Esta es la técnica que ha revolucionado la cirugía prostática

Escrito por: Dr. Javier Romero Otero
Publicado:
Editado por: Anna Raventós Rodríguez

 

¿Por qué operarse la próstata con un láser de Holmium?

La próstata es una glándula que sirve para formar el semen y con los años va creciendo de tamaño y provoca patologías en 3 sentidos:

 

 

Nos vamos a centrar en la hiperplasia benigna de próstata. Con este crecimiento que sufre la próstata lo que ocurre es que impide la salida de la orina desde la vejiga, de modo que al ir creciendo hace que el chorro sea finito, entrecortado, que cuesta empezar a orinar y luego, como la pared de la vejiga se va engrosando porque tiene que manejar presiones altas para poder vaciarse, impide que esa vejiga luego se deje llenar bien, que sea distensible. Todo ello hace que tengamos que orinar frecuentemente y que aumente nuestra frecuencia miccional, tanto durante el día como durante la noche. Esto impide tener una buena calidad de vida.

 

 

Al principio empezamos con un tratamiento médico, pero cuando éste fracasa o cuando aparecen complicaciones en forma de retención aguda de orina y sondaje de piedras en la vejiga, sangrado vesical, infecciones de repetición, deterioro función renal, se recurre a la intervención quirúrgica.

 

Explicaré lo que hacemos con un símil muy gráfico para que se entienda bien: el cáncer de próstata se desarrolla en lo que sería la cáscara de una naranja, en la parte periférica de esta de esta naranja, y lo qué va creciendo con los años son los gajos, de modo que al ir creciendo es lo que va produciendo la obstrucción. Nosotros de lo que se trata es de quitar estos gajos, de quitar tejido adenomatoso para que pueda salir bien la orina.

 

Históricamente, cuando la próstata pesaba menos de 60-80 gramos se hacía una resección clásica a través de la uretra, con un bisturí eléctrico, y se abría un canal para que pudiese orinar mejor del paciente. Cuando la próstata era mayor de 60-80g se abría la cápsula prostática y se sacaba ese adenoma para que tuviera un buen discurrir la orina a través de la glándula prostática.

 

Los mejores resultados funcionales se obtienen con la cirugía abierta, porque quitas todos los adenomas de manera que evitas recidivas; sin embargo, tienes que abrir el paciente, hay herida quirúrgica, tienes que dejar una sonda puesta que va a estar puesta en torno a 10-14 días, tiene una media de 4 o 5 días de ingreso, riesgos de sangrado, de infección de la herida. En fin, tiene unas consecuencias que pueden ser muy negativas para las personas.

 

No se deben operar próstatas mayores de 60-80 gramos con láser verde

 

Por este motivo llegaron los láseres a Urología. Con las nuevas tecnologías lo que se buscaba era conseguir abrir un canal más grande de trabajo en la próstata a través de la uretra para que pudiese salir más orina. Así llegó el láser verde, con el que se abre un canal de paso mayor, pero se deja mucho tejido adenomatoso y al final la experiencia, la evidencia científica, la mayoría de los estudios dicen que no se deben operar próstatas mayores de 60-80 gramos con láser verde, porque te dejas mucho tejido adenomatoso, que vuelve a crecer y vuelves a estar en la misma situación clínica que estabas antes de operarte.

 

Nosotros siempre recomendamos operarse con láser de Holmium porque lo que hacemos es que mimetizamos la cirugía abierta. Entramos por la uretra, vamos entre la cápsula y el adenoma, vamos entre esa cáscara y esos gajos, metemos todo el adenoma dentro de la vejiga, luego lo trituramos y sin abrir al paciente obtenemos exactamente los mismos resultados funcionales que con la cirugía abierta, pero con una media de 36 horas de sonda, en vez de esos 10-14 días que iba a estar. Tenemos un tiempo medio de ingreso de también de 36 horas, frente a esos cuatro o cinco días que están con la cirugía abierta. No hay incisión, con lo cual hay menos dolor, menos riesgo de infección de herida y el sangrado se minimiza, de modo que el láser de Holmium nos permite obtener los mismos resultados con las mínimas complicaciones.

 

Así pues, el láser de Holmium ha revolucionado la cirugía prostática. Nosotros somos pioneros desde el año 2007 que lo empezamos a hacer; llevamos hechos más de 1300 casos, lo tenemos publicado y lo hemos aportado a todas las reuniones científicas de mayor nivel impacto a nivel no solo nacional sino internacional. Y hoy en día nuestro equipo, que es pionero nacional e internacional en este tipo de técnicas, somos centro formador de referencia para las casas que comercializan el láser y tenemos un programa de formación y vienen muchos profesionales, no solo del ámbito nacional, sino internacional, a formarse con nosotros en esta técnica. De modo que el que tenga que operarse de próstata que elija siempre láser de Holmium porque vale para todos los tamaños prostáticos, puedes tratar al mismo tiempo las piedras que tengas en la vejiga, no tienes problemas con pacientes que estén anticoagulados ni antiagregados, obtienes los mejores resultados funcionales con las mínimas consecuencias, con las mínimas complicaciones.

