¿Qué tipo de reconstrucciones mamarias existen? ¿Cuál es mejor?

Escrito por: Dr. José Manuel Béjar
Publicado:
Editado por: Albert González

La reconstrucción de una mama extirpada es sin duda una de las intervenciones más satisfactorias para la paciente. La cirugía estética permite crear una estructura corporal que tanto a nivel de aspecto, como de forma y textura, es muy similar a una mama no operada. Esta intervención quirúrgica produce un nivel muy alto de satisfacción a las mujeres que deciden optar por ella.

 

En el País Vasco se realizan anualmente unas 1300 operaciones para tratar los diferentes tipos de tumores mamarios. Generalmente, se realiza una extirpación parcial del órgano, conocida como cuadrantectomía, aunque en algunos casos es conveniente extraerlo completamente, lo que se conoce como mastectomía total. En estos casos es necesaria una reconstrucción del 80% del pecho de la mujer.

 

Gracias al perfeccionamiento de las técnicas quirúrgicas y los avances médicos en el desarrollo de materiales se ha incrementado el número de reconstrucciones de glándulas mamarias. Además, tanto el aspecto de la areola como del pezón se ve natural, por lo que cada vez son más las mujeres que deciden pasar por quirófano.

 

El motivo que empuja a la paciente a optar por una mastectomía es el deseo de recuperar una figura estética y natural que no le haga sentir complejos. Las reconstrucciones de mama se pueden realizar o bien durante la operación, para evitar que la paciente se vea la mama amputada, o bien pueden tratarse diferidamente, en los casos en los que es posible posponer esta intervención para más adelante.

 

La reconstrucción de una mama extirpada es una de las cirugías más satisfactorias.

 

Por otro lado, desde el punto de vista quirúrgico se puede escoger entre dos técnicas diferenciadas: tejido propio o prótesis mamarias.

 

Tejidos propios

En esta técnica se emplean tejidos de otras zonas del cuerpo como las nalgas, la espalda o el abdomen para conseguir una mama de aspecto natural. Este tipo de intervención deja menos cicatrices y tiene un tiempo de recuperación menos prolongado. La intervención se efectúa mediante anestesia general y la paciente recibe el alta hospitalaria al cabo de unos días, habiendo sido informada de los cuidados que deberá realizar en su domicilio.

 

Prótesis mamarias

Esta técnica, conocida también como expansión cutánea, consiste en la colocación de un globo expansor en el músculo pectoral, a través del cual se introducen periódicamente dosis de una solución salina hasta que la piel se da de sí. Una vez sucede eso, se sustituye el globo por la prótesis mamaria. Al igual que en los tejidos propios, la operación se lleva a cabo con anestesia general, pero en este caso la paciente únicamente permanecerá hospitalizada las 24-48 horas siguientes.

Por Dr. José Manuel Béjar
Cirugía plástica, estética y reparadora

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad del País Vasco, el Dr. Béjar es especialista en Cirugía Plástica, estética y reparadora, tras especializarse vía MIR en el Hospital de Cruces.

Facultativo Especialista de Área en el Servicio de Cirugía Plástica y Quemados del Hospital de Cruces, compatibiliza su trabajo en el sector público con actividad en el sector privado desde 1996.

Es miembro fundador de la Sociedad Española de Quemaduras, de la Sociedad Vasco-Navarro-Riojana-Aragonesa de Cirugía Plástica y de la Sociedad Española de Aplicaciones Terapeuticas del Trasplante de Grasa. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..