Prótesis total de rodilla

Escrito por: Dr. Valentín Bonet Asensio
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

Una prótesis total es un implante artificial que se utiliza para sustituir las superficies articulares de la rodilla cuando éstas han sufrido un deterioro que produce dolor y limitación de la movilidad que no se puede solucionar mediante tratamiento médico.

 

Generalmente se produce por un proceso degenerativo relacionado con la edad, aunque también puede deberse a traumatismos, procesos reumáticos y determinadas enfermedades (necrosis vascular). Están compuestas por unos componentes metálicos para las superficies articulares del fémur y la tibia y unos componentes plásticos (polietileno) para la rótula y para favorecer el movimiento entere el fémur y la tibia.  Existen diferentes tipos de prótesis: cementada o no, con preservación del ligamento cruzado posterior, constreñidas, etc.

 

Una prótesis total es un implante artificial que se utiliza para sustituir las superficies articulares de la rodilla

 

Tratamiento mediante cirugía

La intervención quirúrgica pretende mejorar el dolor y la limitación de la movilidad y aumentar con ello la calidad de vida de la persona afecta. La cirugía se suele realizar con anestesia raquídea. En las primeras 24 horas se inician movimientos pasivos y se reinicia la deambulación asistida cuando las condiciones generales del paciente lo permiten, entre las 48 y las 72 horas. El ingreso hospitalario suele durar de 3 a 5 días.

 

Las principales complicaciones de la cirugía en la prótesis total de rodilla; independientemente de las propias de cualquier intervención quirúrgica; son  la infección articular, la inestabilidad y el aflojamiento aséptico.

 

Éxito y control

La prótesis total de rodilla consigue más del 90% de éxitos. La mayoría de los pacientes no tienen dolor o soló alguna molestia relacionada con los cambios de temperatura o de presión. El 10% restante continúa con dolor o presenta nuevas molestias como rigidez o inflamación.

 

Las principales causas de revisión antes de los 2 años desde la implantación de la prótesis, son la infección, la inestabilidad y la mal posición de los componentes. Las principales causas de revisión tardía, después de los 2 años, son el desgaste del polietileno, el aflojamiento  y la inestabilidad. La identificación correcta de los factores que pueden conducir al fallo de la prótesis y que requieran la sustitución de la misma son esenciales para el éxito de la misma. Para ello contamos con  la anamnesis, una buena exploración física y pruebas complementarias, tanto de imagen como de laboratorio.

 

En la mayoría de los casos, es posible identificar el problema que causa dolor y mal funcionamiento de la prótesis. Cuando esto no es posible es imprescindible una discusión meticulosa con el paciente para valorar el riesgo/beneficio de la cirugía.

Por Dr. Valentín Bonet Asensio
Traumatología

Referente en Traumatología y Cirugía Ortopédica, el Dr. Bonet es el fundador del equipo de el centro Unitrauma. Se licenció en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia en 1987, y un año más tarde obtuvo el grado de licenciatura por la Facultad de Medicina de Valencia 1988. Es miembro de la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica  y Traumatología y de la Asociación Española de Artroscopia y profesor asociado de prácticas de la Universidad Católica de Valencia.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.