Coronectomía: solución cuando las muelas del juicio están cerca del nervio

Escrito por: Dra. Arantxa Maizcurrana Tornil
Publicado: | Actualizado: 21/08/2020
Editado por: Patricia Pujante Crespo

A veces las muelas del juicio nacen demasiado próximas al nervio dentario inferior, lo que puede provocar problemas y dolores en el paciente. La Dra. Maizcurrana, especialista en Cirugía Oral y Maxilofacial, explica cómo proceder en estos casos.

Paciente con la boca abierta, siendo intervenida por un dentista - muelas del juicio - by Top Doctors
La ortopantomografía y la tomografía computerizada (TC)
permiten ubicar cuán cerca está la muela del juicio del nervio dentario inferior

 

¿Cuándo se considera que una muela del juicio está demasiado próxima al nervio dentario inferior?

Existen dos nervios dentarios inferiores: uno derecho y otro izquierdo. El nervio dentario inferior es un nervio que transcurre por el interior del hueso mandibular, hasta superficializarse y emerger a través de la encía situada, normalmente, entre el primer y segundo premolar.

 

Normalmente se sospecha de la proximidad o contacto entre la muela del juicio y el nervio dentario inferior mediante el análisis de su estudio radiológico con ortopantomografía. Esta sospecha, además, debe ser confirmada o descartada con una tomografía computerizada (TC). Así, la ortopantomografía es una prueba radiológica idónea para valorar muelas del juicio pero tiene una limitación: es una prueba que aporta información bidimensional (del ancho y alto) pero no tridimensional (ancho, alto y profundo). Esta información se obtiene con una tomografía computerizada (TC), ya que la información tridimensional es la que permite ubicar exactamente dónde está el nervio dentario inferior respecto a la muela del juicio (anterior, posterior, interradicular, intrarradicular), y determinar también el grado de proximidad o contacto, que puede ser próximo pero sin contacto, con leve contacto, de gran contacto, íntimo contacto, con adelgazamiento del canal, etc. A mayor contacto, mayor riesgo de lesión.

 

Conviene remarcar, no obstante, que la realización de una TC no minimiza o elimina el riesgo de lesión de un nervio dentario inferior, simplemente aporta más información para su corroboración.

 

¿Qué puede pasar si se toca dicho nervio, al extraer la muela?

Es importante destacar que el nervio dentario inferior tiene una función sensitiva, no motora, es decir, que aporta sensibilidad a una zona muy concreta (labio inferior y mentón), pero no es el encargado del movimiento de esa zona de la cara.

 

La lesión del nervio dentario inferior puede producir una alteración cuantitativa (por exceso: hiperestesia; o por defecto: hipoestesia, anestesia), o cualitativa (parestesia), de sensibilidad del labio inferior y del mentón del lado dañado. Así:

  • La hiperestesia es un aumento doloroso de la sensibilidad.
  • La hipoestesia es la falta parcial de la sensibilidad y suele relacionarse con una lesión parcial del nervio.
  • La anestesia es la ausencia total de la sensibilidad y suele responder a una lesión completa del nervio.
  • La parestesia es una sensación anormal en forma de  hormigueo, cosquilleo, quemazón, pinchazo, prurito o entumecimiento.

 

La lesión del nervio dentario inferior suele provocar una combinación de hipoestesia y parestesia del labio inferior y mentón del lado dañado. Estas alteraciones de la sensibilidad pueden ser temporales (recuperables por sí solas) o permanentes (irrecuperables).

 

¿Qué es exactamente una coronectomía y por qué puede ser útil en estos casos?

Una coronectomía es una técnica quirúrgica más dentro de la cirugía de las muelas del juicio. Lleva aplicándose más de 15 años y consiste en extraer la corona de la muela y dejar sus raíces. En este sentido, la muela debe ser cortada en el lugar preciso de unión entre la corona y las raíces, de tal forma que se pueda extraer la corona y las raíces queden inmovilizadas dentro del hueso maxilar.

 

La coronectomía pretende resolver un problema (los síntomas que provoca la corona careada o impactada en la muela vecina) pero también evitar un nuevo problema (lesión del nervio dentario inferior).

 

El procedimiento quirúrgico es similar al llevado a cabo para la extracción completa de una muela compleja. Apenas hay diferencias en la duración, tanto del procedimiento quirúrgico como de la recuperación post-quirúrgica y, en ambos casos, los criterios de selección del tipo de anestesia a aplicar (anestesia local, sedación endovenosa, anestesia general) son los mismos.

 

¿Qué ocurre si se dejan las raíces “en el interior de la encía”?

Más que “en el interior de la encía”, sería más preciso “en el interior del hueso”. Lo normal es que cualquier diente o muela nazca de manera correcta, quedando visible su parte más superficial (corona), y que su parte más profunda o raíz quede oculta, anclada en el espesor del hueso maxilar. La encía recubre y protege el hueso maxilar que, a su vez, aloja la raíz dental.

 

Dejar de manera voluntaria las raíces dentro del hueso no suele acarrear ningún problema, ni a corto ni a largo plazo. Una vez realizada la coronectomía, el cuerpo activa el proceso de cicatrización (idéntico al proceso de cicatrización que ocurre cuando se extrae la muela entera) y, transcurridos unos meses, el agujero dejado por la corona extraída es rellenado por hueso nuevo. Como las raíces se encuentran en un plano inferior, ese hueso nuevo actúa a modo de "cubierta rígida" sobre las raíces, impidiendo su movilidad.

 

Es necesario no solo la formación de la "cubierta", sino que esta adquiera el grado de dureza adecuado. Por ello es imprescindible que el paciente siga estrictamente las recomendaciones post-quirúrgicas inmediatas, ya que buena parte del éxito o fracaso en conseguir la formación de esa cubierta rígida reside en el correcto inicio del proceso de cicatrización.

Por Dra. Arantxa Maizcurrana Tornil
Cirugía Oral y Maxilofacial

La Dra. Maizcurrana Tornil es una prestigiosa especialista en Cirugía Oral y Maxilofacial. Cuenta con más de quince años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos ámbitos de la especialidad. En concreto, es experta en cirugía maxilofacial, implantes dentales, muelas de juicio, cáncer oral, patología de las glándulas salivales e implantes cigomáticos, entre otros. 

A lo largo de su trayectoria profesional, ha combinado su labor asistencial con la docencia, siendo profesora en la Facultad de Medicina de la Unidad docente de Vall d'Hebrón.

También ha desarrollado una importante tarea investigadora, ya que es autora y co-autora de libros, artículos científicos y capítulos de libros de la especialidad.

En la actualidad, ejerce en la Fundación Hospital Asilo de Granollers y en la Clínica Sagrada Familia. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.