Neurogluten: enfermedades neurológicas y la intolerancia al gluten

Escrito por: Dr. Luis Ricardo Rodrigo Sáez
Publicado:
Editado por: Alicia Arévalo Bernal

Se entiende por Neurogluten al conjunto de las enfermedades neurológicas relacionadas con la presencia de una intolerancia permanente al gluten asociada, que aparece generalmente en pacientes celiacos, (conocidos o no, previamente) y también en personas que presentan una sensibilidad al gluten no celiaca (igualmente conocía o no), que es una variante menor de la enfermedad celíaca.

No es un concepto nuevo, ya que se describió por primera vez hacia 1960 (hace más de 50 años), cuando se realizaron las primeras descripciones de la relación entre una enfermedad neurológica como es la Ataxia Cerebelosa y la intolerancia al gluten, por un grupo de neurólogos trabajando en Sheffield (Inglaterra) dirigidos por el Prof. Marios Hadjivassiliou.

Las enfermedades neurológicas más asociadas con el gluten

Las enfermedades neurológicas más conocidas en adultos y que están asociadas con el gluten son la Ataxia Cerebelosa, todo tipo de polineuropatías, la esclerosis múltiple, algunas epilepsias, las jaquecas o migrañas, las neuritis ópticas, algunas formas de esquizofrenia, algunos casos de parkinson y de parcolepsia.

En la infancia los más frecuentes son algunos trastornos del espectro autista (TEA), los trastornos obsesivo-compulsivos (TOCs) , el síndrome de Tourette (ST) y diversas formas que cursan con retraso psicomotor asociado.

La lista es muy amplia y variada y sigue ampliándose de forma continuada y progresiva.

El mensaje que hay que transmitir es que hay un porcentaje pequeño pero importante, comprendido entre un 10-20% de pacientes neurológicos, que se pueden beneficiar en su tratamiento y pronóstico de la instauración de una dieta sin gluten (DSG), que ha de ser muy estricta y seguida de forma mantenida y rigurosa de por vida, evitando en lo posible la presencia de contaminaciones cruzadas y todo tipo de contaminaciones posibles con gluten.

El riesgo global que se estima para personas con enfermedad celíaca de desarrollar trastornos neurológicos o psiquiátricos se encuentra entre un 10-20% de todos los procesos neurológicos. En principio no hay diferencias por la edad ni por el sexo, por lo que se debe investigar siempre de forma rutinaria ante todo proceso neurológico al momento de su aparición o lo antes posible para tratar de que se estabilice o se recupere primero.

Neurogluten no es un concepto nuevo, se describió por primera vez hacia 1960 (hace más de 50 años).
 

¿Cómo se diagnostica la relación entre alimentos con gluten y los trastornos neurológicos?

El diagnóstico se hace de una forma sencilla y práctica, tratando de averiguar si esa persona tiene o no una enfermedad celiaca (EC) o presenta una sensibilidad al gluten no celiaca (SGNC), por los métodos habituales disponibles.

Para ello el especialista en Aparato Digestivo tiene que hacer una buena historia clínica tratando de recoger todo tipo de antecedentes familiares, molestias digestivas de todo tipo y enfermedades asociadas. Hay que realizar una analítica amplia, incluyendo un hemograma completo, una bioquímica amplia con pruebas de función hepática y tiroidea, metabolismo del hierro y del calcio, niveles séricos de vitamina D, etc

Conviene determinar los anticuerpos circulantes relacionados con el gluten, como la anti-transglutaminasa 2. Los marcadores genéticos de predisposición como son el HLA-DQ2 y el HLA-DQ8, complementados con la realización de una gastroscopia con la toma de múltiples biopsias duodenales.

La interpretación de los resultados de estas pruebas ha de ser flexible, pues los anticuerpos frente a la celiaca son frecuentemente negativos en los celiacos adultos (hasta en un 80%) y ello naturalmente, no descarta en absoluto que el paciente sea intolerante al gluten o tenga una SGNC asociada y se aceptan como tales.