 

El láser de Holmium ha revolucionado la cirugía prostática

 

 

¿Por qué no es conveniente operarse la próstata con láser verde?

No hay que operarse la próstata con láser verde porque es "tamaño de próstata dependiente", es decir, cuanto mayor es la próstata peores son los resultados funcionales que obtiene el láser verde. Lo que está claro es que próstatas mayores de 60-80g no se deben tratar con esta técnica. Hay profesionales que dicen que ellos son capaces pero debemos creer a la literatura científica y asumir que no son tratables. Además, el láser verde lo que hace es abrir un canal en la próstata. No trata todo el adenoma y, por último, no es capaz de tratar las piedras que pueda tener el paciente en la vejiga. De modo que si se va a operar y puede disponer de un láser de Holmium en vez de uno verde, hágaselo Holmium porque con el Holmium se pueden tratar todos los tamaños prostáticos, se pueden tratar las piedras dentro de la vejiga, se obtienen los mejores resultados funcionales, muy superiores al láser verde, con las mínimas complicaciones y, además, es un procedimiento en el que no hay recidivas puesto que quito todo el adenoma.

 

¿Cuándo es necesario operarse de próstata?

La próstata se opera como consecuencia de una hiperplasia benigna de próstata cuando tenemos a un paciente que, pese a que le estamos dando tratamiento médico y hábitos saludables para que tenga una mejor calidad de vida miccional, no conseguimos que mejore y ese paciente sigue teniendo que orinar con un chorro muy flojo, tiene que estar pendiente de un servicio para ir a orinar, levantándose por la noche. De modo que el paciente llega un momento en el que demanda una solución y la solución a esa obstrucción es siempre quirúrgica. Luego hay otros cinco escenarios clínicos en que es imperativo operar y ahí no es negociable:

 

  • Cuando un paciente entra en retención y tiene puesta una sonda, hay que quitar el tejido adenomatoso, si no es imposible volver a orinar sin sonda;
  • Cuando se tienen infecciones de repetición
  • Cuando se tienen litiasis vesicales, piedras en la vejiga que se forman por la obstrucción
  • Cuando tenemos sangrado de origen prostático de esa hiperplasia,
  • Cuando tenemos deterioro de la función renal.

 

Para todos los pacientes que tengan indicación quirúrgica recomendamos siempre nuclearse con el láser de Holmium, dado que vamos a poder tratar todos los tamaños prostáticos con los mejores resultados funcionales y debería ser la técnica de elección. Así lo están reconociendo ya las guías europeas de Urología.

 

¿Qué nos debemos plantear una vez que decidimos operarnos?

Cuando una persona se va operar de próstata por hiperplasia benigna de próstata es porque tiene una complicación secundaria a su próstata, o porque tiene una clínica miccional que ya le impide tener una buena calidad de vida. Lo que se debe plantear es aquel procedimiento que le vaya a permitir tener los mejores resultados funcionales, aquella técnica que le desobstruya más, con las menores complicaciones. De modo que deberíamos tener en cuenta el tamaño prostático, si tengo asociadas piedras en la vejiga o no, si tengo asociada alguna estrechez en la uretra o no, y la edad que tengo. ¿Por qué meter todo esto en una coctelera? Porque lo que necesitamos es una técnica quirúrgica que pueda permitirme tener la versatilidad de conseguir resolverme todos esos posibles problemas que pueden aparecer durante la cirugía. La única técnica quirúrgica que es capaz de resolver una estrechez de uretra, cualquier tamaño prostático, piedras en la vejiga asociadas y que va bien para todas las edades de los pacientes porque tiene demostrado que minimiza el sangrado y es muy segura, es la nucleación con láser de Holmium. Sin embargo, lo que les debo decir es que para operarse con un láser de Holmium, con una nucleación de este tipo, es necesario profesionales que tengan una gran experiencia dado que es una técnica complicada y que requiere de una gran cantidad de instrumental.

Por Dr. Javier Romero Otero
Urología

El Dr. Javier Romero Otero es un destacadao Urólogo. Licenciado por la Universidad Complutense de Madrid, realizó el Fellow en Uro-Oncología en Nueva York, y tiene un Máster en estadística aplicada a ciencias de la salud, además del Doctorado por su trabajo "Prevención de alteraciones metabólicas, sexuales, osteo-musculares y cognitivas secundarias a la deprivación androgénica en el tratamiento del cáncer de próstata". Es profesor por la Universidad Complutense de Madrid y por la CEU San Pablo, además de ser miembro de numerosas asociacoines médicas y científicas.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.