COVID-19 y sexo: ¿es posible infectarse con las relaciones sexuales?

Escrito por: Dr. Maurizio De Rocco Ponce
Publicado:
Editado por: Patricia Pujante Crespo

La COVID-19 (Coronavirus disease 2019) es una enfermedad infecciosa causada por el virus SARS-CoV-2 (Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus-2). Se aisló por primera vez en Wuhan (China) en diciembre de 2019 y en marzo 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia por COVID-19. Desde entonces, la COVID ha causado más de 100 millones de casos en el mundo y más de 2 millones de muertes. En España hemos tenido casi 3 millones de casos y más de 60 mil muertes.

 

Tal y como otras enfermedades respiratorias, sabemos que la COVID se puede manifestar con fiebre, tos y malestar general, entre otros síntomas, y también sabemos que estos síntomas se pueden manifestar después de un periodo de incubación entre 2 y 14 días. Es posible, además, que la infección por coronavirus se produzca sin ningún síntoma aparente, especialmente entre las personas más jóvenes.

 

Pareja en el suelo, en actitud sexual - covid - contagio covid y sexo - by Top Doctors
La pandemia también ha afectado a las relaciones sexuales, 
habiendo reducido la frecuencia de relaciones, pero también prácticas de riesgo

 

¿Cómo ha afectado el confinamiento a nuestra vida sexual?

El confinamiento y las medidas adoptadas para tratar de contener la difusión del virus han cambiado nuestras vidas y nuestras costumbres durante muchos meses y siguen afectando todo aspecto de nuestro día a día, incluyendo la esfera sexual. ¿Cómo puede la COVID-19 afectar la sexualidad? Los estudios realizados tras el periodo de confinamiento en China han mostrado que hasta el 25% de las personas entrevistadas había tenido problemas de bajo deseo sexual y el 37% había reducido la frecuencia de las relaciones sexuales. Además, más del 40% había tenido un menor número de parejas sexuales y un 30% declaró insatisfacción sexual frente a las circunstancias.

 

También hay algún dato positivo. Otros estudios muestran cómo muchas de las personas con comportamiento sexual de riesgo durante el confinamiento han abandonado ciertas conductas, aunque para un 30% de ellas volvería a tener más parejas sexuales al terminar la pandemia. Por otro lado, otro estudio muestra cómo la pandemia nos ha traído en estos meses muchas dificultades de acceso a los servicios de salud para el tratamiento y la prevención de enfermedades de transmisión sexual.

 

¿Es posible infectarse por coronavirus con las relaciones sexuales?

El virus de la COVID-19 se contagia por inhalación de pequeñas gotas respiratorias que se liberan a través de la tos, estornudos o simplemente hablando. Por eso, el hecho de estar cerca de una persona infectada (a una distancia menor de 2 metros) nos expone al riesgo de contagio. Eso quiere decir que un contacto estrecho, como puede ser besar o tener una relación sexual, puede ser una vía de transmisión del virus. Las gotas respiratorias también se depositan en la piel o sobre la superficie de objetos personales y el contacto con estas superficies contaminadas puede transmitir el virus a la pareja sexual. Además, hay datos que indican que el SARS-CoV-2 se puede excretar con las heces y, en consecuencia, toda actividad sexual que expone al contacto con material fecal puede representar un riesgo de infección. Por otra parte, si bien se ha detectado la presencia del virus en el semen de hombres con COVID-19, no hay evidencia de que se pueda transmitir directamente a través del semen o de secreciones vaginales, ni que el SARS-CoV-2 sea sexualmente transmisible. Podríamos decir que, si en la pareja ambos no presentan síntomas, procuran mantener la distancia social entre personas y no han tenido exposición a personas con COVID-19, entonces abrazos, besos, compartir cama y tener relaciones sexuales no debería representar un peligro para el contagio.

 

¿Y que pasa si mi pareja ha tenido COVID-19?

El virus se sigue excretando durante 14 días después del comienzo de los síntomas, pero la “infecciosidad” parece remitir después de 8 días. Por eso, si la pareja ha tenido COVID-19 y ahora está bien, se debería de evitar cualquier contacto estrecho por lo menos 7 días más y, mientras tanto, tomar precauciones, limitando el uso compartido de habitaciones. El hecho de limpiar espacios y objetos de uso compartido limita mucho la posibilidad de transmisión del virus en el ámbito familiar.

 

¿Cómo puedo reducir el riesgo de infección por coronavirus con las relaciones sexuales?

Algunas precauciones pueden reducir el riesgo de infectarse. Por ejemplo, limitar el número de parejas sexuales reduce la posibilidad de tener un contacto positivo. Asimismo, se recomienda evitar las relaciones sexuales con parejas que tengan algún síntoma de COVID-19, utilizar preservativo, evitar besos y la exposición directa a semen, orina o heces, utilizar mascarillas y ducharse antes y después de cada relación sexual.

Por Dr. Maurizio De Rocco Ponce
Andrología

El destacado Dr. De Rocco Ponce es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Padua (Italia) y especialista en Endocrinología y Metabolismo por el Hospital Universitario de Padua. Ha realizado el máster de Andrología y Medicina de la Reproducción, y es experto en el tratamiento de la disfunción eréctil, la eyaculación precoz y la infertilidad masculina, entre otros.

Con varios años de experiencia, actualmente ejerce como Research Fellow de la Fundació Puigvert en el servicio de Andrología, así como en el Hospital Universitari Sagrat Cor. Por otro lado, el doctor ha participado en distintos congresos nacionales e internacionales de su especialidad, es autor de distintos artículos científicos y miembro de múltiples sociedades médicas, como la Sociedad Italiana de Endocrinología. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..