¿Cómo se relacionan tabaquismo y COVID-19?

Escrito por: Dr. Javier Galiana Perucho
Publicado: | Actualizado: 21/02/2023
Editado por: Cristina Mateo

Las personas que fuman y las que esta expuestas al humo ambiental del tabaco “HAT” fumadores pasivos padecen con mayor frecuencia y de una forma más grave infecciones respiratorias porque el humo del tabaco deteriora varios componentes de los mecanismos de defensa del aparato respiratorio; por eso tiene un mayor riesgo no sólo al contraer el COVID- 19 sino de tener un peor pronóstico en caso de contagiarse.

 

En el brote de MERS-Cov “ Síndrome Coronavirus Respiratorio del Mediano Oriente “que se produjo en el año 2012 el consumo de tabaco se identificó como un factor independiente para padecer la infección. Ahora estudios recientes sugieren que los fumadores tienen un mayor riesgo de infectarse por SARS-Cov-2 , que es el causante del COVID-19 y además de padecer esta enfermedad con mayor severidad queda totalmente demostrado que está infección es más grave en sujetos fumadores que en aquellos que no lo son.

 

El riesgo de contagio en fumadores es mayor

 

¿Qué otras formas de tabaco son perjudiciales?

Además, el uso de sistemas electrónicos (conocidos como cigarrillos electrónicos, e-cigs o vapeadores), los productos del tabaco calentado y la exposición pasiva al humo del tabaco exponen a los usuarios a partículas y a tóxicos que generan interacciones en el mecanismo de defensa respiratorio similares a las producidas por el tabaco combustible.

 

Por todo ello, se puede determinar que el consumo de tabaco no sólo se asocia con una peor evolución de esta enfermedad sino también con un mayor riesgo de contagio.

 

Al exhalar el humo o el aerosol liberado por los cigarrillos electrónicos aumenta el número de gotitas de Flugge, y a la vez se incrementan las posibilidades de transmisión del coronavirus, ya que la carga viral que expulsa un fumador que está infectado al fumar o vapear es más alta que la que pueda expulsar una persona que no es fumadora y que está infectada.

 

La reciente encuesta realizada por el Ministerio de Sanidad, Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo, destapó que el 81,52% de los encuestados eran conscientes del mayor riesgo que tiene el consumir tabaco con el agravamiento de los síntomas del COVID-19.

 

El hecho de fumar o vapear aumenta la posibilidad de transmisión del virus a través de la boca en la medida en que supone llevar repetidamente los dedos a la boca estadísticamente este aumento es más de 300 veces del movimiento moca mano boca del sujeto no fumador.

 

Dejar de consumir tabaco tiene un impacto positivo casi inmediato en la función pulmonar y cardiovascular del fumador, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por eso, si bien dejar de fumar es siempre la decisión más sensata que se puede adoptar un fumador dejar de hacerlo ahora es especialmente relevante para prevenir el contacto del COB 19 y en su caso para disminuir sus complicaciones.

 

De especial gravedad también resultan las pipas de agua y las técnicas de vapeo, aunque se utilicen boquillas desechables, ya que estas prácticas triplican el riesgo de contagio no solamente por la no utilización adecuadamente de las boquillas sino también por las repetidas maniobras mano boca y la dificultad de mantener las distancias físicas entre las personas que lo consumen.

 

¿Qué pautas debemos seguir?

Se deberían mantener todos los ambientes públicos y privados 100 % libres de humo del tabaco, especialmente en la situación pandémica que estamos viviendo puesto que es necesario cumplir estrictamente con la legislación actual marcada con respecto al consumo de tabaco en espacios públicos cerrados y abiertos dado que todos ellos pueden ser considerados como puntos críticos de contagio.

 

Por último, es importante tener en consideración que la transmisión aérea puede ser la ruta dominante para la propagación del COVID-19, y que según un estudio realizado por la Universidad de Texas la transmisión del virus se puede dar por tres vías:

  1. Contacto directo con personas se produce en corta distancia.
  2. Contacto indirecto depositado en objetos.
  3. Por vía aérea en referencia a las gotas y aerosoles, siendo así las gotas grandes contaminan personas y objetos; los aerosoles se dispersan eficientemente en el aire pudiendo transmitir el virus a una distancia y tiempo mayores.
Dr. Javier Galiana Perucho

Por Dr. Javier Galiana Perucho
Medicina Familiar

El Dr. Galiana Perucho es licenciado en Medicina por la Universidad de Valencia (1978). Se especializó en Medicina Familiar (1983) y también es especialista universitario en tabaquismo por la Universidad de Cantabria (2004) y en valoración del daño corporal desde 1981. 

A lo largo de su carrera ha ejercido como médico adjunto del servicio de urgencias por oposición desde el año 1982, desempeñando su labor asistencial en el Hospital  de Requena y desde el año 2006 en el Hospital Clínico universitario de Valencia. También ha sido profesor asociado en el Departamento de Medicina de la Universidad de Valencia durante 10 años.

Además, pertenece a la  Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo (SEDET), ejerciendo como tesorero de la junta directiva y también forma parte del l Comité Nacional de Prevención Tabaquismo (CNPT).

Actualmente ejerce como Director de la Clínica Galiana y presta asistencia a las compañías de salud Axa, Asefa y Alliance. 

 


  • Tratamientos relacionados
  • Nutrición
    Ozonoterapia
    Trastornos alimenticios
    Psicofarmacología
    Trastorno obsesivo-compulsivo
    Depresión
    Trastornos del sueño
    Hidroterapia de colon
    Disfunción eréctil
    Eyaculación precoz
    Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.