Otras manifestaciones extradigestivas provoca la celiaquía

La enfermedad celiaca dada su naturaleza autoinmune se asocia con frecuencia con múltiples manifestaciones extra-digestivas de diversos tipos y además por su carácter genético, presenta una elevada incidencia familiar, tanto en familiares directos de primer grado como algo más alejados de 2º grado.

Dentro de ellas son muy frecuentes la presencia de diversas manifestaciones cutáneas de tipos variados, siendo la más frecuente la dermatitis herpetiforme, caracterizada por la presencia de lesiones vesiculares y costrosas, de diversa localización, muy pruriginosas y con predominio en zonas de roce. Aparecen hasta en un 25% de los pacientes celíacos.

Las afectaciones tiroideas asociadas son también muy frecuentes, especialmente en forma de hipotiroidimo autoinmune (enfermedad de Hashimoto) y menos frecuentemente como hipertiroidismo. Ambos mejoran notablemente con la dieta sin gluten.

La anemia ferropénica de carácter crónico, es la alteración hematológica más asociada habitualmente, siendo con frecuencia refractaria al tratamiento sustitutivo con hierro oral, debido a la deficiente absorción intestinal presente.

En las mujeres, son muy frecuentes los trastornos menstruales de todo tipo, incluso con períodos de amenorrea prolongados y también se asocian con frecuencia con trastornos de fertilidad, como abortos de repetición y partos prematuros entre otros.

Los trastornos del metabolismo del calcio se manifiestan como dolores óseos generalizados, osteopenia, fracturas múltiples, trastornos de la dentición con caries frecuentes y una prevalencia aumentada de osteoporosis precoz y mantenida.

La caída de pelo abundante, así como al fragilidad de uñas, son bastante frecuentes, en relación con el estado de ferropenia crónica, que se valora con los descensos prolongados de ferritina en sangre por disminución de los depósitos corporales del hierro.

Existe frecuentemente una sensación de agotamiento, cansancio fácil y retraso en la recuperación física, con ligera pérdida de memoria, neblina mental y trastornos del sueño frecuentes.

Puede existir sequedad de ojos y boca, en relación con una disminución de la secreción lagrimal y salivar, por un síndrome de Sjögren asociado.

La presencia de varios trastornos extra-intestinales asociados habla a favor de la presencia de una enfermedad celiaca subyacente y si van asociados con una enfermedad neurológica de cualquier tipo, orientan al diagnóstico de EC.

La instauración y el seguimiento de una dieta sin gluten, producen una mejoría importante y continuada, no solo en el aspecto de aliviar las molestias digestivas presentes, tales como el dolor, la hinchazón abdominal y la alteración del hábito intestinal, sino también de todas las enfermedades asociadas, incluyendo naturalmente las correspondientes al Neurogluten.

Por Dr. Luis Ricardo Rodrigo Sáez
Aparato digestivo

El Dr. Luis Rodrigo Sáez es Médico Especialista en Aparato Digestivo. Realizó su Licenciatura en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid, finalizando sus estudios en Junio de 1967. Hizo su especialidad en la Clinica Puerta de Hierro de Madrid, durante los años 1968-71. Realizó su Tesis Doctoral en el año 1975 en Oviedo, ciudad donde ha realizado toda su carrera profesional y docente, de forma ininterrumpida entre los años 1972 al 2014, ambos inclusive.

Fue Jefe de Servicio de Aparato Digestivo en el Hospital Universitario Central de Asturias en Oviedo desde el año 1996. Profesor Titular de Medicina desde 1983. En 2010 fue nombrado Catedrático de Medicina de la Universidad de Oviedo.

En la actualidad ejerce su labor como Médico Especialista de Aparato Digestivo en su Consulta Privada en Oviedo, desde hace más de 40 años.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.