Mi hijo tiene las anginas excesivamente grandes, ¿tienen que extirpárselas?

Escrito por: Dr. Manuel Moro Melón
Publicado: | Actualizado: 20/02/2020
Editado por: Alicia Arévalo Bernal

Una de las consultas más frecuentes que hacen los padres de niños de 1 - 8 años de edad a los especialistas en Otorrinolaringología es su preocupación por el tamaño anormalmente elevado de las amígdalas palatinas de su hijo, o comúnmente conocidas como anginas. A pesar de que las indicaciones para la extirpación de las anginas son muy específicas y el número de pacientes que terminan operándose es muy reducido, muchos padres llevan a sus hijos a los especialistas para que les operen bajo el pretexto de que “tienen las anginas grandes”.

Hay que dejar claro que el tamaño de las anginas no es indicación de cirugía. Por lo que si el niño no padece ningún otro tipo de patología, como pueden ser infecciones, catarros, ronquidos persistentes con paradas repiratorias mientras duerme…, por muy grandes que sean sus anginas no hay motivo de intervenirle quirúrgicamente.

 

El tamaño de las anginas en los niños no es indicación de cirugía
 

 

Existen casos en los que sí hay que valorar de manera particular para ver si es candidato a cirugía, esto sucede cuando el niño sufre amigdalitis de repetición, retraso en el desarrollo corporal, malnutrición…, además de roncopatía severa con paradas respiratorias (sleep-apnea).
 

Diagnóstico para la extirpación de amígdalas

Antes de dar luz verde a la realización de una amigdalectomía se deben realizar unos análisis de sangre en los que se miden unas proteínas, cuyo valor aumenta ante situaciones de infecciones repetidas (amigdalares o de cualquier otra parte del organismo). Si estos valores son elevados, entonces hay riesgo de que el paciente al cabo de 15-20 años desarrolle infecciones en otras partes del cuerpo (corazón, riñones, columna vertebral), por lo que lo indicado en estos casos es intervenir al paciente.

Únicamente hay una situación en la que el paciente debe ser intervenido sin que haya un historial previo de infecciones: cuando el paciente ronca por las noches y además hace largas paradas respiratorias. Por lo general, los padres lo comentan al médico sin necesidad de que éste lo pregunte pues estas paradas respiratorias son muy llamativas y además el paciente suele presentar síntomas de mal descanso nocturno (somnolencia diurna, déficit de atención, bajo rendimiento escolar…). Ante una situación así sí que está indicado extirpar las amígdalas, para evitar posibles complicaciones graves (paradas cardiacas, hipertensión pulmonar…), independientemente de que el paciente presente otros síntomas.

En último lugar hay que señalar que siempre que se plantee la extirpación de las amígdalas también hay que valorar si además se deben extirpar las vegetaciones (adenoidectomía) en el mismo acto quirúrgico, ya que en muchas ocasiones ambas suelen estar aumentadas de tamaño, amígdalas y vegetaciones. Para tomar una decisión hay que realizar una valoración de otros síntomas y signos.

Por Dr. Manuel Moro Melón
Otorrinolaringología

El doctor Manuel Moro Melón (Gijón, 23 de Febrero de 1969) obtuvo la licenciatura en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra (Pamplona), en el año 1993.

Tras realizar el servicio militar (alférez del Servicio de Formación de Cuadros de Mando del ejército, Sanidad adscrito a Medicina), obtuvo el número 707 en la convocatoria MIR del año 1994.

Se especializó en Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello en el servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario Central de Asturias (Oviedo), finalizando dicha formación en diciembre del año 1998.

Fue el representante nacional de los residentes MIR en la Comisión Nacional de Docencia de la especialidad de Otorrinolaringología, en el Ministerio de Sanidad y Consumo, durante los años 1997 y 1998.

Completó el programa de Doctorado postlicenciatura de la Universidad de Oviedo del Departamento de Cirugía y Especialidades Médico-quirúrgicas “Avances en Oncología Quirúrgica”.

Realizó el curso de disección de hueso temporal (cirugía de oído en cadáver) en The House Institute Foundation (Los Angeles, California, USA). 

Estuvo de Clinical Observer dos meses en el Departamento de Otorrinolaringología del Hospital Johns Hopkins de Baltimore, Maryland (USA).

Trabajó durante 6 años en la actividad privada en la provincia de Badajoz (Extremadura, España), siendo el propietario de su propia clínica en Almendralejo y, además, el fundador y responsable del Departamento de Otorrinolaringología del Hospital Santa Justa (perteneciente entones al grupo I.D.C.), en Villanueva de la Serena. Durante su estancia profesional en Extremadura atendió pacientes privados (y aseguradoras) en esas dos localidades y, además, operó listas de espera del Sistema Nacional de Salud español, tanto de Extremadura como de Castilla-La Mancha. También intervino pacientes del sistema nacional de salud de Portugal.

Tras su periplo extremeño, regresó a su ciudad natal (Gijón, Asturias), donde fundó y fue el responsable del Departamento de Otorrinolaringología del Sanatorio Covadonga (actual Hospital Covadonga), durante 17 años.

Desde enero del año 2021 hasta la actualidad, es el director médico de Clínicas FARMA (dos centros en Gijón y uno en Oviedo), cuya área de Medicina fue fundada por él, y el responsable del área de Otorrinolaringología de dichas clínicas.

Todos los años acude a los congresos más relevantes de su especialidad, así como a cursos de interés para su actividad profesional.

Pertenece a la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..