La melodía: la importancia de los graves y de los agudos en el entrenamiento de feminización de la voz

Escrito por: Mariela Astudillo Ramírez
Publicado: | Actualizado: 25/03/2021
Editado por: Cristina Mateo

Habitualmente, las personas que desean feminizar su voz dan demasiada importancia a los agudos y no tanto a los graves. En efecto, la esencia propia de la feminidad tiene su origen en la melodía, en la elasticidad, en la expresividad, en la dinámica cambiante, adaptativa, expresiva del discurso, en la manera de hablar, en el habla y en la voz.

 

A la hora de entrenar una voz para feminizarla o armonizarla, ponemos en juego distintos parámetros: el ritmo, la articulación, la melodía... Generalmente, cuando se quiere clasificar la feminidad de una voz, se hace referencia a la frecuencia fundamental y a la clasificación herciana. Se habla de notas, de agudos, de voz de cabeza... pero, ¿qué dinámica debemos realmente seguir para conseguir una voz femenina y natural? La respuesta la encontramos en la melodía.

 

Una voz no puede ser monótona y a la vez femenina. La feminidad hablada depende en gran medida de los vaivenes entre las notas graves y las notas agudas, del recorrido frecuencial que nos traslada de una voz de pecho a una voz de cabeza, depende de la extensión vocal que vamos a perfeccionar para producir, acústicamente hablando, un efecto de dinamismo vocal llamado «melodía».

 

En el método Astudillo, la melodía juega un papel importante y se combina con otros parámetros como la fluidez, la articulación, el ritmo, la expresividad facial, la voz emocional... Es primordial trabajar y desarrollar la extensión vocal de la paciente pero sin descuidar los graves. De hecho, trabajamos esta extensión de voz con el fin de alargarla, alzando la nota más grave a una nota media grave, y desarrollamos la voz de cabeza para impulsar la voz de pecho hacia arriba. Solo de esta manera alcanzaremos una voz elástica, dinámica, cambiante y femenina.

 

La automatización

 

Una de las fases más significativas de mi método es de lejos la fase de la automatización. En efecto, no hay misterio, para automatizar una voz, hay que entrenarla a diario, en todo momento, ser consciente, cavilar constantemente sobre ello, hasta que sucede el milagro, y ahí es cuando nos damos cuenta que ya no tenemos necesidad de pensar más en ello y es cuando la voz se naturaliza, el nuevo gesto vocal es automatizado, anclado, y se vuelve totalmente espontáneo.

 

Como en el entrenamiento de feminización de armonización de la voz, la melodía es importantísima, la primera vía trabajada es la vía muscular. Es imprescindible modificar la dinámica de la laringe, a través de una gimnasia laríngea perseverante y diaria que, al fin y al cabo, va a transformar la dinámica muscular y funcional de la laringe, desarrollando una sinergia muscular enriquecedora para la extensión vocal.

 

Para automatizar la voz hay que entrenarla a diario.

 

¿Por qué ciertas personas no consiguen automatizar su voz tratando de feminizarla por su cuenta?

 

Tras 16 años trabajando en feminización, dedicando mi vida, mis noches y mis días, siendo mi pasión, mi desafío diario, pienso que toda aquella persona que desee producir un cambio en su voz con el fin de conseguir una voz femenina, debe acudir a la experiencia de un profesional de la voz.

 

Es más, pienso que una persona que intenta feminizar su voz por su cuenta, no lo conseguirá del todo, o en todo caso, no alcanzará automatizar el nuevo gesto. ¿Por qué? Porque la automatización es la fase más compleja del entrenamiento de la feminización de la voz. Es por ello que, el método Astudillo, propone en esta fase un acompañamiento psicológico, emocional, el cual es indispensable para el conseguir los objetivos.

 

Automatizar un nuevo gesto supone ser consciente de la nueva dinámica laríngea, vocal, comportamental, gestual, etc. El entrenamiento posibilita fijar objetivos, ver la luz al final del túnel, tener etapas, pasar por fases, que nos permitirán alcanzar una finalidad esencial, vital.

 

Somos seres humanos, nos satisface que nos apoyen, necesitamos que nos apoyen, nos hace falta que nos guíen, y a veces, más que una necesidad, es una voluntad, es un placer, es la razón por la que creo que mi entrenamiento de voz funciona tan bien. Acompaño a todas mis pacientes en este proceso. El cambio flojea, inquieta, a veces nos desmotivamos, a veces queremos tirar la toalla, pero cuando sabes que te apoyan, que tienes a alguien que te anima, te da la mano, que no te deja caer, es en ese momento cuando se produce la magia del éxito.

 

A menudo me preguntan por qué no doy ejercicios en mi blog, en mi página web, en mis vídeos. Pienso que siempre explico claramente cuáles son los elementos a trabajar en el entrenamiento de feminización de armonización de la voz. Pero proporcionar ejercicios sería, desde mi punto de vista, limitar esta magia, reducirla, o incluso anularla.

 

Trabajamos la melodía, la articulación, la expresividad facial, pero en el fondo, el método Astudillo es un método humano que, además de fundamentarse en factores o elementos anatómicos, musculares, logopédicos, es un método que se siente, que se disfruta, que se comparte... Lo principal no es el ejercicio, lo principal somos nosotros: tú y yo.

 

Como conclusión, la melodía es un elemento indispensable en el trabajo de feminización y armonización de la voz. Este trabajo debe ser incorporado en una dinámica donde otros parámetros vocales serán trabajados, ejercitados. Es importante trabajar los agudos pero también los graves. Es crucial concebir la gimnasia laríngea femenina, el peso de los agudos, la importancia de los graves en esta ecuación, pero sobre todo es fundamental acomodar el trabajo de la voz a la persona, a su vida cotidiana, a su personalidad, su identidad, a sus deseos, a su ideal.

Por Mariela Astudillo Ramírez
Logopedia

Mariela Astudillo Ramírez es una reputada logopeda en Málaga con más de una década de experiencia. Es nacida en Bélgica, de padre chileno y criada en Andalucía. Lleva más de 15 años trabajando en feminización de la voz tras presentar en el año 2006 su tesis titulada "La feminización de la voz de la mujer transexual". A través de ésta, presentó su metodología conocida hoy como Método Astudillo, un método que fue reconocido como eficaz para feminizar la voz de mujeres transgénero, únicamente con una intervención logopédica sin necesidad de cirugía.

En la actualidad, Mariela Astudillo trabaja con mujeres transgénero de todas las edades y de gran parte del mundo, trabajando en francés, inglés, español e italiano. Gracias a su metodología, que se ha ido perfeccionando año tras año, Mariela Astudillo consigue resultados satisfactorios tras 10 sesiones de media hora repartidas en 10 semanas. Trabaja esencialmente por Skype, lo que le permite llegar a todas las partes del mundo gracias a la videoconferencia. La primera sesión es gratuita, solicítela por WhatsApp al 625144647.

 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..