¿Qué aportan los hilos tensores?

Escrito por: Dr. Enric Munt Duran
Publicado: | Actualizado: 15/11/2018
Editado por: Yoel Domínguez Boan

Habitualmente, una causa de las causas de la pérdida de firmeza en el rostro es la pérdida de volumen de los compartimentos grasos faciales. Relativamente a menudo, puede producirse una pérdida de firmeza sin que vaya acompañada de esta pérdida de volumen. En estos casos, cuando queremos ganar firmeza en la piel sin conferirle volumen, es cuando utilizamos los hilos tensores.

El efecto que va a producir el hilo tensor va a ser un aumento en la producción de colágeno por parte de nuestras células dérmicas lo que va a conferir, a medio plazo, un efecto de firmeza en el rostro bastante evidente. Por lo tanto, como tal vez, resumiendo, queremos ganar firmeza sin ganar volumen, la indicación o una de las indicaciones prínceps sería la utilización de hilos tensores.

 

¿Qué son los hilos? ¿De qué material están compuestos?

Como su palabra indica los hilos tensores son monofilamentos, habitualmente monofilamentos,  de productos diferentes que pueden ser productos reabsorbibles, o sea, que el organismo los va a biodegradar o productos permanentes. En clínica Merivent los productos permanentes normalmente los rechazamos puesto que el envejecimiento facial va unido a un cambio de dinámica en el rostro y no queremos establecer líneas fijas y por lo tanto utilizamos siempre los productos biodegradables, los no permanentes, los reabsorbibles. Dentro de los reabsorbibles  dos grandes grupos: los hilos de ácido poliláctico y los hilos de pdo o polidioxanona. Tanto uno como el otro serán productos, sustancias  que al ser biodegradados, como comentaba antes, el organismo producirá un aumento en la formación de colágeno, que es el efecto que se busca.

Cuando queremos redensificar el rostro utilizamos habitualmente monofilamentos finos generando mallas y redes a nivel relativamente superficial. Cuando el efecto deseado es generar vectores de tracción que nos permitan vectorizar el rostro generando líneas de tracción, entonces utilizamos hilos de mayor calibre y habitualmente espiculados  para que puedan tener puntos de anclaje y de tracción.

Éstas serían las dos variantes que utilizamos habitualmente en los hilos.

Los hilos tensores rejuvenecen el rostro
 

¿Cuándo puede someterse una persona al tratamiento de hilos tensores?

Yo diría que la primera premisa para la utilización de los hilos tensores en un paciente es aquel paciente que entiende lo que vamos a obtener con la utilización de los hilos. Es difícil que una paciente de una cierta edad, por encima de los cincuenta, cincuenta y cinco años pretenda obtener un resultado quirúrgico  con un tratamiento de hilo tensor. Por lo tanto, lo  primero es que el paciente entienda realmente el beneficio que puede proporcionar  el tratamiento con hilos. A partir de aquí, cualquier paciente  que requiera o una redensificación de la piel o bien un elemento de tracción puede someterse; desde los treinta y cinco hasta los setenta y cinco años, por poner límites artificiales son candidatos o candidatas al uso de este tipo de técnica.

 

Resultados y duración de los hilos tensores

Los resultados estarán en función de las variables de cada paciente, puesto que no es lo mismo la respuesta de una piel con setenta o setenta y cinco años que la respuesta de una piel con treinta o treinta y cinco en formación de colágeno, por lo tanto, los resultados variarán según la edad. También es cierto que el resultado inmediato es un resultado  efecto o por efecto del pequeño edema que se puede producir al introducir los hilos y, por otro lado, a partir de los dos tres meses, ya tenemos el efecto de respuesta en formación de colágeno, que se mantendrá aproximadamente entre un año y un año y medio, entre doce y diez y ocho meses.

Una vez hemos hecho el tratamiento de base, que como decía nos puede durar entre doce y diez y ocho meses, repetiremos este tratamiento normalmente en este periodo de tiempo. Ahora bien, durante estos meses  si el paciente o la paciente desea puntos, líneas de tracción de refuerzo podemos incluir nuevos hilos para mejorar el resultado de base. En general las pacientes si han entendido el tratamiento tienen un grado de satisfacción muy elevado.

Por Dr. Enric Munt Duran
Medicina estética

Referente en toxina botulínica a nivel internacional, el Dr. Munt Duran es especialista en Medicina Estética. Licenciado en Medicina y Cirugía, con calificación de sobresaliente, por la Universitat Autònoma de Barcelona, obtuvo el título del Máster en Medicina Estética por la Universitat de les Illes Balears y el Máster en Cirugía Estética por la Sociedad Española de Cirugía Estética. Con más de 20 años de trayectoria profesional, actualmente es Director Médico y pertenece al cuadro médico de la Clínica Mediben de Palma de Mallorca. Paralelamente, desarrolla funciones de docente en el Máster de Medicina Estética de la Universitat de les Illes Balears.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes