Lumbalgía: qué errores debes evitar y qué nuevos tratamientos hay disponibles

Escrito por: Dr. Carlos Antonio Morales Portillo
Publicado: | Actualizado: 29/01/2021
Editado por: Cristina Mateo

¿A cuanta gente afecta el dolor de espalda? ¿Por qué el falso mito del reposo en el tratamiento del dolor lumbar hace que sea más fácil que la lumbalgia cronifique? ¿Cuál es la causa más frecuente del dolor lumbar? ¿Cuál es el mejor tratamiento disponible para tratarlo? Estas son algunas de las preguntas a las que vas a encontrar respuesta en este artículo.

 

Sufrir dolor en la parte baja de la espalda al levantarse cada mañana y empezar a notar ese dolor al estar de pie o conduciendo, y no poder ponerse derecho…estos son solo algunos de los síntomas propios del dolor lumbar producido por la artrosis y muchos de los pacientes que lo padecen no encuentran solución y notan que su problema cada día va a más.

 

Si te sientes identificado con esta situación no dejes de leer porque en la actualidad existen nuevos tratamientos con los que combatirás, de una vez por todas, el dolor lumbar. El Dr. Carlos Morales, miembro de la unidad del Dolor del Hospital Quironsalud de Málaga, señala que no existe ningún tratamiento milagroso, pero sí que reconoce que, si un paciente cumple los criterios y realiza el tratamiento, hay muchas posibilidades de que el dolor lumbar deje de ser un problema incapacitante para él y que pueda volver a tener una vida saludable con menos dolor.

 

El dolor lumbar: un problema limitante que afecta a millones de personas y que cada vez es más frecuente

 

El dolor lumbar o lumbalgia es una de los cuadros dolorosos más frecuentes que afecta a una de cada cuatro personas y es el problema de salud que más repercute en la calidad de vida en los países desarrollados. Con el envejecimiento de la población, este problema cada vez afecta a más personas.

 

Se trata de un problema bastante limitante, pues el dolor lumbar obliga a suspender actividades completamente al 18% de las personas que lo sufren y es la causa del 25% de las incapacidades laborales. En la mayoría de los casos un episodio aislado de dolor lumbar no suele durar mucho tiempo, pero en 1 de cada 5 pacientes el dolor puede cronificar o hacerse recurrente si no se tratan adecuadamente. Para evitarlo debes evitar los errores más comunes en la recuperación, como hacer reposo prolongado y conocer los tratamientos efectivos para tratarla. 

 

¿Por qué el reposo puede entorpecer la recuperación de una lumbalgia?

 

Aunque inicialmente se recomendaba el reposo si se sufría dolor lumbar, en los últimos años se ha comprobado que el reposo afecta negativamente al pronóstico de la lumbalgia y favorece que cronifique.

 

Un paciente en reposo reduce sus actividades diarias y eso tiene dos consecuencias negativas. Por un lado, la persona al estar inactiva se focaliza y se centra más en el dolor y, por otro lado, la inactividad produce atrofia muscular y aumento de peso que favorecen la progresión y la aparición de lesiones a nivel de la columna vertebral. La atrofia de la musculatura accesoria lumbar, en concreto del músculo multífido, se ha asociado de forma bien documentada con las lesiones de espalda en astronautas, dado que al carecer de la acción de gravedad la musculatura se atrofia de forma rápida.

 

Con una musculatura atrófica a consecuencia del reposo es fácil que aparezcan nuevas lesiones sobre un área ya afectada o que avance el daño en los tejidos afectados, lo que aumenta la sensibilización periférica de dichos tejidos, por la liberación de citoquinas pro-inflamatorias que facilitan la transmisión de las señales del dolor al cerebro.

 

¿Cómo prevenir que el dolor lumbar se cronifique?

 

Para evitar que un dolor lumbar reaparezca o se cronifique es importante abordar de forma precoz el dolor. Cuando la medicación habitual no es suficiente el tratamiento intervencionista del dolor es un arma muy poderosa que rompe el círculo de dolor-inactividad, y facilita la readaptación temprana del paciente.

 

La lumbalgia puede llegar a ser incapacitante si no es tratada a tiempo.

 

Cuanto más tiempo tarda en readaptarse un paciente con dolor lumbar más probabilidad hay de que la incapacidad sea permanente

 

La realización de técnicas específicas para el dolor (bloqueos, radiofrecuencias, etc.) permite conseguir una adecuación del dolor lo suficientemente efectiva para mantener la actividad física. Mantener cierta actividad física es la mejor forma de prevenir que una lumbalgia cronifique. En el seguimiento del paciente readaptado se recomienda la realización de programas mixtos de aprendizaje de higiene postural y ejercicio de tonificación suave. No hay evidencia científica para la prevención de la lumbalgia del uso de estrategias como la manipulación vertebral.

 

La artrosis como causa más frecuente del dolor lumbar

 

La artrosis lumbar en el llamado “síndrome facetario” es una de las causas más frecuentes del dolor lumbar en personas mayores de 30 años. El síndrome facetario está producido por el dolor de articulaciones posteriores de la columna (articulaciones facetarias o zigoapofisarias). Los procesos de degeneración discal y la artrosis de las articulaciones facilitan la aparición del síndrome facetario.

 

El síndrome facetario produce dolor lumbar en uno o ambos lados de la columna, que puede irradiarse a las nalgas, la ingle y los muslos. El dolor típicamente aumenta al estar mucho tiempo de pie o sentado, y mejora al llevar al tumbarse.

 

Hasta ahora, el tratamiento del síndrome facetario, como para cualquier artrosis, venía siendo la prescripción de antiinflamatorios, pero tienen múltiples efectos secundarios en el riñón, el estómago y el sistema cardiovascular. Con lo cual, hay pacientes que no los toleran o en los que no se recomienda su uso de forma continuada.

