¿Es recomendable realizarse una otoplastia en edad pediátrica?

Escrito por: Dra. Eunate Martí Carrera
Publicado:
Editado por: Nerea Colomé Lamas

La otoplastia es la reparación de la deformidad de las orejas. Lo más habitual es que hablemos del tratamiento quirúrgico de las “orejas de soplillo”, aunque no es la única indicación en la que se puede realizar. También se puede reparar el tamaño de la oreja, del lóbulo, los lóbulos rasgados, pliegues y formas anormales.

 

otoplastia-edad-pediatrica
El niño o la niña debe de estar correctamente informado de todo el procedimiento

 

 

¿Cuántas técnicas de otoplastia existen?

Existen multitud de técnicas diferentes para realizar una otoplastia. Unas trabajan el cartílago por su cara anterior y otras por detrás. En ocasiones, se realiza con incisiones mínimas, con distintos tipos de suturas, con resecciones, fresados o cortes del cartílago. Cada cirujano debe manejar aquellas con las que se sienta más cómodo.

 

Es importante saber evaluar cómo es la deformidad en cada caso y cuál es el objetivo de la cirugía, porque no existen dos deformidades iguales. Podemos asociar distintos procedimientos en cada caso. Además, se debe llevar a cabo una correcta evaluación preoperatoria, el estudio fotográfico y una buena comunicación con el niño para conocer cuáles son sus preocupaciones y sus objetivos tras la cirugía.

 

 

¿Cuándo es necesario realizar una otoplastia en edad pediátrica?

La indicación de la cirugía la establece el propio niño. Se trata de un problema que afecta al desarrollo de su autopercepción y autoestima y, por lo tanto, puede alterar su relación con el entorno social y su adaptación escolar.

 

Realmente no existe un trastorno funcional, por lo que debe ser el niño quien solicite la intervención y no se recomienda antes de los 6 años de edad.

 

 

¿Cuál es la preparación antes de la intervención?

Es relevante que el niño o la niña esté correctamente informado de todo el procedimiento y sea una parte activa en el proceso.

 

Antes de la intervención, se administra anestesia general para minimizar los riesgos y la ansiedad. En cambio, en el caso de los adultos, la cirugía se puede llevar a cabo con anestesia local y sedación.  

 

Como en cualquier procedimiento quirúrgico, es importante que el niño no haya estado enfermo ni haya sido vacunado las dos semanas anteriores a la intervención.

 

 

Riesgos tras la cirugía

Los riesgos de la cirugía son los de cualquier intervención: la infección, el sangrado o las cicatrices anormales.

 

Es importante saber que las orejas no son idénticas ni antes ni después de la cirugía. En ocasiones, a pesar de un buen resultado postoperatorio, la fuerza del cartílago lleva a la oreja a la forma anterior a la cirugía, obligando a segundas cirugías para conseguir una mejor corrección o simetría.

 

 

¿Cuáles son los cuidados tras la operación?

No es una cirugía especialmente dolorosa. El dolor suele controlarse bien con los analgésicos habituales.

 

Se puede realizar en régimen de hospitalización de día, de manera que no necesitan pasar la noche en el hospital. Se van a casa con una venda que les rodea la cabeza que es sustituida al tercer día por una cinta de algodón que recomendamos mantener 24 horas al día durante un mes después de la cirugía.

 

Los primeros 3 o 4 días recomendamos cuidados en el domicilio. A partir de la retirada del vendaje, el niño puede ir a clase sin participar en actividades deportivas.

 

 

¿Hay posibilidades de corregir las deformidades auriculares sin cirugía?

Sí. Existe la posibilidad de corregir estas deformidades auriculares sin cirugía. Si identificamos una deformidad auricular durante el primer mes de vida del bebé, podemos suponer que en el futuro va a requerir un tratamiento quirúrgico. De esta manera, podemos aprovechar la debilidad del cartílago en esas primeras semanas y modelarlo con férulas.

 

Las férulas son unos moldes auriculares que mantienen la oreja con la forma que vamos a desear, mientras el cartílago gana consistencia y conseguimos una forma más armónica. Los moldes no son agresivos con el bebé y los resultados son definitivos.

 

La otoplastia, con o sin cirugía, es probablemente uno de los procedimientos más agradecidos que existe, tanto para el cirujano como para el paciente.

Por Dra. Eunate Martí Carrera
Cirugía plástica, estética y reparadora

La Dra. Eunate Martí es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra y es cirujana plástica, reparadora y estética vía MIR. Está especializada en la cirugía plástica infantil.

Ha firmado más de 50 artículos, comunicaciones orales y pósteres; además colabora de forma activa con la Sociedad Española de Fisuras Faciales (SOCEFF) y la Asociación Síndrome de Poland (AESIP).

Actualmente, combina su actividad profesional en el Centro de Obstetricia y Ginecología Vizcaíno, junto con su actividad en el Hospital Niño Jesús de Madrid y en la Policlínica de Guipúzcoa, en San Sebastián.  

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


  • Tratamientos relacionados
  • Apnea del sueño infantil
    Miringotomía
    Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.