Bebé sonriente, bebé feliz

Escrito por: Silvia Pujol Gaja
Publicado:
Editado por: Carlota Rincón Muñoz

Un bebé que ríe es un bebé sano, equilibrado, feliz y cariñoso. La risa de un niño es lo más contagioso que hay, no hay nada mejor que ver la primera sonrisa de tu bebé. La psicóloga Silvia Pujol nos cuenta los trucos para reforzar esta actitud mediante juegos, imitaciones, trucos y mucha diversión.

 

¿Cuándo comienzan a sonreír los bebés?

La risa es un elemento que distingue a los animales de las personas, una de las habilidades que denota humanidad y que, además, es totalmente innata. Los bebés sonríen desde su nacimiento de manera espontánea, con un simple estiramiento de labios, una respuesta refleja y carente de voluntad a la actividad de su sistema nervioso. Normalmente suele aparecer en torno al mes o mes y medio de vida y coincide con el descubrimiento del rostro humano. El bebé utiliza este gesto para responder a las señales de su madre, que suele ser el rostro que primero reconoce, y esta le responde con caricias miradas y sonidos para hacerle sonreír más.

 

La sonrisa tiene una función comunicativa y a los dos/tres meses, madre e hijo comienzan a entenderse. Esto es muy importante para el desarrollo afectivo del niño, ya que es un gesto hacia la persona de la que recibe amor y le produce sensaciones que le encantan.

Cuando los bebés comienzan a reírse significa que ya tienen un desarrollo físico, mental y emotivo

 

Poco a poco el bebé se vuelve más intuitivo, y a partir del cuarto mes ya sabe anticiparse con una sonrisa a las rutinas a las que le ha acostumbrado su madre. En ocasiones también la puede usar de manera creativa como reforzamiento de comportamientos y acciones que le producen satisfacción. Por ejemplo, cuando juegan con él se ríe con ganas porque sabe que a su mamá le encanta, y de esta manera se prolonga el juego. En cambio, si se queda serio sabe que su madre abandonará el juego porque piensa que no le gusta.

 

¿Cuándo pasa de la sonrisa a la risa?

Cuando los bebés comienzan a reírse significa que ya tienen un desarrollo físico, mental y emotivo, y suele ser a partir de los 10 meses, que es cuando el bebé comienza a comprender situaciones sociales de su entorno. Si las personas de su alrededor se ríen, él también lo hará, ya que imita este comportamiento.

 

A los dos años es cuando el bebé ya se ríe por cosas escatológicas, como su culito o la caca, y reaccionan con una risa efervescente imitando los sonidos corporales. Cuando ya haya adquirido un control del lenguaje, será capaz de reírse con chistes, frases graciosas e incluso él mismo las repetirá para observar la risa en las personas que lo rodean.

 

Bebé risueño… ¿nace o se hace?

Algunos bebés son más risueños que otros desde el momento de su nacimiento, pero está claro que el refuerzo positivo de los padres, sobre todo durante los 10 primeros meses, puede hacer un bebé más extrovertido. Los papás pueden realizar ejercicios, juegos inventados, hacer gracias, es decir, dejar volar la imaginación y ser creativos. Si lo hacen, verán como los bebés son más felices y sonríen más. Es como activar un mecanismo automático, a más juegos, mas sonrisas, por lo tanto más juegos.

Por Silvia Pujol Gaja
Psicología

La experta psicóloga Silvia Pujol Gaja es una destacada especialista también en terapia de pareja y familiar. A lo largo de su trayectoria profesional ha resultado una magnífica reputación y valoración de sus pacientes. Entre su exhaustiva formación, cuenta con cursos de especialización en el extranjero, como Milán, Nueva York y Washington. Actualmente atiende a sus pacientes en su consultas de Barcelona y La Garriga.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.