Las lesiones de rodilla y su tratamiento

Escrito por: Dr. Joaquín Cabot Dalmau
Publicado: | Actualizado: 23/02/2018
Editado por: Top Doctors®

Las lesiones de rodilla son muy frecuentes, sobre todo en los deportistas como corredores o futbolistas. Las más frecuentes son las lesiones de menisco, las lesiones de cartílago de la rótula y las lesiones del ligamento cruzado anterior. Éstas se pueden tratar mediante la artroscopia. Aunque también existen los tratamientos sin cirugía como el ozono y los factores de crecimiento que consiguen regenerar la rodilla.

 

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes en la rodilla?

Las lesiones más frecuentes en la rodilla, para resumir, son las lesiones de los meniscos que son unos fibrocartílagos que acoplan el fémur con la tibia, es una lesión típica de los deportistas. Después las lesiones del cartílago de la rótula, típicas también de saltadores, de corredores o de deportes como el básquet o el volley, y quizás la lesión estrella es la lesión del ligamento cruzado anterior, muy frecuente en los futbolistas. Todas estas lesiones que ocurren dentro de la cavidad articular son susceptibles de ser solucionadas mediante la artroscopia.

 

¿Qué es la artroscopia?

La artroscopia es una técnica que nos permite operar en la rodilla sin abrir, mediante pequeñas incisiones, dos o tres agujeritos, introducimos una óptica conectada a una cámara de televisión que nos permite ver los todas las estructuras intraarticulares. Mediante otros orificios accedemos a la articulación y podemos introducir instrumentos para operar estos meniscos, el cartílago o incluso el ligamento cruzado anterior. Las ventajas de esta técnica son que no exige un ingreso en el centro hospitalario y que el paciente se recupera mucho más rápidamente.

 

¿Qué operaciones se hacen para la artrosis de rodilla?

La más conocida es la prótesis de la rodilla que consiste en sustituir el fémur y la tibia mediante un material, esto sería lo que se llama prótesis primaria, que en ocasiones requiere también sustituir la rótula. Cuando fallan estas prótesis porque a los 15-20 años empieza a doler esta prótesis o cuando se tiene una prótesis dolorosa, hay que recurrir a cambiar esta prótesis, sacarla y colocar otra que como veis, son unas prótesis diferentes, más grandes. Y, en ocasiones, hay que recurrir ya a la prótesis más grande que es la que se llama de bisagra, que es una prótesis que tiene un nos permite estabilizar completamente la rodilla. De esta forma, las prótesis hoy en día nos resuelven los problemas de artrosis y también los problemas de las propias prótesis.

 

¿Qué tratamientos hay sin cirugía?

La cirugía, aunque tiene unos buenísimos resultados, tiene sus pequeños riesgos. Los profesionales médicos procuramos, antes de llegar a la cirugía, utilizar tratamientos que llamamos no quirúrgicos. Dentro de estos tratamientos donde se encuentran la fisioterapia, la rehabilitación, las medicaciones... me gustaría destacar los tratamientos regenerativos como son la ozonoterapia, la aplicación de factores de crecimiento y las infiltraciones de ácido hialurónico u otros productos. Por ejemplo, el más conocido es la cortisona que aunque va muy bien es peligrosa y hay que intentar evitarla. El ozono y los factores de crecimiento nos van a permitir de una forma natural hacer tratamientos que van a regenerar y a estabilizar la rodilla. Las infiltraciones hoy en día, a ser posible, deben efectuarse con ecografía que nos va a garantizar que la aguja está en el sitio exacto donde queremos introducir nuestro producto.

 

¿Qué son los factores de crecimiento?

Los factores de crecimiento, desde mi punto de vista, es el tratamiento regenerativo de elección. A partir de una extracción sanguínea al paciente, se concentran las plaquetas del mismo con un método cerrado o abierto. Nosotros utilizamos el cerrado combinado con ozono también. Y de esta forma, estas plaquetas, una vez activadas, liberan unas proteínas que son los factores de crecimiento. Estas proteínas en la articulación o en los tendones lesionados, porqué los factores de crecimiento también se pueden aplicar tanto en tendinitis como en casos de artrosis de cadera, de rodilla, etc. En estos van a desencadenar reacciones regenerativas dentro de las articulaciones o en los tendones de forma que se va a regenerar el cartílago. No se regenera del todo pero si lo suficiente como para que el paciente pueda notar un alivio muy importante de su dolor, de su inflamación y mejorar de forma importante también su capacidad funcional.

 

Por Dr. Joaquín Cabot Dalmau
Traumatología

El Dr. Cabot es un prestigioso especialista en Traumatología. Es experto en COT (cirugía ortopédica y traumatología), con probada formación académica y experiencia hospitalaria de más de 25 años de experiencia, en permanente contacto con los últimos avances tecnológicos. A lo largo de su trayectoria ha combinado su labor asistencial con la docencia, habiendo dirigido más de 30 cursos relacionados con la patología de la rodilla y la artroscopia y siendo profesor de prácticas en la CSUB. Por otra parte, ha asistido a numerosos congresos nacionales y extranjeros, presentando más de 300 comunicaciones y ponencias en sesiones científicas y ha publicado más de 20 trabajos en revistas y libros de la especialidad. Actualmente ejerce como traumatólogo en el Centro Médico La Salud 78, en el Hospital Quirón de Barcelona y en la Ciutat Sanitària i Universitària de Bellvitge. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.