Cirugía del cáncer de colon y recto

Escrito por: Dr. Antonio Barrasa Shaw
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

El doctor Barrasa es un prestigioso cirujano de Valencia, especializado en Cirugía del cáncer de colon y recto, Colelitiasis, Laparoscopia y Obesidad Mórbida. En este artículo concretamente trata la Cirugía del Cáncer de colon y recto ¿Le han diagnosticado un cáncer de colon y recto y le han propuesto una intervención quirúrgica para tratarlo? Pues, dentro de lo malo, sepa que sus médicos piensan que tiene opciones de curarse.

 

¿Qué es el cáncer de colon y recto?

El cáncer de colon y recto (CCR), es un tumor que, como su nombre indica, se origina en la capa interna del colon o del recto. Desde este punto tiende a profundizar a lo largo de las capas del colon, hasta poder atravesarlo, o se puede extender a través de los conductos linfáticos y la sangre a los ganglios linfáticos u otros órganos. A nivel local, el CCR puede ocasionar sangrado (que aparecerá como sangre mezclada con las heces), obstrucción intestinal por crecimiento hacia el centro del colon (y provocará que el abdomen se hinche y el paciente tenga dolor abdominal, vómitos o no pueda expulsar gases o heces) y perforación del intestino con la consiguiente peritonitis aguda. La intención de la cirugía en el CCR puede, por tanto, ser doble: extirpar el tumor para evitar su extensión y/o tratar las complicaciones.

 

¿En qué consiste la cirugía?

La extirpación quirúrgica del tumor es, hoy por hoy, el único tratamiento con intención curativa del CCR. La intervención consiste en la extirpación del segmento de intestino grueso afectado con sus ganglios, para intentar asegurar la mayor eliminación posible de las ramificaciones del tumor. En la mayor parte de los casos, los extremos del intestino que se han cortado se van a poder unir, de forma que las únicas secuelas que tendrán los pacientes después de la cirugía serán las derivadas de la incisión en la pared abdominal. Es por esto que cada vez más, la cirugía del CCR se realiza por laparoscopia (la técnica esa que se utiliza para operar con unos pequeños cortes en lugar de una gran incisión en el medio del abdomen).

 

¿Existen tumores más difíciles de extirpar?

Sin embargo, algunos tumores se originan tan cerca del ano que es imposible conservarlo con sus esfínteres (los músculos que utilizamos para retener la deposición y poder evacuar cuando lo consideramos oportuno) y el cirujano se ve obligado a confeccionar una colostomía o ano artificial en el abdomen del paciente para que elimine las heces. Esta colostomía tendría un carácter definitivo y no se podría eliminar, pero, y aunque parezca imposible, la mayor parte de los pacientes acaba adaptándose a ella y recuperando una vida bastante normal.

La extirpación quirúrgica del tumor es, hoy por hoy, el único tratamiento con intención curativa del CCR
 

¿Qué es una colostomía, y cuándo es necesaria?

Otras veces, es necesario realizar una colostomía temporal, esto es, un ano artificial destinado a ser posteriormente eliminado. Esta situación se suele dar cuando las condiciones no son adecuadas para unir los extremos cortados del colon (por ejemplo, por peritonitis, por mal estado general del paciente, por distensión del colon en un obstrucción,…) o cuando se pretende proteger la anastomosis realizada hasta estar seguros de que está correcta (esta situación se suele dar cuando se realiza una unión del colon al recto muy cerca del ano). Cuando mejoran las circunstancias que llevaron a la creación de esta colostomía, habitualmente se puede realizar otra intervención para retirarla. Otra posible complicación a largo plazo se puede producir en la cirugía del cáncer de recto (habitualmente no en la del colon) y supone la disfunción del aparato genito-urinario (con impotencia o incontinencia) por problemas con los nervios que van por la pelvis.

 

¿Existen complicaciones tras la intervención quirúrgica?

A corto plazo, la complicación que más preocupa a los cirujanos es que se suelten los cabos que se cosieron, ya que supone una complicación grave que provoca una peritonitis y que pone en riesgo la vida del paciente. El resto de complicaciones posibles, también a corto plazo, son las propias de cualquier intervención sobre el abdomen: sangrado, infección, trombosis… Con todo ello, la mayor parte de los pacientes permanecen menos de una semana ingresados para una cirugía del colon y de 10 días para el recto, pudiendo, muchos de ellos, realizar una vida normal al mes de la intervención si no se va a completar la cirugía con un tratamiento de quimioterapia.

 

Consejos para recuperarse tras la intervención

Para cumplir estos plazos, es mucho lo que los pacientes pueden hacer tanto en el pre como en el postoperatorio. Antes de la cirugía, la medida más importante es evitar el consumo de tabaco. Se sabe que fumar es el principal factor de riesgo para la dehiscencia de sutura. El segundo, la falta de proteínas. Es por esto que, si va a ser sometido a una intervención para tratar el CCR, deba seguir las siguientes recomendaciones:

1) No fume. Cada día cuenta. Y cada cigarrillo también.

2) Manténgase lo mejor nutrido posible. Las frutas, verduras y alimentos ricos en proteínas (pescado, huevos y carne) son los más recomendables.

3) Beba más de dos litros de líquidos al día. Le ayudarán a mantener sus riñones en las mejores condiciones.

4) Realice ejercicio. Adaptado a su condición física. Mejorará su capacidad respiratoria y su fuerza, fundamentales para su recuperación tras la intervención.

5) Adecúe su peso. No tendrá tiempo para perder mucho peso, pero cada kilo de sobrepeso que no tenga que arrastrar en el postoperatorio le vendrá bien a usted y a su cirujano (y tenga en cuenta que cuanto más fácil le resulte la intervención a su cirujano, menos riesgo de complicaciones).

6) Confíe en su cirujano y su equipo quirúrgico. España tiene un gran nivel de cirugía con magníficos resultados tanto en el ámbito público como privado, pero si tiene dudas, en TopDoctors encontrará cirujanos de contrastada categoría que le pueden ofrecer una segunda opinión o llevar adelante la intervención con las máximas garantías.

Por Dr. Antonio Barrasa Shaw
Cirugía general

El Dr. Barrasa Shaw es doctorado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Alcalá de Henares con calificación de Sobresaliente "Cum Laude". A su vez, es especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo, tras el periodo de formación MIR realizado en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid. El Doctor destaca por su amplia experiencia en la cirugía del reflujo esogagogástrico, siendo uno de los especialistas en cirugía privada con una mayor experiencia en Valencia. Con más de 15 años de experiencia profesional, el doctor ha trabajado en centros públicos y privados en las áreas de tratamiento oncológico y quirúrgico de los tumores del aparato digestivo y los sarcomas de partes blandas, así como a la cirugía mínimamente invasiva mediante el abordaje laparoscópico.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.