El insomnio, un trastorno que afecta al descanso y a la salud

Escrito por: Dr. Javier Brualla Coll
Publicado:
Editado por: Patricia Pujante Crespo

El insomnio es uno de los problemas médicos más frecuentes. Se estima que un 30-35% de la población mundial padece o ha padecido insomnio alguna vez. 

Cuando hablamos de insomnio, todo el mundo sabe a qué tipo de trastorno del sueño nos estamos refiriendo, pero ¿cómo define el insomnio la medicina del sueño? El término insomnio significa incapacidad para dormir cuando existen unas adecuadas condiciones para hacerlo, y esto puede manifestarse bien como una dificultad para conciliar el sueño, bien como una dificultad para mantener de forma continuada ese sueño a lo largo de la noche, o bien como un despertar excesivamente temprano por la mañana. No obstante, también se suele hablar de insomnio para expresar una percepción subjetiva de un sueño demasiado corto o de un sueño poco reparador, y todo ello asociado habitualmente a una serie de consecuencias o trastornos durante el día (somnolencia, cansancio, dificultades en la concentración, cambios de humor, irritabilidad, etc.). 

 

Insomnio, un trastorno que dura las 24 horas del día

Un aspecto muy importante a tener en cuenta cuando hablamos de esta enfermedad, es el hecho de que no debemos considerar al insomnio como una alteración únicamente del sueño, sino como “un trastorno que va a durar 24 horas”. El insomnio se padece por la noche pero también se padece durante el día, ya que va a afectar de forma directa al estado físico y emocional del paciente, a su grado de alerta y a todas las actividades que vaya a realizar durante este periodo de vigilia.    

 

¿Quién sufre de insomnio?

Cualquier persona puede tener insomnio, aunque suele mostrar una mayor incidencia en adultos mayores de 40 años. Además, es más frecuente en mujeres que en hombres, y también en personas que están sometidas a un mayor estrés o que presentan problemas médicos o mentales.

Existen, a grandes rasgos, dos grandes grupos de insomnes. El primer grupo estaría constituido por los casos de insomnio transitorio o de corta duración, que aparece en personas que normalmente duermen bien. En este primer colectivo se encuentran la mayoría de los pacientes con insomnio, habitualmente no suelen solicitar ayuda médica y, por lo tanto, no suelen verse en consulta. En una encuesta realizada al respecto, donde se preguntaba a todos los pacientes que acudían a una consulta de atención primaria específicamente por el sueño, más del 50% referían quejas de insomnio; sin embargo, solo era el 5% el que acudía a la consulta por este motivo en concreto, con el insomnio como problema principal.

El segundo grupo estaría formado por los casos más severos, por ese 10% de personas que padecen insomnio de forma crónica. Cuando esto ocurre, el insomnio puede convertirse en una enfermedad grave que ya no solo va a afectar a la calidad de vida del paciente sino también directamente a su salud. Estos pacientes sí suelen pedir ayuda médica, aunque lo habitual es que tarden varios años en hacerlo.

 

¿Cómo nos afecta el insomnio?

El insomnio es una enfermedad de largo recorrido. Inicialmente los pacientes se quejan de falta de concentración, pérdida de memoria, menor capacidad para acometer las tareas diarias, fatiga, pérdida de la disposición para disfrutar de las relaciones personales, etc. Con el tiempo, estos trastornos no solo suelen ir empeorando sino que paulatinamente van derivando hacia lo que ya son verdaderos problemas de salud. Así, los pacientes con insomnio de larga evolución presentan una mayor incidencia de enfermedades tanto cerebrovasculares como cardiovasculares, de diabetes, así como también una mayor probabilidad de padecer ciertos trastornos psiquiátricos (especialmente depresión y ansiedad). 


¿Cómo podemos tratar el insomnio?

La mayoría de los casos de insomnio van a requerir un tratamiento combinado que incluye tanto medidas farmacológicas como no farmacológicas (basadas, fundamentalmente, en una terapia de tipo cognitivo-conductual). Los mejores resultados suelen obtenerse cuando se consigue una perfecta adaptación de estos tratamientos a cada paciente, siempre de forma individualizada, ya que no hay dos insomnes iguales. 
Un insomne lo único que pide en la consulta de Neurofisiología o de la Unidad del Sueño es poder volver a dormir, a descansar. Debería saber además que dormir bien no solo le va a proporcionar el descanso que necesita, sino también una mayor calidad de vida y una mejor salud futura.

 

 

 

Por Dr. Javier Brualla Coll
Neurofisiología Clínica

El Dr. Brualla es un neurofisiólogo de primer nivel especializado en Unidad de Sueño. Actualmente, pertenece al cuadro médico del Hospital Vithas Internacional Medimar, en Alicante. Es autor y coautor de varias publicaciones de nivel nacional e internacional y ha asistido a múltiples conferencias de trastornos del sueño. 

 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.