Reconstrucción anatómica de la rotura de ligamento cruzado anterior de la rodilla

Escrito por: Dr. José Félix López Martín
Publicado: | Actualizado: 22/07/2018
Editado por: Top Doctors®

La rotura del ligamento cruzado anterior es una lesión que se produce a causa de movimientos bruscos del cuerpo mientras la pierna está fija en el suelo. Normalmente se produce durante la práctica de deportes de contacto, como el fútbol, el rugby o el baloncesto.

Algunas de las situaciones más típicas en las que se produce una rotura de ligamento cruzado anterior de rodilla son la entrada de un contrario en el fútbol, el bloqueo de la pierna en el esquí o el aterrizaje de un salto.

Puesto que la rotura del ligamento cruzado anterior no tiene capacidad de cicatrización y su rotura conlleva a una artrosis precoz de rodilla en el 100% de los casos, es aconsejable que se repare en un paciente activo.

 

Cirugía de la rotura de LCA

rotura LCALa cirugía de la rotura de ligamento cruzado anterior suele realizarse entre 3 y 4 semanas después de la lesión para que la rodilla recupere su movilidad. De esta manera se evitan complicaciones posteriores.

Esta cirugía consiste en una artroscopia de rodilla y una mini-incisión para la extracción del injerto. Se introduce una cámara diminuta a través de una fibra óptica conectada a un monitor que le da al médico una visión clara y aumentada del interior de la rodilla. Se realiza a través de pequeñas incisiones –suelen ser 2- por las que se introducen pequeños instrumentos quirúrgicos con los que se realiza la intervención. Además, en la articulación se introduce una solución salina para ayudar al cirujano a ver la rodilla con claridad y eliminar cualquier líquido turbio o sangrado.

Tras la artroscopia, se inicia el tratamiento de reconstrucción del ligamento para el que se utiliza un injerto de tejido, que puede ser propio o de un banco de donante. Este procedimiento se basa en los siguientes pasos:

  • Limpieza de restos de ligamento roto mediante instrumental quirúrgico.
  • En caso de que se realice un injerto propio, el cirujano realiza una mini-incisión accesoria para poder extraer el tejido.
  • Se realiza una reconstrucción anatómica mediante la creación de túneles en el hueso para introducir el tejido nuevo, colocándolo exactamente donde estaba el viejo ligamento.
  • El nuevo ligamento es fijado al hueso con tornillos y otros dispositivos con el objetivo de que se mantenga en su lugar. Los túneles realizados en el hueso se irán regenerando a medida que va sanando, fijando y asegurando aún más el nuevo ligamento.
  • Finalmente, se suturan las incisiones de la rodilla. 

Según los expertos en Traumatología, la operación dura entre 60 y 90 minutos, dependiendo de la gravedad de la lesión.

 

Postoperatorio de la cirugía de la rotura de LCA

Tras la cirugía, se coloca una rodillera articulada con el objetivo de proteger el ligamento durante la rehabilitación. Hay diferentes métodos postoperatorios, pero en general, todos incluyen ganar grados de movilidad de la siguiente manera:

  • Primera semana: 30 grados.
  • Segunda semana: 60 grados.
  • Tercera semana: 90 grados e inicio de apoyo y rehabilitación activa.
  • Primer mes: el paciente puede estar caminado sin bastones.
  • Segundo mes: el paciente ya puede realizar ejercicio suave.

 

Resultado de la cirugía de la rotura de LCA

Gracias a la nueva tecnología aplicada a la cirugía de la rotura de ligamento cruzado anterior hoy en día los deportistas que sufren esta lesión pueden retomar su actividad profesional en un plazo máximo de 6 meses. Anteriormente suponía el fin de su carrera.

Con la reconstrucción anatómica se consigue dar más estabilidad rotacional a la rodilla, haciéndola más estable y funcional. Además, evita complicaciones como el pinzamiento anterior (síndrome del cíclope), la rotura precoz y la elongación del nuevo ligamento.

Por Dr. José Félix López Martín
Traumatología

El prestigioso Dr. López Martín es traumatólogo y especialista en Medicina del Deporte con más de 18 años de experiencia.

Además es experto en artroscopia tanto de hombro como rodilla, reparación de ligamentos cruzados, reparación de tendón supraespinoso y luxaciones recidivantes de hombro, cirugía del pie, prótesis de rodilla y traumatología regenerativa.

Es médico adjunto de traumatología y cirugía ortopédica así como responsable del banco de huesos e injertos óseos en el Hospital Universitario Infanta Cristina de Madrid desde el 2008.

Ha realizado cursos avanzados y rotaciones hospitalarias en diferentes centros del extranjero  como San Diego, Manchester, Liverpool, París y Amsterdam. 

 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.