Vigila tus lunares con la regla del ABCDE

Autor: Top Doctors®
Publicado: | Actualizado: 10/10/2017 13:20
Fuente: artículo realizado en base a la experiencia y trayectoria profesional del doctor

Los lunares o nevus melanocíticos son proliferaciones benignas de melanocitos en la piel. Es decir, son tumores benignos formados por las células que producen el pigmento de la piel. Pueden aparecer de forma congénita, es decir, al nacer o cuando somos muy pequeños, o más adelante, condicionados por una predisposición genética pero también en relación con la exposición solar.

Tipos de lunares

Existen muchos tipos de lunares y de clasificaciones. Los más comunes son:

• El nevus melanocítico congénito, el que tenemos desde el nacimiento.

• El nevus melanocítico adquirido, que es el que aparece a lo largo de la vida, normalmente más pequeño de tamaño que el congénito.

• El nevus melanocítico intradérmico es el lunar que está abultado, que la gente dice coloquialmente “un lunar que se ha hecho verruga” y normalmente es una lesión que preocupa a los pacientes estéticamente, pero es benigna.

• El nevus azul es un lunar que está algo más profundo en la piel y por eso se ve de ese color.

Ante un lunar que tenemos dudas del tipo que pueda ser o de si es benigno o maligno, lo mejor es consultar con un especialista en Dermatología.

¿Cada cuánto tiempo se tienen que de revisar los lunares?

Si no existen antecedentes de cáncer de piel, se deben revisar cada año. Si ha habido algún antecedente de cáncer de piel en el paciente o en la familia, será el dermatólogo el que precise cada cuanto deben revisarse dichos lunares.

 

 

Prevención de lunares

La protección solar es el cuidado fundamental que debemos tener con nuestra piel. Utilizar un factor de protección de entre treinta y cincuenta, evitar las horas de mayor radiación solar (de 12 a 16h), proteger los ojos con gafas de sol, utilizar gorra y ponernos a la sombra son medidas que debemos realizar, sobre todo en verano.

La regla del ABCDE en la detección de lunares

Respecto a la vigilancia de lunares, la regla del ABCDE nos puede ayudar a detectar las lesiones potencialmente malignas, es decir, que pueden no ser buenas.

• La A es de asimetría; las lesiones benignas suelen ser más redondeadas y simétricas.

• La B es de bordes; un borde regular nos indica que la lesión es buena mientras que si los bordes son irregulares es una lesión que, al menos, debe ser valorada.

• La C es de color; una lesión de varios colores o muy negra debe de ser evaluada porque es atípica; las lesiones benignas suelen ser de un solo color homogéneo, normalmente marrón claro.

• La D es de diámetro, lesiones que midan más de 6 mm (a no ser que las tengamos desde pequeños y hayan crecido con nosotros) se deben vigilar.

• Y la E es de evolución, es decir, que cambien y crezcan.

Dermatología en Madrid

Por Dra. Almudena Nuño González
Dermatología

La Dra. Nuño es una destacada experta en Dermatología. Forma parte del equipo de especialistas dermatólogos de diferentes centros, y es colaboradora honorífica como profesora de Dermatología en la Universidad Rey Juan Carlos. Ha publicado artículos en revistas de impacto tanto nacional como internacional; es autora de capítulos de libro y ha impartido conferencias de Dermatología. Es miembro de diferentes organizaciones.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.