Cirugía cardíaca valvular

Especialidad de Cirugía cardíaca

¿Qué es la cirugía cardiaca valvular?

La cirugía cardiaca valvular es una técnica que se emplea para solucionar problemas o afecciones de las válvulas cardiacas, como la estenosis valvular, que se da cuando se produce un estrechamiento o un cierre de la válvula o la insuficiencia valvular, conocida también como regurgitación, que se da cuando la válvula se cierra de forma inadecuada.

Esta cirugía se trata de una intervención a corazón abierto en la que se abren las cavidades y los vasos del corazón y que se practica bajo anestesia general.

Existen dos formas de abordar este problema desde la perspectiva de la cirugía tradicional: la esternotomía que se lleva a cabo mediante incisión en el esternón o por reparación o sustitución, en la que se abre el vaso sanguíneo y se repara o sustituye por una prótesis valvular.

¿Por qué se realiza la cirugía cardiaca valvular?

El corazón tiene cuatro válvulas: la aórtica, la mitral, la tricúspide y la pulmonar. La función de estas cuatro válvulas es controlar la dirección del flujo sanguíneo a través del corazón.

Las principales enfermedades para las que está indicada la cirugía cardiaca valvular son la estenosis aórtica, la estenosis mitral, la insuficiencia aórtica y la insuficiencia mitral.

Los procedimientos valvulares tienen como objetivo reparar o sustituir la válvula mitral o la válvula aórtica. Ambas están situadas en el lado izquierdo del corazón, es decir, la parte que más esfuerzo realiza, ya que controla el flujo de la sangre oxigenada procedente de los pulmones y la suministran al resto del organismo.

El objetivo de la cirugía valvular es reparar o sustituir la válvula mitral o la válvula aórtica. 
 

¿En qué consiste la cirugía valvular?

En las intervenciones de sustitución o reparación valvular se utiliza una máquina de circulación extracorpórea. A su vez, al paciente se le administrará un anticoagulante para evitar la formación de coágulos sanguíneos.

Tras conectar al paciente a la máquina de circulación, se detiene y se enfría el corazón. Posteriormente, se realizará una incisión en el corazón o aorta, en función de la válvula que deba repararse. Una vez finalizado el proceso, se reanima el corazón y se desconecta.

Se dan casos en los que la reparación puede resultar no eficaz y necesita otra intervención. A su vez, cabe destacar que los pacientes con válvula biológica quizá deban cambiarla a los quince o veinte años.

En el caso de válvula mecánica —que también pueden fallar— los pacientes deberán tomar anticoagulantes durante el resto de su vida. En el caso de que bacterias logren penetrar en la válvula reparada o artificial, se puede generar endocarditis bacteriana, una enfermedad bastante grave.

Preparación para la cirugía valvular

Una gran parte de los pacientes que acuden al hospital a someterse a la cirugía valvular ingresan en el hospital un día antes del procedimiento, y en algunos casos incluso el mismo día. Al paciente se le solicitará que acuda bañado, para evitar así la presencia de bacterias en la piel.

No obstante, una vez el paciente se presente en el centro hospitalario, se desinfectará su piel con un antiséptico, y de ser necesario se rasurará la zona en la que se hará la incisión.

El paciente deberá operarse en ayunas, ya que los riesgos de padecer complicaciones derivadas de la anestesia se reducen. En el caso de que el paciente haya bebido o comido antes, es necesario que se lo comunique al anestesiólogo y al cirujano.

En el caso de que el paciente sea fumador, el médico le pedirá que deje de fumar al menos dos semanas antes de la operación, ya que el hábito tabáquico puede generar problemas relacionados con la coagulación.

Cuidados tras la intervención

La estancia en el hospital tras someterse a este tipo de cirugía es aproximadamente de una semana de duración. La curación completa puede llevar varios meses, aunque el periodo de recuperación variará en función de la salud del paciente antes de someterse al procedimiento.

Una vez operado, el paciente deberá estar en constante vigilancia cardiológica, realizando revisiones periódicas y poniéndose en contacto con su especialista en el caso de que note algún síntoma.

La toma de medicamentos puede verse alterada en función de la intervención.

En el caso de que el paciente tenga algún problema o una infección dental, debe ponerse en contacto con su equipo médico de confianza y comenzar de manera inmediata a tomar los antibióticos indicados.

Alternativas a la cirugía valvular

El tratamiento alternativo a la cirugía valvular es la cirugía mínimamente invasiva y percutánea. Se trata de técnicas con avances, como por ejemplo la videotoracoscopia, que introduce una micro cámara a través del tórax y permite realizar este tipo de cirugías.

Se puede hablar de la intervención HearPort y la válvula aórtica percutánea.

  • HeartPort: se realiza una incisión pequeña en el pliegue mamario y la circulación extracorpórea se hace a través de la arteria femoral y de la vena.
  • Válvula aórtica percutánea: se lleva a cabo a través de un catéter que se introduce por la arteria femoral por la que se introduce una válvula biológica.

Vídeos relacionados con Cirugía cardíaca valvular


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.