Cómo afrontar la celiaquía

Escrito por: Roger Vilageliu
Publicado: | Actualizado: 18/11/2018
Editado por: Top Doctors®

La celiaquía es una patología que produce intolerancia al gluten, un complejo proteico propio de algunos cereales.

 

Celiaquía vs alergia al trigo

No se debe confundir la celiaquía con la alergia al trigo, que se puede superar con el tiempo. La enfermedad celíaca, en cambio, es una intolerancia crónica. El tratamiento para la celiaquía y para la alergia al trigo también es distinto. En el caso de la alergia, basta con eliminar el trigo de la dieta del paciente, mientras que, en el caso de la enfermedad celíaca, el paciente requerirá eliminar de su dieta todos los alimentos que contengan gluten, que son muchos más que los que contienen simplemente trigo. Eso se debe al hecho de que el gluten está presente en otros cereales como la avena, la cebada o el centeno.

La intolerancia al gluten es una enfermedad genética que reacciona inflamando las vellosidades intestinales. Estas vellosidades trabajan para la correcta absorción de los nutrientes en el intestino y una permanente inflamación de las mismas supone que se degraden. Esto explica que el principal síntoma de la enfermedad celíaca sea la diarrea, debido a que la inflamación de las vellosidades hace que no sean capaces de absorber correctamente los nutrientes y, por tanto, se eliminan. Esto lleva a los otros síntomas de la enfermedad: desnutrición, pérdida de peso y retraso en el crecimiento y desarrollo infantil, cansancio e irritabilidad, entre otros.

 

Cómo tratar la celiaquía

Solo hay un tratamiento posible para la celiaquía, que no tiene demasiada dificultad. Consiste en la eliminación total del gluten de la dieta. De este modo las vellosidades intestinales se regeneran progresivamente hasta la normalidad, y se evita recaer en su inflamación y posterior degradación.

Pero si bien es cierto que la teoría no es complicada, llevarla a la práctica requiere un mayor esfuerzo por parte del paciente. Culturalmente está muy arraigado el uso de cereales en nuestra dieta, especialmente del trigo, que se consume en forma de galletas, harina, cereales para el desayuno, pasteles y un largo etcétera de productos que llevan gluten. Además, una gran cantidad de derivados del trigo se emplean también como aditivos en otros alimentos, de manera que podemos encontrar gluten en productos que no imaginamos, como el café soluble, fiambres, salsas e incluso chicles.

También se debe tener en cuenta la posible contaminación durante la manipulación de los alimentos, y es que un producto que no contiene gluten pero que ha pasado por la misma mesa de trabajo que uno que sí tiene, o si se ha frito en el mismo aceite de un alimento con harinas, puede ser perjudicial para los celíacos.

 

¿Qué alimentos debe consumir un celíaco y cuáles no?

A pesar de sufrir celiaquía no se debe descuidar la alimentación, que tiene que ser equilibrada y variada. Para asegurar que ingerimos los nutrientes necesarios habrá que fomentar el consumo de alimentos frescos y sin gluten:

  • Cereales sin gluten: arroz, maíz, alforfón, mijo
  • Tubérculos
  • Legumbres
  • Verduras, hortalizas y frutas
  • Carne, pescado y huevos
  • Leche
  • Aceite

Por otro lado, es muy importante leer siempre con atención las etiquetas de los alimentos que vienen procesados o envasados. En ellas aparece toda la información nutricional del producto. Lo que nos interesa en este caso es hallar el símbolo identificador que clasifica al producto como un alimento sin gluten. Para saber de qué alimento se trata tendremos que fijarnos si en el envase aparece un dibujo de una espiga de trigo dentro de un círculo y cruzada por una raya. Aun así, los expertos en Nutrición y Dietética alertan de que existen productos que contienen trazas de gluten oculto. Algunos ejemplos de aditivos alimentarios que pueden contener gluten son los siguientes:

  • Almidones modificados: E 1400, E 1401, E 1402, E 1403, E 1404, E 1405, E 1410, E 1412, E 1414, E 1420, E 1422, E 1440, E 1442, E 1450, E 1451
  • E 1200 Polidextrosa
  • E 306 Vitamina E (extractos ricos en tocoferoles)
  • E 621 Glutamato monosódico

Asimismo, otras posibles fuentes de gluten oculto son:

  • Espesantes
  • Estabilizantes
  • Extracto de cereal
  • Fécula vegetal
  • Germen de cereales
  • Proteína vegetal

Con todo, es necesario concienciar a la población de que, para un celíaco, salir a tomar algo o comer fuera del hogar puede acabar siendo un problema. Son pocos los establecimientos que suelen usar alimentos que no contengan gluten, o que tengan en cuenta que no deben manipular alimentos para celíacos en el mismo lugar o con el mismo instrumental con el que han preparado cualquier otro alimento. Por lo tanto, es conveniente que las personas con celiaquía se informen bien de los platos antes de pedir nada y, si tienen la posibilidad, avisar con antelación sobre su condición de celíacos.

Por Roger Vilageliu
Nutrición y Dietética

Roger Vilageriu es nutricionista y dietista en el centro médico de excelencia Menja Sa Barcelona. Diplomado en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Ramon Llull (Fundación Blanquerna), Postgraduado en Nutrición Deportiva (UCA), Antropometrista Nivel I ISAK por la INEFC y Titulado en cocina por la Escola del Gremi d’Hostaleria i Restauració de Barcelona es, además, miembro de la la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes