Combatiendo la fascitis plantar para aliviar el dolor de talón

Escrito por: Dr. Alberto Cuesta
Publicado: | Actualizado: 01/08/2023
Editado por: Margarita Marquès

La fascitis plantar es una condición médica que afecta a la planta del pie, específicamente la fascia plantar, una banda gruesa de tejido conectivo que se extiende desde el talón hasta los dedos.

 

Cuando esta banda se inflama, se produce lo que conocemos como fascitis plantar. Es una de las principales causas de dolor en el talón y puede afectar a personas de todas las edades, aunque es más común en adultos de mediana edad y deportistas.

 

El síntoma más característico de la fascitis plantar es el dolor en el talón, que se
siente al dar los primeros pasos por la mañana o tras de periodos de inactividad

 

¿Cuáles son los síntomas de la fascitis plantar?

El síntoma más característico de la fascitis plantar es el dolor en el talón, que generalmente se siente al dar los primeros pasos por la mañana o después de periodos de inactividad. Este dolor puede ser punzante o ardiente y, a menudo, disminuye después de unos minutos de caminar.

 

Sin embargo, a medida que la condición progresa, el dolor puede volver a aparecer después de estar de pie durante mucho tiempo o al realizar actividades físicas.

 

¿Cuáles son las causas de la fascitis plantar?

La fascitis plantar generalmente se produce cuando la fascia plantar se somete a un estrés excesivo. Algunos factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar esta condición incluyen:

  • Sobrepeso u obesidad: el exceso de peso ejerce presión adicional sobre los pies, lo que puede causar tensión en la fascia plantar.
  • Actividades de alto impacto: participar regularmente en deportes de alto impacto o actividades que implican saltos y carreras prolongadas puede aumentar la tensión en los pies.
  • Calzado inadecuado: el uso de zapatos que no proporcionan un buen soporte o que no se ajustan correctamente puede contribuir al desarrollo de la fascitis plantar.
  • Alteraciones biomecánicas: problemas en la pisada, como el pie plano o el arco excesivamente elevado, pueden ejercer presión desigual en la fascia plantar.
  • Edad: a medida que envejecemos, los tejidos del cuerpo, incluida la fascia plantar, pueden volverse menos flexibles y más susceptibles a lesiones.

 

¿Cómo se diagnostica la fascitis plantar?

El diagnóstico de la fascitis plantar se basa en la evaluación clínica y la historia del paciente, así como en los síntomas que presenta. El médico realizará un examen físico del pie y puede solicitar pruebas adicionales, como radiografías o resonancia magnética, para descartar otras posibles causas del dolor.

 

¿Cuál es el tratamiento para la fascitis plantar?

El tratamiento de la fascitis plantar suele ser conservador y puede incluir:

  • Reposo: evitar actividades que causen dolor y dar tiempo a que la fascia plantar se recupere.
  • Terapia de frío y calor: aplicar hielo en el área dolorida puede ayudar a reducir la inflamación, mientras que la aplicación de calor puede mejorar la circulación sanguínea y aliviar el dolor.
  • Ejercicios de estiramiento: realizar ejercicios específicos para estirar la fascia plantar y los músculos de la pantorrilla puede ayudar a reducir la tensión en el talón.
  • Uso de calzado adecuado: optar por zapatos que proporcionen buen soporte y amortiguación.
  • Plantillas ortopédicas: en algunos casos, el médico puede recomendar el uso de plantillas personalizadas para corregir problemas de pisada y reducir la presión sobre la fascia plantar.
  • Antiinflamatorios: en casos de dolor intenso, se pueden recetar medicamentos antiinflamatorios para aliviar la inflamación y el dolor.
  • Fisioterapia: el fisioterapeuta puede aplicar técnicas de masaje y terapias para ayudar a reducir la tensión y mejorar la movilidad.

 

¿Cuándo se considera la cirugía como opción de tratamiento?

La cirugía es un último recurso en el tratamiento de la fascitis plantar y solo se considera cuando las medidas conservadoras no han dado resultados satisfactorios durante al menos seis meses.

 

Las intervenciones quirúrgicas para tratar la fascitis plantar generalmente implican la liberación de la fascia plantar o la eliminación de espolones óseos que puedan estar contribuyendo al problema.

 

Esperamos que esta guía haya aclarado tus dudas sobre la fascitis plantar. Recuerda que es importante consultar a un podólogo o especialista en pies si experimentas dolor persistente en el talón o cualquier otro problema en tus pies. La detección temprana y un tratamiento adecuado pueden marcar la diferencia en la recuperación y en la prevención de complicaciones a largo plazo. ¡Cuida tus pies y camina sin dolor!

Por Dr. Alberto Cuesta
Podología

El Dr. Cuesta es un reputado especialista en Podología. Se graduó en la Universidad de Barcelona y posteriormente complementó su formación con un Postgrado en Patomecánica del pie y un Máster en Cirugía del Antepié. 

En la actualidad trabaja en el Centro Turó Park realizando tratamientos de fascitis plantar, dolor de talón o talalgia, quiropodia y verruga plantar. Además, está centrado en el estudio de la pisada y de la marcha, para confeccionar soportes plantares personalizados para cada paciente. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


  • Tratamientos relacionados
  • Ecografía del pie
    Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.