Arritmias cardíacas: prevención, causas y tratamiento

Escrito por: Dr. Fernando Cabrera Bueno
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

En el día a día de mi práctica profesional, como cardiólogo especialmente formado en arritmias cardíacas, es frecuente que me consulten por una “arritmia”. De forma resumida y coloquial, quisiera que estas frases sirvan para orientar a quienes tienen esa preocupación. Quizás, usando las habituales cuestiones, sea más fácil responder.

 

Podemos diferenciar entre arritmias benignas o malignas

 

Qué son las arritmias

El término arritmia engloba todas aquellas alteraciones del ritmo cardíaco normal, desde las más triviales o benignas que incluso ni generan molestias, como los extrasístoles o latidos anticipados, que no precisan tratamiento; hasta las más peligrosas y mucho menos frecuentes que pueden dar lugar a la aparición de una muerte súbita.

 

Tipos de arritmias
 

  • Benignas, que no comprometen la vida del individuo, pero que tienen manejo médico diferente. Entre ellas podríamos destacar, por ser las más comunes:

    - Los extrasístoles, que son latidos anticipados y generalmente no precisan tratamiento salvo que generen mucha molestia.

    - Las taquicardias supraventriculares paroxísticas (taquicardia intranodal, por vías accesorias ocultas o Wolff-Parkinson-White, que suelen ser molestas y requieren tratamiento con catéteres, con buenos resultados y riesgos despreciables).

    - La fibrilación auricular (y flutter auricular), que dependiendo de las características del paciente (edad, factores de riesgo, etc.), son tratadas con fármacos, o incluso eliminadas con catéteres con un éxito algo menor que las anteriores y más riesgo de complicaciones.
     
  • Malignas, que potencialmente pueden dar lugar a muerte del individuo. Entre ellas, están las taquicardias ventriculares, que pueden ser de distinto origen, o bien genético o por daños en el corazón, y cuyo tratamiento es muy variable y más complejo: desde el tratamiento con fármacos, con catéteres, hasta el implante de desfibriladores subcutáneos (desfibrilador automático implantable o DAI).

 

Por qué se producen las arritmias

Las malignas pueden tener un origen genético o una causa derivada de un daño en la estructura del corazón, como infarto o dilatación y pérdida de fuerza del ventrículo izquierdo.

En el caso de las benignas, las causas son generalmente de origen distinto:

 

  • Los extrasístoles, generalmente son más frecuente cuando se está tomando alimentos/bebidas excitantes, se encuentra en situación de estrés ansiedad, etc.
     
  • Las taquicardias paroxísticas supraventriculares tienen su origen en pequeñas alteraciones congénitas, en las que el sistema eléctrico del corazón presenta algún “nervio o via extra”, que en determinadas circunstancias da lugar a un cortocircuito, iniciándose la taquicardia.
     
  •  La fibrilación auricular es una arritmia muy frecuente en la población, caracterizada por tener un ritmo rápido e irregular, y que es más prevalente a mayor edad o presencia de hipertensión, diabetes, o trastornos en la anatomía del corazón. Esta arritmia ha sido y es protagonista en la última década por los avances en el tratamiento de la misma.
     

¿Hay gente más propensa a las arritmias?

Hay algunas causas que son genéticas, por lo que los familiares tendrán más probabilidad de presentarlas; no así las congénitas, que son trastornos en el desarrollo del embrión y no tienen por qué ser heredables. Otras, debidas a hábitos de vida desfavorables y presencia de factores de riesgo como la hipertensión, y las que se deben a daños, como el antecedente de un infarto de miocardio.

 

Cómo prevenirlas

En algunos casos, como las taquicardias supraventriculares o las de causa genética, aparecerán de forma caprichosa, pero otras como la fibrilación auricular o las ocasionadas por daños adquiridos en el corazón a lo lago de la vida, son prevenibles, llevando unos hábitos de vida saludable, con factores de riesgo controlados. 

 

El seguimiento que debe llevar un paciente con arritmias

Con todo lo expuesto, es evidente que el seguimiento habrá que individualizarlo en cada caso, pero es indudable que, ante la presencia de palpitaciones, es imprescindible la valoración por un cardiólogo que detecte o identifique la arritmia, y le de la información posibilidades de tratamiento en cada caso.

Por Dr. Fernando Cabrera Bueno
Cardiología

El Dr. Cabrera Bueno es un especialista en Cardiología que desarrolla su actividad asistencial en el Área del Corazón del Hospital Universitario Virgen de la Victoria y en el Hospital Xanit Internacional; en este último centro es Director Clínico de Cardiología, además de estar al frente de la primera Unidad de Marfan de la sanidad privada en España. Cardiólogo con Acreditación en Calidad de Experto, certificado por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía. Es asimismo cardiólogo experto en Cardiología Deportiva, Ecocardiografía y Enfermedades de la Aorta. Desde la presente temporada se ha incorporado a los servicios médicos del Málaga CF.

Autor de libros de referencia avalados por la Sociedad Española de Cardiología: Ecocardiografía y Electrocardiografía. Editor asociado de la revista Cardiocore y autor de numerosas publicaciones en revistas médicas y científicas. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.