Injerto capilar: consideraciones previas y diferencias entre la técnica FUE y FUSS

Escrito por: Dr. Andrés Merlo Morales
Publicado:
Editado por: Cristina Mateo

Un injerto, implante o trasplante capilar consiste en una redistribución del cabello del propio paciente, tomando un cierto número de unidades foliculares o raíces de unas zonas, llamadas donantes, para implantarlas en otras donde se ha perdido el pelo (zonas receptoras) y hacer que crezca de nuevo en ellas, persiguiendo siempre una finalidad estética.

 

El injerto básicamente consiste en un traslado de raíces pilosas de unas zonas corporales a otras en la misma persona y se puede realizar en cejas, barba o, más habitualmente, en cuero cabelludo. En este último caso, el pelo implantado crece en las áreas afectadas por la alopecia de una manera gradual y muy natural, restaurando y rejuveneciendo de forma sorprendente la imagen del paciente.

 

¿De dónde se extraen los folículos?

 

Los folículos o raíces se extraen siempre de las zonas del cuero cabelludo que están libres de genes para la caída. Concretamente se extraen de las regiones posterior y lateral de la cabeza en las cuales nunca se cae el pelo para, seguidamente, ser implantados en otras zonas corporales del mismo paciente donde antes existía cabello. Se trata de un autoinjerto en el mismo paciente de cabello genéticamente resistente, por lo que nunca existe rechazo y en unos pocos días los folículos pilosos movilizados son integrados en su nueva localización asegurando en ella el crecimiento de un nuevo pelo que nunca se caerá.

 

Como consecuencia de ello, el cabello extraído de la zona donante crecerá en la zona donde ha sido transferido, pero dejará de hacerlo en su sitio original. Gracias a las modernas técnicas quirúrgicas los resultados son realmente asombrosos y las marcas en este tipo de cirugía son prácticamente indetectables.

 

Técnica FUE y FUSS

 

Ambas técnicas de restauración capilar están basadas en el mismo fundamento, la transferencia de cabello de una zona del cuero cabelludo a otra distinta del mismo paciente. También comparten la misma fase final o de implantación, pero lo que las diferencia es la manera de extraer las unidades foliculares de la zona donante.

 

La técnica FUE (Folicular Unit Extraction) utiliza taladros para su extracción directa, se realizan avulsiones de las unidades foliculares dejando pequeños cráteres dispersos por toda la zona que al cicatrizar generan cicatrices puntiformes múltiples y una merma en la densidad general de cabello de la zona donante.

 

La técnica FUSS (Folicular Unit Strip Surgery) es una técnica eminentemente quirúrgica, a realizar exclusivamente por cirujanos. Consiste en la extracción de una cinta de piel de cuero cabelludo de la zona donante que posteriormente se divide en láminas para ser fragmentadas en las diferentes unidades foliculares. El cierre de la zona donante es quirúrgico, con plastias cutáneas y una sutura especial, que tradicionalmente dejaba una cicatriz alopécica a ese nivel, pero que en la actualidad se puede evitar con el cierre Tricofítico, cuyo método hace crecer el pelo a lo largo de la línea de cicatriz y que finalmente evita que ésta sea visible.

 

Ambas técnicas permiten realizar microimplantes satisfactorios, si bien cada una tiene sus indicaciones y sus propias virtudes.

 

Injerto o trasplante capilar consiste en una redistribución del cabello del propio paciente.

 

Procedimientos diferentes, resultados similares

 

La metodología de cada técnica es diferente. La técnica FUE exige al inicio de la intervención el rasurado completo de la cabeza y su vendaje al final de la misma, por lo que es una técnica muy poco discreta, sobre todo para la mujer.

 

Según la severidad de la alopecia, pueden requerirse extracciones de varios miles de unidades foliculares que producen el agotamiento de la zona donante y una importante merma en la densidad general de la misma, que no admite reparación posterior posible.