 

La rizólisis: el tratamiento más eficaz, duradero y seguro para el dolor lumbar

 

El tratamiento más recomendado para controlar el dolor lumbar producido por la artrosis es la rizólisis, una técnica percutánea de radiofrecuencia que actúa sobre los nervios sensitivos de la columna (llamados ramos mediales lumbares). Este tratamiento no es válido para todo el mundo, pero si se cumplen los requisitos para ser candidato a esta técnica, tiene muchas posiblidades de ser efectiva. Con ayuda de los rayos X se emplazan varias agujas sobre estos nervios y una vez se realiza la radiofrecuencia, los nervios sensitivos de las articulaciones posteriores de la columna quedan eliminados de forma temporal (el resultado de la rizólisis suele mantenerse al menos un año). La técnica se realiza en quirófano con anestesia local y sedación si el paciente quiere, para evitar que sea molesta. La recuperación después del procedimiento es inmediato. La radiofrecuencia no produce pérdida de sensibilidad ni de la movilidad en el paciente.

 

La seguridad y efectividad de la técnica de rizólisis ha favorecido que sea una técnica cada vez más demandada, pero hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones para conseguir los mejores resultados de esta técnica. En primer lugar, en importante que la técnica sea realizada por un profesional que esté al día en la forma de realizar la técnica, pues ha habido avances en la forma en que se realiza la radiofrecuencia. Hay títulos que confirman este grado de competencia como la “Acreditación en Técnicas de Radiofrecuencia lumbo-sacro para el tratamiento del dolor” de la Sociedad Española del Dolor. También ha habido avances en los medios técnicos disponibles. Por ejemplo, ahora se usan unas agujas especiales con forma curva que controlan en todo momento la temperatura que se genera en la punta para evitar lesiones en otras estructuras.

 

La radiofrecuencia puede suplementarse además con el tratamiento con ozono para prescindir de la necesidad de corticoides y evitar sus efectos secundarios en pacientes que no los toleran o llevan mucho tiempo recibiéndolos. El ozono mejora el aporte de oxígeno de la zona tratada y tiene propiedades antinflamatorias y analgésicas. Además, previene de la posibilidad de infección en los sitios de punción. No se han descrito efectos secundarios relevantes con este tratamiento.

 

Por otro lado, para obtener los mejores resultados y evitar que el dolor reaparezca es importante instruir al paciente en los hábitos necesarios para tener una “Espalda Sana” como recoge el doctor en el e-book que entrega a sus pacientes. La recomendación más importante para prevenir que el dolor reaparezca y prevenir que empeore es realizar ejercicios de tonificación. Por eso su programa de tratamiento incluye asesoramiento personal en entrenamientos de tonificación específicos que potencien la musculatura y prevengan la atrofia de los músculos de la espalda. El uso de elecroestimulador muscular ayuda también a prevenir este problema de atrofia, sobre todo en pacientes con menos movilidad.

 

Según refiere el Dr. Morales es muy conveniente que el paciente realice cambios en su estilo de vida que le lleven a gozar de mejor salud mental y física para prevenir que el dolor vuelva a aparecer, pero el uso de técnicas intervencionistas como la rizólisis para controlar el dolor permite al paciente iniciar una rehabilitación temprana, previniendo que el dolor cronifique y que llegue a afectar seriamente a la calidad de vida de la persona.

Por Dr. Carlos Antonio Morales Portillo
Unidad del Dolor

El Doctor Carlos Morales trata a pacientes que no han encontrado solución a su dolor para que recuperen su calidad de vida y vuelvan a realizar las actividades que le necesitan hacer, sin necesidad de medicación ni cirugía.

El Doctor Carlos Morales es licenciado en medicina por la Universidad de Navarra. Como médico anestesista de la Unidad de Tratamiento del Dolor ha realizado un postgrado y tres másters en esta área del tratamiento del dolor: Master de Neurociencias del Dolor de la Universidad de Granada, el Master de Anestesia Regional por ecografía de la Universidad de Salamanca, y Master Experto Universitario en Dolor de la UCA año 2020.

Con sus ocho años de experiencia, el doctor es experto en técnicas mínimamente invasivas en el tratamiento de lumbalgia, ciatalgía, cervicalgia, hernias lumbares, dolor miofascial, dolor neuropático y artrosis, entre otras dolencias.

Como miembro de la Sociedad Española del Dolor, y socio fundador de la Soc. Española Multidisciplinar del Dolor, el doctor Morales es un referente para los pacientes con dolor crónico

Gran experto en los bloqueos guiados por ecografía. Acreditado como Experto en Radiofrecuencia para el tratamiento del dolor lumbar por el comité de radiofrecuencia de la SED, también realiza técnicas como la rizólisis o la radiofrecuencia pulsada con la máxima seguridad y garantía de éxito.

Promotor del empleo de medicina regenerativa como la ozonoterapia, el plasma rico en plaquetas, las células mesenquimales, el ácido hialurónico de nueva generación y el colágeno purificado en la prevención de procesos degenerativos y en el tratamiento del dolor. Defensor del uso de las nuevas tecnologías para la mejora de la atención y accesibilidad del paciente a los servicios médicos.

En el Hospital Quirón de Málaga (grupo hospitalario privado más importante de España), el doctor Morales realizo 577 intervenciones para el tratamiento del dolor en el año 2020. Con estas técnicas se facilita que el paciente inicie una rehabilitación temprana, previniendo que el dolor progrese y que llegue a afectar seriamente a la calidad de vida de la persona.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..