Ptosis parpebral, un descenso del párpado superior

Escrito por: Dr. José Nieto Enríquez
Publicado: | Actualizado: 24/04/2018
Editado por: Top Doctors®

¿Qué es la Ptosis palpebral o blefaroptosis y por qué se produce?

La Ptosis palpebral, comúnmente conocida como el párpado caído, es un descenso del párpado superior provocando que el ojo esté más tapado de lo normal. Esta patología impide al paciente abrir los ojos con normalidad, causándole fatiga al final del día y dificultando la visión. 

 En el caso de los niños, la ptosis puede dar lugar a un ojo vago, ya que este no recibe la suficiente estimulación visual para desarrollar la visión normal. 

 Existen varias causas por las que aparece esta patología.  La más frecuente se debe a razones de edad pero también se dan otras  menos frecuentes como  reacciones alérgicas, enfermedades musculares, enfermedades neurológicas y traumatismos.

 Asimismo, hay posibilidad de sufrir ptosis congénita, desde el nacimiento, debido a que las fibras musculares no se han desarrollado correctamente y se encuentran sustituidas por tejido fibroso.

 

¿Se puede prevenir?

No, no es una patología que aparezca por sobre-esfuerzo visual ni que se pueda prevenir con ejercicios.

¿En qué consiste la intervención?

 Generalmente consiste en reforzar el músculo elevador del párpado mediante un pequeño acortamiento del mismo. Sólo en los casos de ptosis paralítica debe recurrirse a la suspensión frontal. Las diferentes técnicas que existen para corregir la ptosis palpebral son:

- Via anterior: consiste en reforzar el músculo elevador mediante una incisión en el pliegue natural del párpado. Esta incisión es la misma que se realiza para una blefaroplastia, por lo que se pueden hacer a la vez. La cicatriz no es visible.

-  Via transconjuntival  o Técnica de Putterman: se refuerza el músculo elevador por vía transconjuntival. Al no hacerse una incisión cutánea, no existe ninguna cicatriz.

-  Suspensión Frontal: se emplea cuando las técnicas anteriores no funcionan. Se conecta el párpado al músculo frontal, de forma que el paciente abra los ojos al elevar las cejas por acción del músculo frontal.

 

¿Tanto niños como adultos se pueden operar?

Sí, pero en el caso de los niños, si no existe riesgo de ojo vago es preferible esperar. En el caso contrario, la operación debe ser inmediata.

 

¿Qué cuidados se deben seguir tras la operación?

Los primeros días tras la intervención es aconsejable aplicar frio y lubricar el ojo mediante colirio, así como la aplicación de una pomada en la cicatriz para reducir los hematomas. En un máximo de dos semanas el paciente estará totalmente recuperado.

Por Dr. José Nieto Enríquez
Oftalmología

Reconocido oftalmólogo especialista en cirugía plástica ocular, el Dr. Nieto Enríquez ejerce como oftalmólogo en el Institut de la Màcula. Fue elegido por la Universidad de Michigan para realizar un programa de subespecialización en cirugía plástica ocular por la American Society of Ophthalmic Plastic and Reconstructive Surgery (ASOPRS), conviertiéndose en el primer oftalmólogo español que ha completado un programa de formación de la ASOPRS. Es miembro de las sociedades científicas de mayor relevancia mundial en cirugía plástica ocular. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.