Dejar de fumar: ¿por qué es importante y cómo puedo hacerlo?

Escrito por: Dra. Brenda Riesgo Escudero
Publicado: | Actualizado: 27/05/2024
Editado por: Yoel Domínguez Boan

Dejar de fumar es uno de los pasos más significativos que una persona puede tomar para mejorar su salud y calidad de vida. La deshabituación tabáquica implica un proceso estructurado destinado a ayudar a los fumadores a dejar el tabaco de manera efectiva y sostenible.

 

 

¿Qué es la deshabituación tabáquica?

La deshabituación tabáquica es el proceso clínico dirigido a ayudar a los individuos a dejar de fumar, abordando tanto los aspectos físicos de la dependencia de la nicotina como los comportamentales y psicológicos asociados con el hábito de fumar. Este proceso es multifacético y suele incluir soporte médico, psicológico y, a menudo, farmacológico. El objetivo final es eliminar la dependencia física del cuerpo a la nicotina y modificar los patrones de comportamiento y pensamiento que incentivan el consumo de tabaco.

 

 

¿Cómo se realiza?

La deshabituación tabáquica comienza con una evaluación inicial por un profesional de la salud, donde se determinan los hábitos de consumo del tabaco y se evalúa la motivación del individuo para dejar de fumar. Basándose en esta evaluación, se desarrolla un plan personalizado que puede incluir terapia de reemplazo de nicotina (TRN), medicamentos no nicotínicos y apoyo psicológico.

 

Este plan se ajusta regularmente para adaptarse a las necesidades cambiantes del individuo a lo largo de su proceso de dejar de fumar.

 

 

¿Qué opciones existen en la actualidad para dejar de fumar?

Actualmente, existen varias opciones efectivas para ayudar a las personas a dejar de fumar:

 

  • Terapia de reemplazo de nicotina (TRN): en esta terapia se incluye parches, chicles, pastillas, inhaladores o sprays nasales que suministran nicotina de manera controlada para reducir los síntomas de abstinencia y el impulso de fumar.
     
  • Medicamentos no nicotínicos: existen medicamentos, como el bupropión (Zyban) y el Todacitan y el Recigarum, que están específicamente diseñados para alterar la química cerebral relacionada con la adicción a la nicotina, ayudando a reducir el deseo de fumar y los síntomas de abstinencia.
     
  • Apoyo psicológico y comportamental: se incluye terapias cognitivo-conductuales y sesiones de consejería que ayudan a modificar los comportamientos y pensamientos asociados con el hábito de fumar.

     

 

¿Cómo se deja de fumar?

Dejar de fumar es un desafío que requiere un compromiso firme y un enfoque sistemático. Se recomienda establecer una fecha para dejar de fumar y comunicarlo a familiares y amigos para obtener apoyo. Utilizar uno o una combinación de los tratamientos disponibles puede aumentar significativamente las posibilidades de éxito.

 

Además, es crucial desarrollar estrategias para manejar situaciones y emociones que anteriormente incitaban al acto de fumar, como el estrés o el consumo de alcohol.


 

¿Cómo puedo dejar de fumar?
¿Cómo puedo dejar de fumar?
 

 

¿Cómo se siente una persona al dejar de fumar?

  • Corto plazo: las primeras semanas después de dejar de fumar son críticas, con intensos síntomas físicos y psicológicos.
     
  • Medio plazo: los siguientes tres a seis meses pueden involucrar un ajuste gradual a vivir sin tabaco, con una disminución gradual de los antojos y una mayor adaptación a nuevos hábitos.
     
  • Largo plazo: evitar el tabaco a largo plazo requiere un compromiso continuo. Algunas personas pueden sentirse cómodas después de un año sin fumar, mientras que otras pueden necesitar apoyo continuo.
     

 

 

¿Por qué es importante hacerlo?

Dejar de fumar es vital por numerosas razones de salud. Reduce significativamente el riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con el tabaco, como cáncer de pulmón, enfermedades cardíacas, accidente cerebrovascular y enfermedades respiratorias crónicas.

 

Además, mejora la calidad general de la vida, aumenta la esperanza de vida y proporciona un ambiente más saludable para los seres queridos al eliminar la exposición al humo de segunda mano.
 

 

 

¿En qué momento se da por superada la adicción al tabaco?

La adicción al tabaco se considera superada cuando la persona ha dejado de fumar y no experimenta deseos persistentes o síntomas de abstinencia. Este punto puede variar considerablemente entre individuos, dependiendo de la duración y la intensidad de su hábito de fumar, así como del método de deshabituación utilizado. A menudo, se requiere un período sostenido de varios meses a un año sin fumar para que los cambios de comportamiento se consoliden y se reduzca significativamente el riesgo de recaída.
 

 

 

¿Cuánto tiempo tardaré en dejar de fumar?

El tiempo que se tarda en dejar de fumar y superar la adicción puede variar significativamente de persona a persona. Factores como la duración del hábito de fumar, la cantidad de cigarrillos consumidos diariamente, la presencia de factores de estrés, y el método de cesación elegido influyen enormemente en este proceso.

 

  • Cese Inicial: algunas personas eligen un enfoque de "cese abrupto", dejando de fumar completamente en un día específico sin disminuir gradualmente el consumo. Otras pueden optar por reducir gradualmente el número de cigarrillos antes de dejar de fumar completamente.

 

  • Síntomas de abstinencia: los síntomas físicos de abstinencia generalmente alcanzan su pico dentro de los primeros días después de dejar de fumar y pueden durar unas semanas. Sin embargo, los antojos psicológicos pueden persistir más tiempo.

 

  • Cambio de hábitos y desarrollo de resistencia: superar la adicción al tabaco no solo implica lidiar con la abstinencia física sino también con los hábitos y desencadenantes asociados al fumar. Esto puede llevar meses de ajustes y creación de nuevas rutinas.

 

  • Mantenimiento a largo plazo: mantenerse libre de humo es un desafío continuo. La adicción al tabaco es crónica y puede requerir atención constante para prevenir recaídas, especialmente durante períodos de alto estrés o cambios significativos en la vida.

 

Por Dra. Brenda Riesgo Escudero
Medicina Familiar

La Dra. Brenda Riesgo es una reputada especialista en Medicina Familiar y Comunitaria en Barcelona que cuenta con más de quince años de experiencia profesional. Es experta en infiltraciones locales, deshabituación tabáquica, diabetes, hipertensión, dislipemia o EPOC, entre otras.

Se licenció en Medicina y Cirugía por a Facultad de Medicina Héctor A. Barceló, en Buenos Aires, Argentina. Ya en España, se especializó en Medicina Familiar y Comunitaria por la Unitat Docent Multiprofessional Atenció Familiar i Comunitària Costa Ponent Metropolitana Sud, perteneciente al Institut Català de la Salud. Además, obtuvo el Máster en Medicina de Urgencias y Emergencias por la Universidad Católica de Valencia - San Vicente Mártir; el Máster en Medicina Estética y del Bienestar por la Universidad de Barcelona y el Máster en Medicina de Urgencias y Emergencias por la Universidad Alfonso X El Sabio.

Durante más de doce años ha trabajado como especialista en el Institut Català de la Salut (ICS) en distintos centros de atención primaria y hospitales. Actualmente, trabaja en AC Clinics y en el Hospital Quirónsalud, Barcelona.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


  • Tratamientos relacionados
  • Nutrición
    Plasma rico en plaquetas
    Ozonoterapia
    Dieta proteinada
    Infecciones de transmisión sexual (ITS)
    Neuropsicología
    Trastornos alimenticios
    Trastorno obsesivo-compulsivo
    Depresión
    Enteroscopia
    Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.