Arritmia: síntomas, causas y tratamiento

Escrito por: Dr. Albert Miralles Cassina
Publicado: | Actualizado: 19/06/2018
Editado por: Top Doctors®

¿Qué es una arritmia?

Una arritmia es la alteración del funcionalismo eléctrico del corazón. El corazón es un músculo que necesita electricidad que sea sincrónica. Esta sincronicidad a veces se pierde o puede que la conducción entre las cavidades cardíacas también se pierda y eso provoca síntomas de diferente índole. Hay unas arritmias que son debidas a que la contractilidad está reducida, igual que la frecuencia cardíaca, y después hay arritmias que son lo contrario, donde el corazón va demasiado rápido a causa de los estímulos extras.

Síntomas y tipos de arritmia

Los síntomas que suelen aparecer son diferentes en función del tipo de arritmia.

  • La arritmia que es de tipo lento, es decir bloqueos: lo que provoca habitualmente son mareos, pérdidas de conocimiento o síncopes. Los síncopes son una pérdida total de la conciencia con caídas, y evidentemente esto tiene su peligro.
  • Las arritmias de frecuencias elevadas: la más habitual es la llamada fibrilación auricular, que es la que aparece en pacientes con afectación de la aurícula. Normalmente esto provoca una disincronía, es decir pérdida de la sincronicidad de las contracciones. Lo más habitual como sintomatología es que aparezcan palpitaciones, perder la capacidad de esfuerzo, etc.

¿Cuáles son las causas de una arritmia?

Las causas dependen en función del tipo de arritmia, anteriormente mencionadas.

Si son arritmias de frecuencia lenta, normalmente vienen referidas a patologías: por fibrosis del tejido de conducción, por envejecimiento de este tejido o de origen congénito. Las de envejecimiento y fibrosis aparecen más frecuentemente en pacientes de edad avanzada y, en cambio, las de origen congénito se ven habitualmente en pacientes más jóvenes.

Las arritmias de frecuencias altas, tienen dos posibles causas. En muchos casos vienen condicionadas o relacionadas con problemas de tipo isquémico del corazón, es decir, que ha habido falta de riego del músculo, como infartos. Estas pueden provocar arritmias que pueden llegar a ser peligrosas. Después también hay las arritmias más frecuentes, que son las auriculares. Estas aparecen más frecuentemente en pacientes con afectaciones de las válvulas cardíacas, principalmente de la válvula mitral, que provoca un agrandamiento de la aurícula con la pérdida de su función.

¿Puede haber factores desencadenantes que la propicien?

Los principales motivos para una arritmia son el estrés y el exceso de productos excitantes. Pero hay otros factores como:

  • Exceso de bebidas alcohólicas
  • Exceso de bebidas excitantes (café o similar)
  • Consumo de tabaco
  • Enfermedades asociadas, como hipertensión o enfermedades de tipo neurológico
El estrés es un factor principal en una arritmia

¿Cuándo debemos acudir al especialista?

Lo primero que se tiene que hacer cuando alguien sospecha que tiene una arritmia es acudir al especialista, lógicamente. La sospecha viene cuando uno tiene un mareo repetido, de forma espontánea, lo que llamamos síncope. También puede ser, en el caso de las arritmias rápidas, tener palpitaciones repetidas y que aparezcan sin relación con el esfuerzo.

¿Cómo debe tratarse una arritmia?

Los tratamientos son variables, según si son de frecuencias lentas o de frecuencias rápidas.

Las de frecuencias lentas se tratan de forma estándar con la implantación de un marcapasos. El marcapasos o bypass es un aparato electrónico que detecta si el corazón tiene los latidos que le corresponden. En el caso de que la frecuencia sea lenta el aparato lo que hace es estimular este corazón para que funcione a una frecuencia mínima.

Para las arritmias rápidas hay dos tipos de tratamiento:

  1. Las arritmias de origen auricular, como es la fibrilación auricular, son las más habituales y se suelen tratar solamente con medicación. La medicación frena la frecuencia cardíaca y en muchas ocasiones se combina con un tratamiento anticoagulante. Esto es debido a que se pueden formar trombos, es decir coágulos, en el interior de la cavidad del corazón, que puede salir disparado con la circulación y provocar una embolia.
  2. Las arritmias de frecuencia alta ventricular, que son las más peligrosas, se tratan con la implantación de unos aparatos similares a los marcapasos. Estos, lo que hacen es, además provocar un choque, una descarga eléctrica de alto voltaje que permite que el corazón vuelva a su frecuencia más lenta. Estos aparatos son más complejos y, en estos casos, demuestra que hay una patología un poco más grave.

Por Dr. Albert Miralles Cassina
Cirugía cardíaca

El Dr. Miralles Cassina es un destacado Cirujano Cardíaco de Clínica Corachán, Barcelona. Licenciado de Medicina y Cirugia realizada en la Universidad Autónoma de Barcelona en 1984, posee una experiencia de más de 25 años. Es, además, el Jefe de Servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital Universitario de Bellvitge desde 1991.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.