Esta semana comienzan las pruebas rápidas para detectar los casos asintomáticos de COVID-19

Escrito por: Top Doctors®
Publicado: | Actualizado: 25/03/2020
Editado por: Albert González

La pandemia del coronavirus tendrá un cambio importante próximamente. Esto es así porque durante esta misma semana se empezarán a realizar pruebas rápidas a todos aquellos pacientes que presenten síntomas leves. De modo que se detectarán nuevos casos de COVID-19 entre la población, aumentando considerablemente las estadísticas actuales. “El número de positivos aumentará sustancialmente”, ha explicado el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias sanitarias (CCAES), Fernando Simón.

 

Actualmente, se manejan unos datos que no reflejan fielmente la afectación real del coronavirus en España. La última cifra oficial es de 35.212 casos, aunque los expertos afirman que donde podemos ver la magnitud de esta pandemia es, a falta de pruebas, en los hospitales, sobre todo en las UCIs.

 

Afortunadamente, con estas nuevas pruebas se podrán detectar, tratar y aislar a los enfermos para poder conocer el grado real de progresión del virus. Por ahora, el Gobierno ha conseguido traer, desde Corea del Sur y China, 640.000 pruebas que se repartirán equitativamente entre las diferentes comunidades autónomas. Por supuesto, los destinatarios de los primeros test serán los médicos y personas de la tercera edad que viven en residencias. No obstante, el Gobierno ha encargado seis millones más para poder ampliar el diagnóstico a otros sectores de la población.

 

En este sentido, la OMS sigue haciendo hincapié en que para frenar el COVID-19 es necesario realizar pruebas a la población. Solo de este modo será posible frenar el avance del virus. En Madrid el 85% de los pacientes testados daban positivo, debido a que solo les hacían la prueba a las personas que presentasen una sintomatología clara. Asimismo, esto provocaba que los nuevos casos detectados fueran de gravedad y tuvieran que ser ingresados, mientras que se desconoce el alcance real al no poder diagnosticar los casos más leves.

 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 5e7881a9d8c77.jpg

 

Todos estos pacientes ingresados deberán permanecer varios días, incluso semanas, en el hospital. Des del manifiesto de los síntomas, hasta que la persona fallece o se recupera en el hospital, pueden transcurrir hasta tres semanas.

 

Las pruebas que se estaban realizando en la actualidad eran de reacción en cadena de la polimerasa, también conocidas como PCR por sus siglas en inglés. Estos test permitían la detección de enfermedades a través de una pequeña cantidad de ADN recogida de la nariz o la garganta de los pacientes. Sin embargo, esta técnica precisa un tiempo y una logística inviables en estos momentos, puesto que la Sanidad está completamente desbordada. Todavía no se conoce en qué consiste el nuevo método, aunque el propio Simón ha manifestado que desde el CCAES diagnosticaran falsos negativos y positivos y que antes de ponerlas en circulación deben evaluarlas.

 

En otros países se han implantado tests serológicos, los cuales ofrecen mucho antes los resultados, pero resultan menos precisos. El problema de esta imprecisión es que complica la toma de decisiones drásticas que ayuden a frenar el COVID-19. Con las nuevas pruebas se pretende separar a tiempo a los enfermos, puesto que solo tardan unos minutos, por las varias horas que se requerían con los tests de PCR. Más adelante, Simón afirma que se recomendarán pruebas serológicas para mostrar si una persona tiene anticuerpos, es decir, que se podrá saber si ha pasado la enfermedad. Las circunstancias sanitarias han provocado que se busquen otros métodos, ya que debido a la pandemia mundial la disponibilidad de los reactivos necesarios para realizar las pruebas es bastante escasa.

 

Las pruebas que ha encargado el Gobierno funcionan como un test de embarazo. En función de la cantidad de antígeno aparecen unas bandas con un color más intenso o difuminado. Cuando el color es tenue significa que la carga viral es poco significativa y, por tanto, que el resultado es dudoso. En estos casos, se podrá repetir la prueba a las 24 horas o bien realizar un PCR para lograr un resultado realmente fiable.

 

Aunque lo ideal sería poder realizar el nuevo test a todos los españoles, es evidente que no se podrá hacer a 47 millones de personas. No obstante, lo ideal es que puedan ahorrar trabajo a los profesionales sanitarios y contribuir a separar los positivos de las personas sanas.

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors
Inmunología


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..