Coronavirus (COVID-19) : consulta toda la actualidad en la página web oficial. Saber más Ver artículos relacionados

Los diferentes láseres para glaucoma

Escrito por: Dr. David Antolín García
Publicado: | Actualizado: 03/03/2020
Editado por: Albert González

 

¿Qué diferentes tipos de láser existen para glaucoma?

Existen tres tipos de láseres fundamentales para el glaucoma, aunque se podría decir que en realidad son cuatro porque alguno se puede utilizar en cirugía. Los tipos de láser de los que podemos hablar son:

  • Láser de YAG
  • Láser de ARGON
  • Láser selectivo (SLT)

 

Tradicionalmente, existían el de YAG y el de ARGON, los cuales se utilizaban fundamentalmente para cambiar la forma del iris porque, en ocasiones, cambiar la forma del iris puede ser beneficioso. En los últimos años, a partir de mediados de los 90, se desarrolló una variante de estos láseres que es la que conocemos como láser de trabeculoplastia selectiva (SLT), que permite tratar el glaucoma con una técnica mínimamente invasiva.

 

¿Cómo funcionan y repercuten en la enfermedad?

En los glaucomas de ángulo estrecho (uno de los tipos de glaucoma) los láseres funcionan, o bien produciendo un cambio de la forma del iris (iridioplastia) que se realizan con el laser de ARGON o, por otro lado, con los de tipo YAG, se pueden realizar iridotomias (microperforaciones en el iris).

 

También con los láseres de ARGON se pueden realizar trabeculoplastias, las cuales bajan la tensión, pero modifican bastante la malla trabecular que es la porción por la que el humor acuoso sale del ojo. Aparte, en los glaucomas de ángulo abierto, la resistencia a la salida de ese líquido es lo que causa los glaucomas de tensión alta.

 

Los riesgos del láser son los aumentos puntuales de tensión.

 

La trabeculopasta selectiva láser (SLT) se desarrolló porque resultaba menos agresiva y más sencilla que la anterior y se puede repetir en el tiempo. La SLT intenta incidir en la misma parte de la malla trabecular de esa porción de filtración del humor acuoso y bajar la tensión modificándola de forma más lenta, pero menos drástica.

 

Los riesgos principales del tratamiento láser en el glaucoma son los aumentos puntuales de tensión, que se previenen tratando con hipotensores, así como la inflamación que también se previene usando fármacos antiinflamatorios tópicos en gotas. El tratamiento es muy inocuo, por lo que se produjese una inflamación o hipertensión significativa sería raro.

 

Con los láseres tradicionales, a veces, puede haber pequeños sangrados que se resuelven normalmente de forma espontanea y que no puede ocurrir con la SLT.

 

¿Cuáles son las ventajas del tratamiento láser en glaucoma?

Las ventajas del tratamiento láser en glaucoma son:

  • Es menos agresivo que la cirugía y se ha demostrado en investigaciones de forma fehaciente que el láser tiene menos efectos secundarios que los colirios
  • Es un tratamiento capaz de bajar la tensión en la mayoría de los ojos de glaucoma con ángulo abierto
  • La trabeculoplastia tiene un menor efecto secundario que los colirios a corto y largo plazo. Los colirios producen un grado de conjuntivitis crónica, tanto por su principio activo que irrita la superficie de los ojos, como por los excipientes o conservantes que lleva, los cuales a la larga produce irritación y síntomas de ojo seco. Además de comprometer mas el resultado de futuras intervenciones por promover la cicatrización conjuntival
  • Los tratamientos con láser no son perfectos, puesto que son menos potentes que la cirugía pero pueden controlar la mayoría de los glaucomas de ángulo abierto sin efectos secundarios locales.

 

Asimismo, algunos colirios tienen consecuencias en el resto del cuerpo. No hay ningún colirio que sea totalmente inocuo. Unos reducen el ritmo cardíaco, otros reducen el diámetro de los bronquios y pueden producir en bronquíticos o asmáticos, crisis de asma o disnea y pueden no ser tolerables, otros producen cálculos renales, otros ciertos sabores desagradables, insomnio, etc.

 

El láser carece de estos efectos y reduce la tensión, controlando los glaucomas. Por tanto, la mejor opción actualmente, y, siempre que se pueda, es utilizar el láser y usar colirios de forma complementaria (si fuera necesario).

Por Dr. David Antolín García
Oftalmología

Célebre oftalmólogo de Madrid, especialista en cirugía refractiva láser, de cataratas, glaucoma y presbicia. Ha realizado más de 15.000 intervenciones quirúrgicas, miles como primer cirujano de catarata, pionero en la adopción de la técnica de cirugía microincisional bimanual MICS sub1mm. También ha participado en más de 500 cirugías de glaucoma con las técnicas más avanzadas. Actualmente es Jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario de Torrejón, Jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital la Milagrosa, Director Médico de Clinilaser y Jefe del Equipo de Oftalmología de Clinilaser en el Hospital Quirón Tres Culturas de Toledo. Es miembro de numerosas asociaciones, entre ellas del Consejo Editorial de la Revista Española de Glaucoma, de la Revista Española de Investigaciones Oftalmológicas. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.