Tratamiento de varices sin cirugía

Escrito por: Dr. Gonzalo Villa Martín
Publicado: | Actualizado: 23/02/2018
Editado por: Patricia Fernández Ramos

tratamientos para varicesLas varices son un auténtico problema sanitario. Aproximadamente el 30 % de la población sufre esta patología y hasta ahora la solución pasaba por una cirugía agresiva, con una anestesia regional o general con un postoperatorio muy molesto cuando menos y por una baja laboral prolongada (de 6 a 8 semanas). Afortunadamente desde hace unos años existe un tratamiento muy poco agresivo y que permite realizar una vida prácticamente normal desde el primer minuto, me refiero a la esclerosis ecoguiada con microespuma añadiendo en ocasiones el Catéter Clarivein.

 

Varices ¿Qué son?

Las varices son venas que han dejado de realizar su cometido, cuando estas se estropean provocan que la sangre baje hacia el pie en vez de conducirla hacia arriba, esto provoca un aumento de la presión dentro de la vena (hipertensión venosa) con la correspondiente dilatación de la misma y a la vez una elevada presión en los tejidos que la rodean provocando los síntomas que todos conocemos como son la pesadez, dolor de piernas, cansancio, calambres, picor, piernas inquietas, etc.

A largo plazo por esa excesiva presión sobre la piel provocan lesiones cutáneas irreversibles (coloración ocre o negruzca de los tobillos), e incluso conllevan la aparición de una úlcera (heridas en la pierna) que ocasionan dolor, sobreinfecciones y precisan de curas muy prolongadas con el consiguiente deterioro de la calidad de vida.

No debemos olvidar además el componente estético que tienen, no solo las varices en sí, además la piel como ya hemos dicho presenta un aspecto “poco saludable”.

Por otra parte, las varices se pueden complicar con la presencia de un trombo en su interior (tromboflebitis), o pueden romperse y causar una hemorragia (varicorragia).

 

Valoración del problema

Ante la presencia de varices, y sobre todo si está afectado un tronco venoso superficial principal, es conveniente su estudio y valorar su eliminación por parte del especialista en Angiología y Cirugía Vascular. Investigar esta patología pasa por una exploración física y SIEMPRE por la práctica de un ecodoppler color de las extremidades para valorar el estado de la circulación venosa de la pierna tanto del sistema venoso profundo como del superficial para conocer la vena o venas causantes del problema de varices del paciente para así escoger el mejor tratamiento posible para cada extremidad en concreto (no todas las varices se tratan igual).

Es muy importante que un experto en esta patología estudie el problema y escoja el procedimiento adecuado a cada paciente e incluso a cada una de las extremidades de un mismo paciente, no hay dos piernas iguales y por tanto no hay dos tratamientos iguales.

 

Tratamiento de las varices

El tratamiento tradicional, la cirugía, supone la extracción del tronco venoso principal afectado (safena interna o externa), junto con las colaterales varicosas de cierto calibre. No discrimina los segmentos venosos que puedan estar funcionando correctamente, simplemente se “arranca” el eje venoso bien desde la ingle al tobillo (lo más frecuente) o bien desde detrás de la rodilla al tobillo.

Además de que se extirpar en muchas ocasiones segmentos de estas venas que funcionan correctamente se provoca la lesión de los nervios que las acompañan generando zonas de la piel con menos sensibilidad (acartonadas) generalmente de por vida. Además implica la necesidad del uso de anestesia regional (anestesia raquídea) o en ocasiones general, la práctica de heridas quirúrgicas y, dado que se extirpan segmentos venosos extensos, requiere un período de recuperación dolorosa y prolongada. Salvo que exista muy poca afectación en ambas piernas, no es aconsejable la intervención bilateral en un mismo procedimiento.

 

La esclerosis con microespuma

Afortunadamente existen tratamientos menos agresivos y más eficaces, con mejores resultados tanto a nivel de salud como a nivel estético.

La esclerosis con microespuma consiste en la inyección mediante la ayuda del ecógrafo de un agente esclerosante en el interior de los segmentos venosos insuficientes. Ello produce una inflamación de la pared venosa que, poco a poco, conduce a la desaparición de las varices y del eje venoso principal del que dependen.

Se lleva a cabo de forma ambulatoria, en la consulta, no precisa anestesia y se puede realizar una vida prácticamente normal entre las sesiones, es decir el paciente puede caminar, hacer deporte, trabajar… desde el primer minuto del tratamiento.

 

El Catéter Clarivein

El dispositivo Clarivein es un añadido muy interesante para ciertas piernas al tratamiento con microespuma convencional.

Consiste en la administración de la microespuma a través de un catéter que se introduce con una simple punción, sin herridas, en el eje venoso superficial lesionado causante de las varices (safena interna o externa). Este catéter lleva acoplado un motor que hace rotar la punta del mismo a gran velocidad dentro de la vena. La combinación del efecto mecánico de dicho catéter con el efecto químico de la microespuma permite, en la práctica totalidad de los casos, eliminar un eje venoso principal superficial en una sola sesión; y habitualmente, gran parte de las colaterales que dependen de él.

Es también un tratamiento ambulatorio, no precisa de estudios preoperatorios, no es necesario acudir en ayunas, solo requiere de una anestesia local para la punción e introducción del catéter y permite también hacer vida normal tras el procedimiento, al terminar el paciente debe ir a caminar y por supuesto puede ir a trabajar.

A diferencia de la cirugía, permite tratar las dos piernas a la vez. La gran diferencia con la esclerosis con microespuma convencional es que permite acortar sensiblemente el número de sesiones y por lo tanto el tiempo de tratamiento.

Para concluir, cualquier variz con indicación de cirugía es tratable con microespuma usando uno u otro método. Es un tratamiento muy poco agresivo para la extremidad, solo lesiona las venas que queremos eliminar sin afectar a otros vasos sanos o nervios periféricos adyacentes a las mismas, no provoca el dolor, las posibles complicaciones ni las incomodidades de la cirugía ni las lesiones e inconvenientes permanentes que puede dejar esta.

Por Dr. Gonzalo Villa Martín
Angiología y Cirugía vascular

Reputado especialista en Angiología y Cirugía vascular, el Dr. Villa Martin es licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo desde 1992 y especialista en Angiología y Cirugía Vascular en el Hospital central de Asturias. Además ha cursado el primer y segundo curso Académico del Programa de Doctorado "Avances en Oncología" por la Facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo en 1995 y 1996 y el curso de Captación de Directores de instalaciones de rayos X en Pamplona en 2002. Ha compaginado su labor asistencial con la docencia, siendo profesor de distintos cursos en el Hospital Central de Asturias, y con la divulgación de sus conocimientos con la participación en distintas jornadas, reuniones y congresos científicas a nivel nacional. Actualmente pertenece al cuadro médico de la Clínica San Miguel de Pamplona y dispone de su propia consulta privada en Donostia.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.