Beneficios psicológicos de escuchar la radio

Escrito por: María Gallego Blanco
Publicado: | Actualizado: 15/06/2022
Editado por: Alicia Arévalo

El efecto de mucho tiempo escuchando la radio, no tiene absolutamente nada que ver con el de muchas horas viendo la televisión. Hay bastante acuerdo en que es más sano y esto es así, entre otros motivos, porque es el medio que se adapta mejor a nuestro ritmo cotidiano. Tiene un formato que nos permite llevar a cabo otras muchas actividades simultáneamente, por ejemplo, desplazándonos.

 

Las personas escuchamos la radio conduciendo, caminando por la calle, cocinando, llevando a cabo tareas del hogar y, en general, realizando trabajos para los que no es necesaria una gran concentración. Mucha gente la escucha en su lugar de trabajo y no conciben (o no concebimos) la vida sin radio.

 

Algunos estudios que muestran los beneficios de la radio para la salud,

 

algunas universidades han demostrado que (en concreto, y en lo referente a las melodías), escuchar música alegre o que nos guste, reduce el estrés, la frecuencia cardíaca y la presión arterial, por ejemplo.

 

También hay otros sobre la música suave o los programas tranquilos, que pueden ayudarnos a la desactivación necesaria para ponernos en disposición de dormir. Además, los locutores que nos hablan, nos informan, nos hacen despertar emociones, y nos ayudan a disminuir su sensación de soledad. Es frecuente que cuando un locutor o un contertulio no puede hacer un programa, algún oyente llame a la emisora preguntando si este se encuentra bien.

 

Ventajas de la radio

 

Algunas son compartidas por más medios de comunicación. Otras, son propias.

  1. Escuchar la radio a diario nos ayuda a que tengamos una cultura general más sólida. Y esto es así porque nos mantiene al día de noticias, curiosidades, opiniones y temas de lo más variado. Con la radio recibimos información y contexto, que nos ayudan a comprender el mundo.
  2. Nos entretiene: por eso elegimos una emisora, o un programa, u otro.
  3. Nos hace compañía: nos hace sentirnos un poco (sobre todo en las tertulias), como si estuviésemos entre amigos.

 

  1. Despierta nuestra imaginación: juega un papel importante desde el punto de vista cognitivo y emocional de un modo muy natural. Por ejemplo, a veces nos hablan de lugares o de situaciones, y es casi como si lo viésemos; o ¿a quién no le ha sucedido imaginar el rostro de algún locutor al que no conoce?

La radio engancha, aunque no seamos capaces de ver la imagen del que está hablando y, sin duda, este aspecto es (precisamente) el que lo diferencia de otros medios de comunicación. En el momento en el que sintonizan su emisora favorita, la mayor parte de las personas tienden (o tenemos) a crearnos una imagen mental del locutor y de lo que esta cuenta.

 

La radio, probablemente es el medio que mejor se adapta a las situaciones de crisis.
 

¿Es bueno que los niños escuchen la radio?

Por supuesto, pero cuidando lo que escuchan, como haríamos con cualquier otro medio de comunicación. Los programas de música, programas de ciencia, de cine, de libros, de deporte, y de cultura en general pueden ser estupendos para nuestros hijos en función de la edad que tengan.
 

Un regalo, que me parece estupendo para un adolescente, puede ser una radio sencilla. Ya sé que podemos oírla desde el ordenador o un móvil, pero realmente y desde un punto de vista psicológico, si conseguimos que el adolescente deje ordenadores y móviles y disfrute de una simple radio de pilas (o que se enchufe), estaremos abriendo su foco y enseñándole alternativas de ocio que, muchas veces, ni conocen.
 

Mi recomendación en este sentido es pararnos un poco a pensar qué programas pueden interesarles a nuestros hijos y escucharlos con ellos, al menos inicialmente.
 

Muchas veces para avanzar, para progresar, hay que regresar a lo de antes, a escuchar esa radio en familia, porque eso favorece (asimismo) las interacciones, las conversaciones, los diferentes temas que deben formar parte de la vida familiar.
 

Ningún otro medio de comunicación acompaña como la radio. Si de niños la escuchan, es probable que nunca la dejarán, aunque haya etapas en las que la escuchen menos.

 

¿Y para los adultos? ¿Se te ocurre algún caso en el que pueda resultar especialmente recomendable?

En alguna ocasión hemos tratado el tema de las parejas con problemas de comunicación, que llevan años sin realmente conversar (que no saben de qué hablar), a las que muchas veces recomendamos inicialmente realizar alguna actividad (cultural, por ejemplo) juntos, para posteriormente tener algún tema del que hablar, más allá de los recados que se dan en el día a día. Pues bien, escuchar la radio juntos (siempre que el programa interese a ambos) promueve ocasiones perfectas para compartir ideas, opiniones y comentar informaciones.
 

En este sentido, puede ser un buen punto de partida, al alcance de cualquier pareja.

 

¿Puede ayudarnos a mejorar nuestra salud?

Por supuesto, la radio es un medio de comunicación capaz de ayudar en la modificación de estilos de vida no saludables, tanto desde un punto de vista físico como psicológico.

 

Contribuye a la prevención de enfermedades y acerca temas de salud a los hogares. Los temas de divulgación sanitaria a través de la radio cumplen una función, a mi juicio, esencial que se relaciona con la confianza que se genera en los oyentes.

 

La radio, sin duda, genera confianza y tiene una clara función educativa en este sentido, en el de ayudarnos a mejorar y preservar nuestra salud.

 

¿La radio salva vidas?

En momentos de crisis y emergencias en algunos lugares del mundo, por ejemplo, cuando no tenemos acceso a ningún medio de comunicación (porque no funcionan), se sigue recepcionando la radio. En este sentido, (al margen otros muchos que se me pueden ocurrir) estoy segura de que la radio salva vidas difundiendo avisos y alertas tempranas para que las comunidades se preparen ante desastres naturales, por ejemplo.

 

La radio, probablemente (o, sin duda, diría yo), es el medio que mejor se adapta a las situaciones de crisis, porque es el más universal, el más sencillo y el más accesible. Acompaña a los ciudadanos desde siempre, tanto en el día a día, como en los momentos más complicados.

Por María Gallego Blanco
Psicología

María Gallego Blanco es licenciada en Psicología, con amplia experiencia en edad pediátrica y adultos.

Durante sus años de formación y colaboración en el Departamento de Pediatría del Hospital Clínico de Santiago de Compostela, su actividad en la Unidad de Paidopsiquiatría se desarrolló en el área de consulta, hospitalización, elaboración de informes psicológicos jurídico–periciales y asesoramiento clínico y psicopedagógico a varias unidades y servicios del Departamento. Fundamentalmente en el Servicio de Neuropsicología pediátrica, Unidad de endocrinología, crecimiento y nutrición pediátrica, Unidad de trastornos metabólicos, Unidad de Gastroenterología y Hepatología y Nutrición pediátrica, Unidad de Hematología y Oncología pediátrica y Pediatría general.

De este modo y, puesto que también trabaja con adultos al margen de la práctica psicoterapéutica en el área de pediatría, a lo largo de los últimos 20 años ha realizado la evaluación e intervención de casos que engloban los problemas y trastornos más frecuentes en psicoterapia: de ansiedad, depresivos, de personalidad, patología específica pediátrica, terapia de pareja, trastornos de alimentación, patología ligada a enfermedades crónicas (oncología, diabetes...).

Colabora todos los lunes a las 12:30 en el  programa de EsRadio Galicia, donde tiene el 'Espacio de psicología con María Gallego'.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.