TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.

Por Dr. Enrique Galindo Andújar
Traumatología

Como especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología, el Dr. Galindo es experto en cirugía de sustitución articular en las extremidades y en la aplicación de técnicas mínimamente invasivas para la corrección de deformidades. En la actualidad combina el desarrollo de su actividad asistencial en varias clínicas madrileñas con la organización de cursos y ponencias a nivel nacional e internacional.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes

Conoce los detalles de la intervención de prótesis de cadera

La prótesis de cadera se aplica en dos tipos de casos, principalmente: pacientes mayores con fractura o pacientes con enfermedad artrósica o artrítica. La intervención, realizada por un cirujano experto para minimizar riesgos, permitirá al paciente mejoría en su movilidad y mayor calidad de vida.

 

Cuándo es necesaria una prótesis de cadera y tipos de prótesis

Existen dos tipos de prótesis de cadera, parciales y totales. Las prótesis parciales, que sustituyen solamente la cabeza del fémur, se emplean, en general, después de algún tipo de fractura de cadera en personas mayores.

Las prótesis totales de cadera, en cambio, se emplean después de que haya ocurrido una deformidad en la articulación de la cadera por enfermedad artrósica, artrítica o displásica y le produzca al paciente dolor y dificultad en la movilidad o en la marcha, alterando de manera significativa su calidad de vida.

Al tratarse de un procedimiento irreversible, la indicación deber ser realizada por un cirujano experto en Traumatología y cadera.

Dibujo cadera

Intervención de prótesis de cadera: en qué consiste

La intervención se realiza, en general, con anestesia raquídea. Mediante una pequeña incisión para llegar a la articulación de la cadera, respetando la musculatura y su inervación, se realiza la resección y tallado de la articulación deformada. Posteriormente se la sustituye por un implante de diseño y material adecuado a la edad, tamaño del esqueleto del paciente y preferencias del cirujano.

 

Posibles riesgos de la intervención de prótesis de cadera

Los riesgos de esta intervención, como cualquier otra, deben estar previstos y comunicados al paciente previamente a la cirugía, verbalmente y mediante el consentimiento informado.

Uno de los riesgos más temibles es la infección, por lo que, en algún caso, es necesario recambiar el implante. Por ello se deben utilizar técnicas poco agresivas, ambiente estéril, desinfección adecuada del sitio quirúrgico, antibioterapia reglada y un equipo quirúrgico entrenado, para que el procedimiento se realice en un tiempo razonable.

 

Recuperación y seguimiento del paciente intervenido de prótesis de cadera

Actualmente se procura disminuir al máximo la hospitalización y recuperación (Proceso Fast-track). Mediante el control de la hemorragia y la movilización precoz, en general, en 4 ó 5 días, se suele dar de alta al paciente, caminando con ayuda de dos muletas.

El seguimiento se realiza mediante visitas sucesivas, para valorar la cicatrización de la herida, adaptación de la marcha y profilaxis tromboembólica mediante heparina subcutánea y movilización precoz.

 

Posibilidad de hacer la misma actividad tras la intervención de prótesis de cadera

La prótesis de cadera proporciona a los pacientes mejor calidad de vida, menos dolor y más movilidad que en la situación previa, con su enfermedad articular. Tienen las limitaciones lógicas de un implante que se podría gastar precozmente, si se utiliza de forma inadecuada.

Traumatología en Madrid
Fuente: artículo realizado en base a la experiencia y trayectoria profesional del doctor

Publicado por: Top Doctors®