Moluscos contagiosos, ¿cómo tratarlos?

Escrito por: Dr. Miquel Casals Andreu
Publicado:
Editado por: Patricia Pujante Crespo

Los moluscos contagiosos son una infección vírica de la piel que aparece sobre todo en los niños en edad escolar. Se manifiestan como pequeños bultos de la piel, que pueden ocurrir en cualquier lugar del cuerpo. El virus es contagioso y se transmite por contacto directo de la piel de la persona afectada o por compartir toallas, ropa, objetos personales o material deportivo de alguien que padezca esta infección.

 

Los moluscos contagiosos suelen aparecer en los pliegues de la piel - Top Doctors
Los moluscos contagiosos suelen aparecer en los pliegues de la piel

¿Qué son los moluscos?

Los moluscos son pequeños bultos, de color rosado, con aspecto de botón y umbilicados en su centro. Pueden aparecer en la cara, los párpados, el tronco, las extremidades y los genitales, pero no suelen afectar a las palmas de las manos ni a las plantas de los pies.

Esta infección sólo afecta a la piel y a las membranas mucosas, nunca a los órganos internos. Las lesiones son indoloras, aunque a veces pueden producir picor, y tener una duración de meses e incluso años. El período de incubación del virus es de unas 2 a 8 semanas. El rascado o la manipulación de las lesiones es una de las formas de extensión de la enfermedad. Las zonas de pliegues, especialmente axilas, ingles y cuello son más propensas a desarrollar moluscos debido al roce y la fricción.

En algunos pacientes, las lesiones se irritan y aparecen rojeces. Estos cambios pueden ser una buena señal e indicar una activación del sistema inmune del paciente, que reconoce al virus y empieza a resolver la infección. Si no hay dolor o fiebre asociados es poco probable que los moluscos estén sobreinfectados.

 

¿Los moluscos son contagiosos?

El virus del molusco contagioso es muy común en los niños y aparece con menor frecuencia en los adolescentes y los adultos. La dermatitis atópica y los climas cálidos son factores predisponentes. En la edad adulta los moluscos contagiosos se consideran una enfermedad de transmisión sexual, pero en los niños no.

 

Diagnóstico y prevención de los moluscos

El Dermatólogo Infantil puede realizar el diagnóstico mediante un examen visual directo de la piel. En raros casos puede ser necesario realizar una biopsia o un cultivo. Dado que el virus es contagioso a través del contacto directo, es conveniente tomar medidas para evitar su diseminación:

  • Evita que tu hijo rasque o manipule las lesiones
  • En caso de irritación o eczema alrededor de los moluscos se pueden aplicar cremas con corticoides tópicos
  • No compartir toallas ni objetos personales de los pacientes afectados
  • En caso de hermanos afectados puede ser una buena medida bañarlos por separado
  • Los moluscos contagiosos no son peligrosos, son una infección leve de la piel y no está justificado mantener al niño fuera de las actividades diarias de la escuela

 

 

¿Cómo se tratan los moluscos contagiosos?

Una vez diagnosticados, existen numerosos métodos de tratamiento de los moluscos contagiosos. El virus habitualmente tarda de meses a años en resolverse de forma espontánea. Si no ocasionan síntomas, muchos Dermatólogos recomiendan no hacer nada y esperar a que desaparezcan de forma espontánea. En caso de necesitar tratamiento existen varias opciones disponibles.

 

Tratamientos en casa para los moluscos contagiosos

  • Retinoides: estos fármacos tópicos se usan para irritar la superficie de la piel y ayudar así a activar al sistema inmune del paciente.
  • Imiquimod: funciona de una forma similar, pero dado que el grado de irritación producido suele ser mayor, se utiliza sólo en casos especiales.
  • Hidróxido potásico (K OH): es uno de los métodos más populares en la actualidad. Se usa este álcali para producir irritación y quemadura de forma aislada. Su gran ventaja es que es casi indoloro.

 

Tratamientos en la consulta para los moluscos contagiosos 

  • Cantaridina: es un producto que proviene de un escarabajo y que tiene la propiedad de producir una irritación importante con formación de ampollas. La ampolla se seca y cae arrastrando al molusco.
  • Nitrógeno líquido: es la congelación directa de los moluscos, similar a la que se realiza en las verrugas. Es un método efectivo pero doloroso y por ello es poco aconsejable en los niños.
  • Curetaje: Se utiliza una cucharilla con borde afilado para desprender el molusco de la piel. Es un buen sistema, pero necesita de cierta colaboración del paciente y por eso se usa sobre todo en niños más mayores y en adultos.

Por Dr. Miquel Casals Andreu
Dermatología infantil

Experto en Dermatología Pediátrica, el Dr. Casals Andreu está especializado en Dermatología Médico-quirúrgica y Venereología por el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla. Entre 1995 y 2008, médico adjunto del Servicio de Dermatología del Hospital General de Catalunya. En la actualidad es médico adjunto del Servicio de Dermatología del Hospital Universitari de Sabadell (Parc Taulí) siendo responsable de la Unidad de Dermatología Pediátrica y Coordinador del Grupo Multidisciplinario de Anomalías Vasculares.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.