Controlar la cardiopatía isquémica para evitar un infarto

Escrito por: Dra. Gloria Oller Cid
Publicado:
Editado por: Patricia Fernández Ramos

El músculo del corazón, para trabajar, necesita sangre que es aportada por las arterias coronarias, que son los vasos sanguíneos que irrigan el corazón.

 

La cardiopatía isquémica es la enfermedad producida por un desajuste entre el aporte de sangre por las arterias y las necesidades de sangre del corazón. Es decir, llega menos sangre al músculo del corazón de la que necesita para contraerse con efectividad.

 

Habitualmente la cardiopatía isquémica se debe a que llega menos sangre de la debida a las arterias del corazón, pero también puede deberse, más raramente, a que el corazón necesite puntualmente más aporte de sangre que el habitual para trabajar, como en casos de anemia o ciertas arritmias. La causa principal de la enfermedad de las arterias del corazón (arterias coronarias) es la arterioesclerosis. En el interior de las arterias se desarrollan unas placas de: colesterol, células inflamatorias, calcio y células sanguíneas que intervienen en la coagulación de la sangre, que pueden estrechar o incluso taponar por completo la arteria coronaria.

 

Las causas de la arteriosclerosis coronaria son varias: diabetes, consumo de tabaco, hipertensión arterial, elevados niveles de colesterol, antecedentes familiares, envejecimiento y estrés. Hay algunas de ellas que son inmodificables como los antecedentes familiares y el paso del tiempo, pero sobre los otros factores de riesgo podemos actuar con cambios de hábitos de vida y la ayuda de fármacos.

 

¿Cómo se diagnostica la cardiopatía isquémica?

 

Al acudir al cardiólogo para descartar una enfermedad de las arterias coronarias, lo principal es efectuar una historia clínica que abarca antecedentes familiares, consumo de tabaco, enfermedades asociadas y hábitos de vida, así como establecer con claridad los síntomas del paciente que consulta.

 

Se procede asimismo a una exploración física y al registro de un electrocardiograma (ECG) en reposo. El hecho que el ECG en reposo sea normal es una buena noticia, pero no descarta la cardiopatía isquémica ya que el ECG marca la actividad eléctrica del corazón en el momento del registro y no descarta que pueda alterarse en otra situación.

 

En función de los datos obtenidos en esta visita se establecerá que tipo de exploraciones se precisan para concretar el diagnóstico: analítica, prueba de esfuerzo y ecocardiograma que son las exploraciones habitualmente efectuadas, o bien en algunos casos pruebas más específicas: prueba de esfuerzo isotópica, resonancia cardiaca, TAC de arterias coronarias o coronariografía.

cardiopatía isquémica | Top Doctors
En función de los síntomas e historial médico, el paciente puede requerir unas pruebas determinadas para prevenir enfermedades de las arterias
 

¿Qué síntomas se experimentan en la cardiopatía isquémica?

 

El síntoma principal es el dolor torácico; al llegar menos sangre al músculo del corazón, éste manifiesta dolor, conocido como “angina de pecho”, pero no todos los dolores en el pecho son por enfermedad de las arterias del corazón, ya que pueden deberse a otros motivos de origen muscular, digestivo o respiratorio. Por esto es importante consultar al médico para que valore si el tipo de dolor orienta a un origen cardíaco.

 

En principio un dolor en el medio del pecho, intenso, de carácter opresivo, que se irradia a hombros, brazos o mandíbulas y que se acompaña de malestar general con náuseas, sudoración o ahogo, requiere de una valoración médica inmediata. En alguna ocasión la enfermedad coronaria puede manifestarse sin dolor, en forma de ahogo, palpitaciones o pérdida de conocimiento.

 

Si no se restablece el flujo de sangre adecuado por las arterias del corazón, y por tanto el músculo cardiaco sigue sufriendo falta de sangre, estamos en riesgo de sufrir un infarto de miocardio. La diferencia entre angina de pecho e infarto de miocardio es que mientras en el primer caso el corazón experimenta dolor por una reducción en el aporte de sangre que necesita, pero si el flujo se restablece, el corazón no habrá tenido daños en su estructura y no habrá quedado ninguna cicatriz. En el caso del infarto, el aporte de sangre por alguna de las arterias coronarias se ve interrumpido por completo y en el corazón se produce una cicatriz que permanece, aunque el flujo de sangre posteriormente se restablezca.

 

¿Cuál es el mejor tratamiento para la cardiopatía isquémica?

 

El mejor tratamiento es la prevención. Llevar una vida sana sin consumo de tabaco, con ejercicio físico moderado, dieta mediterránea y vigilando que la presión arterial, colesterol y niveles de azúcar estén controlados son la mejor prevención para la cardiopatía isquémica.

 

Si a pesar de ello se establece la enfermedad, el tratamiento dependerá de cada paciente y de la severidad de la afectación de las arterias del corazón. En algunos casos bastará con tratamiento médico que permita que la sangre circule con más facilidad por las arterias coronarias haciéndola más fluida y dilatando ligeramente el calibre de las arterias con medicamentos.

 

En otros casos será necesario ver exactamente el tipo de estrechez y su localización en las arterias coronarias para intentar, mediante un catéter provisto de un balón con un sistema de inflado en su extremo, acceder al lugar de la estrechez para dilatarla y colocar en esta posición un pequeño cilindro de metal (stent) que mantenga la arteria abierta. Este procedimiento de efectúa sin cirugía a través de la punción de una arteria a nivel de la muñeca o la ingle.

 

En caso de presentarse un infarto de miocardio con dolor más prolongado, se debe contactar de manera inmediata con el servicio de emergencias médicas (SEM), que tras confirmar con la ayuda de analítica y ECG que se trata realmente de un infarto, a través de un programa establecido (código infarto), traslada al paciente de inmediato al hospital más cercano que disponga de la posibilidad de efectuar un cateterismo cardiaco a fin de localizar la arteria tapada y desobstruirla de forma inmediata, logrado así evitar el infarto o al menos, reducir la extensión de la cicatriz.

prevención de un infarto | Top Doctors
Con hábitos saludables como la dieta mediterránea y actividad física moderada, se pueden prevenir múltiples patologías del corazón
 

 

Por Dra. Gloria Oller Cid
Cardiología

La Dra. Oller Cid es una reconocida especialista en Cardiología. Cuenta con más de 15 años de experiencia en la profesión y una larga trayectoria en la prevención y tratamiento de las enfermedades valvulares y coronarias, entre otras patologías del sistema cardiovascular. En este sentido, obtuvo un Máster en Cardiología y un Máster en Imagen Cardíaca, ambos por la Universidad Miguel Hernández.

A lo largo de su trayectoria ha combinado su labor asistencial con la docencia, siendo profesora de prácticas de Cardiología a los alumnos de Medicina de la Universidad Internacional de Catalunya. Paralelamente también desarrolla una importante actividad investigadora y divulgativa, habiendo participado en más de 100 congresos, cursos y comunicaciones médicas y pertenece a las sociedades más importantes en Cardiología a nivel nacional e internacional.

Ha ostentado puestos de responsabilidad en centros médicos y hospitalarios de prestigio, siendo jefa de servicio de Cardiología del Hospital General de Cataluña, entre otros. En la actualidad ejerce como cardióloga en Àptima Centre Clínic,

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.