 

La posición del paciente en la mesa operatoria es incómoda, boca abajo, y la duración de esta técnica es de muchas horas, a veces incluso requiere hacerse en varios días con la consiguiente incomodidad para el paciente. En general, no está indicada para la mujer y tampoco para grados avanzados de alopecia. Además, es una técnica poco especializada que puede realizarla cualquier médico no especialista con un equipo auxiliar mínimamente entrenado.

 

Por su parte, la técnica FUSS es una técnica eminentemente quirúrgica que sólo puede ser realizada por un cirujano. Es una técnica altamente especializada de mucha menor duración porque la fase de extracción de las raíces de la zona donante se reduce a 30-45 minutos, en lugar de horas como en el método FUE. La posición del paciente es más cómoda, tumbado boca arriba, y es muy discreta porque no hay que rasurar la cabeza y los puntos de sutura van ocultos por el pelo. Tampoco lleva ningún vendaje al finalizar la cirugía, por lo que es la técnica electiva para la mujer.

 

Sirve para tratar cualquier grado de alopecia sin afectar a la densidad general de la zona donante, y el inconveniente tradicional de la cicatriz lineal de la zona donante puede quedar resuelto con la moderna técnica de cierre Tricofítico (Frechet, Marzola), que la hace prácticamente inapreciable. A diferencia de la Técnica FUE, la FUSS es una técnica muy restringida, exclusiva sólo para cirujanos con experiencia y no se puede hacer en cualquier tipo de instalaciones, sino sólo en quirófanos de hospital, y generalmente con la participación de un anestesista.

 

Consideraciones antes de someterse a un trasplante capilar

 

Las precauciones que debe tener cualquier paciente antes de someterse a este tipo de cirugía son las comunes a cualquier otra actuación quirúrgica. En primer lugar, debe asegurarse de la profesionalidad del médico que lo va a tratar, titulación, experiencia, etc.

 

En segundo lugar, de las garantías sanitarias de las instalaciones en las que va a ser intervenido (homologación de la clínica, acondicionamiento de los quirófanos, etc.).

 

En tercer lugar, este tipo de actuaciones deben ser tratadas con el máximo rigor y seriedad para evitar riesgos innecesarios, tanto anestésicos como quirúrgicos, no se puede banalizar el acto médico ni frivolizar con él, al paciente hay que realizarle unos estudios preoperatorios rigurosos que deben ser vistos preferentemente por un anestesista y, posteriormente a la cirugía, hay que hacer el seguimiento completo del paciente para garantizar su seguridad y el buen discurrir de todo el período posoperatorio. Sólo así se pueden conseguir resultados plenamente satisfactorios.

Por Dr. Andrés Merlo Morales
Cirugía plástica, estética y reparadora

El Dr. Merlo Morales es un prestigioso especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora con más de 20 años de experiencia en la profesión. Es experto en restauración capilar y precursor de la técnica del Microtrasplante capilar en Granada. Además, destaca por su gran experiencia en cirugía de mama, cirugía reparadora de abdomen y remodelación del contorno corporal. 
 
Cursó sus estudios de Medicina en la Facultad de Granada, realizando a continuación su Especialidad en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética en el Hospital General de Especialidades “Virgen de las Nieves” de Granada, culminándola en 1991. Posteriormente ejerció en diferentes hospitales de nuestro país, especializándose por último en las técnicas más vanguardistas de restauración capilar en los centros internacionales más punteros. Ha desarrollado su actividad profesional en este campo de manera exitosa en España y en el extranjero durante los últimos 12 años, dirigiendo importantes clínicas de microtransplante de cabello en Madrid y posteriormente en Granada.

Actualmente desempeña su labor en el Hospital Inmaculada Concepción de Granada, donde atiende a sus pacientes y les ofrece los más modernos tratamientos en materia de restauración capilar. A lo largo de una década ha perfeccionado la técnica incorporando los últimos avances desarrollados en este campo, así como introduciendo la metodología e instrumentación más modernas para conseguir finalmente la excelencia en el resultado y una calidad de tratamiento insuperable.

Además, es miembro numerario de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE).

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.