que aligerará la presión en el abdomen propiciando una mejoría de los síntomas.

Además las comidas no deberían ser excesivamente copiosas, esto dificulta la digestión aumentando las posibilidades de que aparezca el  reflujo. Es mucho más aconsejable hacer comidas más ligeras más frecuentemente. La forma de cocinar los alimentos también influye a la hora de prevenir el reflujo. Se debe evitar todo lo no esté hervido, hecho al horno o al vapor.  Y, especial precaución con  la comida a la plancha, si el alimento se quema puede irritar el estómago.

 

Alimentos desaconsejados

De igual manera que hay prácticas que ayudarán a aliviar los síntomas también hay determinados alimentos cuya ingesta debería eliminarse o reducirse con tal de evitar las molestias que producen en el estómago al digerirlos. Este es el caso de alimentos picantes, muy salados, bebidas alcohólicas y carbonatadas, alimentos ácidos (tomates, vinagre, cítricos…) y, también ciertos condimentos.

 

 Anabel Fernández Serrano

Por Anabel Fernández Serrano
Nutrición y Dietética

Experta en nutrición contra la obesidad y para pacientes con intolerancias alimentarias. Es coautor de dos libros sobre la dieta inteligente y recibió un premio extraordinario por su grado en ciencia y tecnología de los alimentos por la Universidad de Barcelona.


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.