Sudo mucho, ¿tengo hiperhidrosis?

Escrito por: Dra. Maria José Barba Martínez
Publicado: | Actualizado: 16/11/2018
Editado por: Anna Raventós Rodríguez

La “hiperhidrosis” es un trastorno crónico de la sudoración caracterizado en una producción excesiva de sudor en las glándulas sudoríparas del organismo. Suele aparecer en la primera infancia y a veces se prolonga el resto de la vida. Se trata de una afección benigna, de origen desconocido y parece existir una base genética en su desarrollo.

 

Síntomas de la hiperhidrosis

La hiperhidrosis puede llegar a afectar a una de cada 100 a 200 personas, y se caracteriza por un aumento de la producción del sudor que, dependiendo de la situación, puede variar desde una sudoración mínima hasta otra realmente invalidante; a veces, incluso, puede estar relacionado con trastornos psiquiátricos, como las neurosis, la fobia social o la ansiedad.

A veces se desencadena por estímulos estresantes, con frecuencia de tipo emocional y, más raramente, por el calor, el ejercicio físico o la alimentación.

hiperhidrosis

Tipos de hiperhidrosis

En función de su localización, la hiperhidrosis puede ser de dos tipos:

  • Aquella que afecta a todo el cuerpo
  • La que está localizada en determinadas áreas del organismo, concretamente en las palmas de las manos, las plantas de los pies, las axilas, la cabeza y la cara.

Se trata de una afección simétrica y, en la mitad de los casos, afecta a las manos y a las axilas conjuntamente (de forma menos frecuente afecta sólo a manos o axilas).

Desde el punto de vista social, la forma que afecta a las manos es la que ocasiona más problemas y la que lleva al paciente con frecuencia a la consulta del especialista en Medicina Estética.

Las formas de hiperhidrosis graves pueden representar un verdadero problema en personas que tienen una intensa vida social (políticos, dependientes, relaciones públicas, etc.) o usan sus manos para trabajar, como pintores, diseñadores, arquitectos, dibujantes, etc. Algunas de estas personas se vuelven retraídas, evitan dar la mano o, si lo hacen, previamente suelen limpiársela rápidamente con un pañuelo o en su ropa, ya que está completamente bañada en sudor. En muchos casos, el hecho de tener que dar la mano empeora la situación, generándose aún mayor sudoración.

Por otra parte, las formas que afectan a las plantas de los pies pueden ocasionar infecciones locales, maceración de la piel y ampollas que manchan los calcetines y el calzado, además de desprender un desagradable olor. La forma axilar origina humedad, manchado y deterioro de la ropa, así como mal olor.

 

Causas de la hiperhidrosis

sudor_mujerEn la forma general, es decir, la que afecta a todo el cuerpo, se han involucrado distintos procesos, tales como el embarazo, la obesidad, la menopausia y la ansiedad; enfermedades como el hipertiroidismo o la producción excesiva de hormonas tiroideas, así como enfermedades de origen neurológico, algunos tumores, algunas enfermedades de la piel y tóxicos como el alcohol.

 

Tratamiento de la hiperhidrosis

Durante muchos años se han usado diferentes preparados tópicos, es decir, aplicados sobre la piel que presentaba el exceso de sudoración. Sin embargo, su éxito ha sido limitado o temporal, por lo que los pacientes, desanimados, los abandonaban; otros muchos de estos tratamientos han fracasado en su intento de eliminar la producción excesiva de sudor.

También se ha utilizado una técnica llamada ionoforesis o iontoforesis, basada en la movilización de los iones de sodio de una solución acuosa mediante una corriente eléctrica que penetra en las glándulas sudoríparas y origina su reposo temporal, según un mecanismo no bien conocido. Se necesitan de 3 a 6 sesiones semanales y los resultados son dependientes de la dosis y limitados en el tiempo, por lo que en las formas graves los pacientes se desaniman y dejan el tratamiento.

En los últimos años se ha introducido un nuevo tratamiento médico consistente en el empleo de la toxina botulínica de tipo A, que ha demostrado ser un tratamiento seguro y eficaz para la hiperhidrosis axilar primaria y para la de las manos, pies y cara, cuello escote etc. en mujeres con menopausia, con elevados niveles de satisfacción del paciente.

 

Toxina botulínica para la hiperhidrosis

La técnica consiste en la inyección subcutánea de la toxina en el área de hiperhidrosis correspondiente, lo que ocasiona un bloqueo de las terminaciones nerviosas responsables de las glándulas sudoríparas. Los efectos, es decir, la reducción en la sudoración, empiezan a notarse entre los 2 y 4 días, y los síntomas remiten en una semana, aunque desgraciadamente pueden reaparecer al cabo de unos 3 meses en el caso de las manos y hasta 8 meses después en la hiperhidrosis axilar.

La toxina botulínica se administra en consulta mediante unas inyecciones, se preanestesia con frio y en 1 semana el problema del exceso de sudor desaparece en 100, 90, 80%, dependiendo de las características del paciente.

Se trata de un tratamiento no quirúrgico que no tiene efectos secundarios, y tampoco sudoración compensatoria en otras zonas del cuerpo de forma habitual.

Tras el tratamiento para el exceso de sudor con toxina botulínica se puede hacer vida totalmente normal, salvo en las zonas tratadas directamente con la toxina botulínica, como la depilación (con cualquier sistema), los implantes, etc., y se deberá esperar 15 días para poder hacerlo.

Durante los 15 primeros días no se puede tomar el sol en la zona tratada, ni tampoco se podrá masajear en la primera semana.

Por Dra. Maria José Barba Martínez
Medicina estética

La doctora Barba Martínez cumple sus 30 años de profesión; es experta en cirugía íntima femenina, hilos tensores faciales y corporales, blefaroplastia láser y mastología, además de otros tratamientos, como los capilares. Ha cursado multitud de estudios relacionados con su especialidad, dado conferencias a nivel nacional e internacional, y está a la vanguardia de las nuevas técnicas, algunas pioneras como la cirugía íntima femenina en España (ginecoestética).

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes