Videonistagmografia, la prueba que analiza el movimiento del ojo

Escrito por: Dr. Jaime Carbonell Casasús
Publicado: | Actualizado: 15/11/2018
Editado por: Top Doctors®

El reflejo vestíbulo-ocular es el encargado de estabilizar las imágenes en la retina cuando movemos la cabeza hacia un lado, pero los ojos se mueven hacia el otro. Acciones tan cotidianas como leer un cartel desde un coche son las que nos permite este reflejo de gran importancia para la estabilización de nuestra visión. Este reflejo es el responsable de que cuando tenemos un vértigo aparezca un movimiento involuntario de los ojos llamado “nistagmo”.

¿En qué consiste la videonistagmografía?

La videonistagmografía consiste en obtener un gráfico del movimiento del ojo (nistagmo) mediante una cámara de vídeo, colocada sobre los ojos, a partir de unas gafas parecidas a las de bucear. A partir de este estudio obtenemos la información necesaria para valorar la función de cada uno de los laberintos y realizar un diagnóstico.


En un estudio videonistagmográfico se realizan diferentes pruebas de calibración:

Test de sacadas o seguimiento: Consiste en seguir con los ojos un punto en una pantalla, realizándolo con un ojo destapado.
Test de decúbitos: El paciente se tumba sobre su espalda, sobre el lado derecho y sobre el lado izquierdo, registrando los movimientos oculares de dichas posiciones y los cambios que se producen sobre el nistagmo. En este caso, ambos ojos deben estar tapados.
Test calóricos  (Dix-Hallpike): Consiste en la estimulación del laberinto para provocar una reacción y registrarla, comprobando si es normal e igual en ambos lados.

El paciente no precisa preparación alguna para la realización de la prueba. Se recomienda que no tome ninguna medicación para el vértigo durante los días previos a la prueba. Asimismo, es recomendable que venga acompañado porque puede marearse durante la misma.


Es muy poco probables que los pacientes que se someten a la operación les cause algún dolor o molestia en los oídos, ya que no se tocan salvo en la estimulación calórica. En ella, se estimula el laberinto mediante la irrigación de agua a diferentes temperaturas (también puede hacerse con aire), través de una sonda blanda. 

Por Dr. Jaime Carbonell Casasús
Otorrinolaringología

El doctor Jaime Carbonell es un destacado especialista en Otorrinolaringología de Palma de Mallorca. Sus múltiples publicaciones y actividades como docente demuestran su compromiso para la difusión del conocimiento en su campo. Actualmente pasa consulta en el Hospital Quiron Palmaplanas. 

En 2018 ha sido galardonado con el Premio Nacional de Medicina Siglo XXI, en Otorrinolaringología.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes