Neuronavegador y Monitorización Neurofisiológica en las intervenciones neuroquirúrgicas

Escrito por: Dr.Prof. Rafael García de Sola
Publicado: | Actualizado: 12/04/2018
Editado por: Top Doctors®

¿Nos puede explicar el concepto de neuronavegación?

Los cirujanos nos guiamos durante las intervenciones quirúrgicas de nuestros conocimientos anatómicos, imágenes anatómicas y patológicas preoperatorias de cada paciente así como de nuestra experiencia en casos similares.

A pesar de este bagaje, había ciertas posibilidades de “perderse” en el campo quirúrgico, no llegando al lugar adecuado donde estaba la lesión o de invadir zonas anatomo-funcionales importantes, con el consiguiente riesgo de dejar secuelas neurológicas.

En la última década se ha llegado a la madurez técnica de disponer de sistemas de navegación, tanto en cirugía cráneo-encefálica como vértebro-medular. Estos consisten esencialmente en un sistema que nos posiciona en el campo quirúrgico real la imagen preoperatoria, en 3D y con un límite de error menor de 1mm. Este sistema de neuronavagación, similar a los sistemas GPS, han supuesto un enorme avance quirúrgico y una disminución drástica de las secuelas postoperatorias, aparte de servir de almacenamiento de nuestra experiencia caso a caso.

No todos los equipos de neuronavegación, como ocurre con los sistemas GPS, tienen las mismas posibilidades. Los más avanzados dan al cirujano información no solamente anatómica (reconstrucción 3D, contornos de la lesión, vascularización…) sino también sobre las zonas funcionales y vías de comunicación  entre centros nerviosos.

¿Qué significa la monitorización neurofisiológica? ¿para qué se utiliza?

Otro gran avance de este siglo ha sido la posibilidad de controlar en tiempo real, durante la intervención quirúrgica, funciones neurológicas como la visión, la audición, la movilidad y la sensibilidad, al igual que la función de otros pares o nervios craneales (movilidad ocular, sensibilidad y movilidad de la cara o el complejo mecanismo de la deglución). 

Antes se hacía esto manteniendo al paciente despierto. Lo que en determinadas intervenciones era imposible de llevar a cabo. Hoy día es posible monitorizar todas estas funciones bajo anestesia general. Excepto el lenguaje, en que es preciso que el paciente esté despierto y colaborador durante la intervención quirúrgica.

Esta monitorización neurofisiológica supone un gran esfuerzo tecnológico y una gran capacidad profesional por parte del neurofisiólogo que está presente durante toda la intervención quirúrgica. En ocasiones hay entre el paciente y el monitor más de 50 cables recogiendo y enviando señales.

De esta forma se abordan hoy día las lesiones tumorales o de otro tipo, que es necesario tratar o extirpar, de una forma complementaria: anatómica (con la ayuda del Neuronavegador) y funcional (Monitorización Neurofisiológica). De manera que se diseñan las rutas más seguras para acceder a la lesión y tenemos el control de los posibles daños que pudiéramos causar si traspasamos los límites de la lesión y entramos en zonas de riesgo funcionalmente importantes.

¿Qué ventajas suponen estos avances en las intervenciones neuroquirúrgicas?

Hoy día, por tanto, se dispone de una nueva concepción del acto quirúrgico. Además del conocimiento y experiencia del cirujano, se añaden datos reales anatómicos y funcionales, en tiempo real, durante todo el tiempo quirúrgico.

Esto le sirve de guía al neurocirujano. Le hace más conocedor de la anatomía (muchas veces distorsionada por la lesión) y le avisa de los riesgos de producir secuelas, antes de que se lesione definitivamente una vía o un centro nervioso importante.

Esto está suponiendo, de hecho, que la Neurocirugía se esté convirtiendo en la cirugía más segura que existe, en cuanto a menor porcentaje de producir secuelas o lesiones irreversibles.

Y, planteando el problema a la inversa, cada vez es más inconcebible que se aborden lesiones en estructuras cerebrales funcionalmente importantes si no se cuentan con estos medios. Y se está viendo que, aparte de la calidad profesional del neurocirujano, la disponibilidad de sistemas de neuronavegación y de monitorización neurofisiológica cada vez más sofisticados está en relación directa con los buenos resultados.

Por Dr.Prof. Rafael García de Sola
Neurocirugía

El Prof. Dr. Rafael García de Sola, Catedrático de Neurocirugía de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid,  es un reputado experto en la especialidad de Neurocirugía, tanto a nivel nacional como internacional. En 1980, obtuvo la plaza de Profesor Titular de Neurocirugía de esta Facultad. Ha completado su formación con varias estancias en los mejores Departamentos de Neurocirugía a nivel mundial, como la Unidad del Prof. Ch Wilson en San Francisco, el Departamento de Neurocirugía del Prof Talairach, en Paris, Instituto Karolinska, en Estocolmo, o la Unidad de Epilepsia de la Cleveland Clinic Foundation. Desde 1985 es el Jefe de Servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario de la Princesa de Madrid. En el ámbito privado, es el Responsable de la Unidad de Neurocirugía RGS, trabajando en los Hospitales Ntra Sra del Rosario y La Beata.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.