Hemorroides: reducir el dolor es posible

Escrito por: Dr. Blas Flor Lorente
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

La patología hemorroidal es una de las causas más frecuente de consulta en las clínicas de Coloproctología. Las hemorroides son plexos fisiológicos  del canal anal constituidos por complejos arteriovenosos. Su función principal es la del sellado del canal anal en el control de la defecación. La mayoría de los síntomas están causados por las hemorroides internas. El síntoma más frecuente es el sangrado. Además del prolapso, al estar recubiertas de mucosa, pueden provocar ensuciamiento, irritación perianal y prurito anal. Las hemorroides raramente duelen, a no ser que se prolapsen, incarceren o trombosen.

 

 

Tratamiento de las hemorroides

 

 Existe una amplia variedad de opciones terapéuticas para esta patología que incluyen medidas higienico-dietéticas, ligadura con banda elástica, escleroterapia, coagulación con infrarrojos, y tratamiento quirúrgico.

 

Para el tratamiento quirúrgico de las hemorroides, nuevos procedimientos emergen con el objetivo principal de disminuir el dolor de la hemorroidectomía convencional, intentando conseguir resultados similares en cuanto a eficacia y seguridad. Entre las nuevas técnicas encontramos la hemorroidectomía con selladores especiales como el electrobisturí bipolar avanzado o el dispositivo ultrasónico, la hemorroidopexia circular con grapadora y la desarterialización hemorroidal guiada por doppler y mucopexia (THD/HAL).

 

 La Hemorroidectomía convencional incluye las ténicas de Milligan-Morgan y Ferguson, y consisten en la exéresis de las hemorroides. Se sigue considerando el “gold standard” por obtener los mejores resultados a largo plazo, sin embargo su principal complicación continúa siendo el importante dolor postoperatorio.

 

La hemorroidectomía con selladores especiales consiste en realizar la exéresis de las hemorroides con un instrumento que realiza un sellado electrotérmico bipolar o por ultrasonidos. Esta técnica presenta resultados comparables a las técnicas convencionales con un menor dolor postoperatorio, ya que este instrumento utiliza una corriente de alta frecuencia y un sistema de retroalimentación activa de control sobre la energía liberada, que limita la propagación térmica y reduce el daño local.

 

 

La hemorroidopexia circular con grapadora (PPH) es una alternativa menos dolorosa para el tratamiento de las hemorroides que consiste en el grapado de las hemorroides SIN extirparlas. Esta técnica esta indicada en las hemorroides grado III (Hemorroides que prolapsan con la defecación y se reducen manualmente), y que presentan un prolapso circunferencial. Al realizarse este grapado a nivel rectal y no dejar heridas en el canal anal provoca menos dolor postoperatorio. El mecanismo de esta técnica consiste en reintroducir 2-3cm el plexo hemorroidal al resecar circunferencialmente un rodete de mucosa y submucosa rectal que está en exceso en la zona próxima al tejido hemorroidal. El defecto se cierra simultáneamente por la grapadora y la zona hemorroidal queda fijada más arriba. Esto provoca una reducción del prolapso y una interrupción del flujo arterial a las hemorroides, solucionando los principales síntomas causados por las hemorroides grado III, que son el prolapso, el sangrado y el dolor.

 

Otra de las nuevas técnicas para el tratamiento de las hemorroides SIN extirparlas y que produce también menor dolor postoperatorio, es la desarterialización hemorroidal guiada por doppler y mucopexia (THD/HAL). El objetivo principal de esta técnica también es el tratamiento de los síntomas de las hemorroides como el sangrado, el dolor y el prolapso. La técnica consiste en realizar una ligadura del punto máximo de flujo arterial que llega a la hemorroide, ultilizando un doppler muy sensible. Posteriormente, en la misma intervención, se sube la mucosa que ha sufrido el prolapso a su posición original mediante unos puntos en la mucosa rectal.

                             

 

Ventajas de las nuevas técnicas de cirugía para hemorroides

 

La principal ventaja que ofrecen las técnicas que no realizan exéresis de las hemorroides sobre las que sí que la realizan, es el menor dolor postoperatorio al no realizar agresiones quirúrgicas en el canal anal. Esta reducción del dolor postoperatorio permite una disminución significativa del consumo de analgésicos y una reincorporación al trabajo o a las actividades diarias normales más temprana que con las técnicas quirúrgicas convencionales.

Por Dr. Blas Flor Lorente
Coloproctología

El Dr. Blas Flor Lorente es un gran especialista en Proctología. Cuenta con más de 20 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos ámbitos de la especialidad. En concreto, es experto en cirugía de la fístula anal, cirugía del ano, cirugía del cáncer de colon y recto, cirugía de hemorroides y laparoscopia, entre otros tratamientos y patologías.

Es el Secretario de la de la Junta Directiva de la Sección de Coloproctología de la Asociación Española de Cirujanos. Además, ha publicado numerosos estudios de la especialidad con repercusión nacional e internacional, además de obtener varios premios en reconocimiento a su labor médica e investigadora.

Actualmente, ejerce en el Hospital Universitario y Politécnico La Fe de Valencia y en el Hospital Quirón Valencia.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


  • Tratamientos relacionados
  • Hemorroides
    Cirugía reconstructiva del suelo pélvico
    Virus del papiloma humano (VPH)
    Colonoscopia
    Cirugía robótica
    Coloproctología
    Cirugía de la pared abdominal
    Cirugía del ano
    Cirugía de la fístula anal
    Quiste pilonidal
    Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.