5 preguntas clave sobre la memoria en niños

Escrito por: Dr. Manuel Antonio Fernández Fernández
Publicado: | Actualizado: 18/11/2018
Editado por: Top Doctors®

La memoria se define como la capacidad de recordar hechos o datos. Efectivamente, hay varios tipos de memoria, pero la clasificación principal la divide en dos tipos:

  • Memoria a corto plazo: también llamada operativa o de trabajo. Es la que permite mantener en la mente durante unos pocos segundos o minutos información que vamos a usar para algún fin pero que no siempre necesitamos almacenar. Un ejemplo sería un número que se piensa en una suma o una multiplicación o un número de teléfono que se apunta en el momento.
  • Memoria a largo plazo: es aquella en la que se almacenan recuerdos, pensamientos, sensaciones, que posteriormente se recuerdan de forma voluntaria o no, buscando en ella, como si se tratara de almacén.

Además, la información de la memoria a corto plazo puede pasarse a la memoria a largo plazo si se quiere o si se mantiene el tiempo suficiente. Aquí es donde entra el concepto de la atención: la relación entre la atención y la memoria es fundamental y hay especialistas que incluso dicen que son casi lo mismo.

¿Cuándo empieza un niño a tener memoria?

Desde el nacimiento se va adquiriendo memoria, probablemente no como se entiende generalmente. Uno no se acuerda actualmente de cuando nació, pero un recién nacido recuerda las caras de las personas que ve. Incluso de forma inconsciente, a esas edades se usa la memoria para establecer relaciones.

 

¿Cuándo se considera que un niño tiene problemas de memoria?

Es extremadamente infrecuente encontrar problemas de memoria en los niños, salvo que hayan sufrido algún accidente que les haya conmocionado el sistema nervioso o hayan sufrido experiencias muy perturbadoras cuyo recuerdo bloquee su propio cerebro.

En los niños hay problemas con la atención que afectan a la memoria: si no hay atención en calidad, cantidad y duración, no habrá información que recordar porque no se almacenará. Ese el síntoma a buscar.

 

¿Cómo se diagnostica un problema relacionado con la memoria?

Para la detección de los problemas de atención, hay que evaluar los procesos mentales relacionados, así como los síntomas acompañantes principales, como pueden ser hiperactividad o impulsividad. En los mejores centros de Neurología Pediátrica se han incorporado nuevas tecnologías que permiten usar la realidad virtual y las gafas de 3D para evaluar estas situaciones.

 

¿Cuáles son las causas de los problemas relacionados con la memoria?

En la mayoría de las ocasiones, el problema se hereda, es decir, tiene una base claramente genética. También hay otros factores en el embarazo que pueden favorecer estas dificultades:

  • - Prematuridad
  • - Bajo peso al nacer
  • - Consumo de alcohol o tabaco durante el embarazo

 

¿Cómo se pueden tratar los problemas relacionados con la memoria?

En función de las características de las dificultades detectadas en las pruebas, se puede recomendar el uso de tratamiento farmacológico o de programas de estimulación cognitiva para potenciar la atención y la memoria. En la mayoría de las ocasiones, los mejores resultados se consiguen con la combinación de ambas estrategias.

Por Dr. Manuel Antonio Fernández Fernández
Neurología infantil

El Dr. Fernández Fernández es Pediatra especialista en Neurología Pediátrica, experto en el tratamiento de trastornos de la conducta y trastornos del aprendizaje. Con más de 10 años de experiencia, actualmente es coordinador del Área de Neurología Pediátrica del Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica y del Grupo de TDAH de la Sociedad Europea de Neurología Pediátrica. Durante su larga trayectoria, ha publicado diferentes artículos en revistas científicas sobre Neurología pediátrica, Neuropsicología y Trastornos del desarrollo.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes