La mesoterapia en el tratamiento de la obesidad

Escrito por: Dra. Carmen Martín Marcos
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

La obesidad es una enfermedad crónica que se  define como un exceso de tejido graso que origina un aumento del peso corporal.

Entre su etiopatogenia se consideran diversos factores, tanto genéticos como ambientales, siendo el resultado final un desbalance energético entre el aporte y el gasto calórico.

Los factores genéticos realmente representan un porcentaje muy bajo, en torno al 1-2 %. Los más importantes son el estilo de vida y hábitos alimentarios, que con frecuencia se traducen en ingestas calóricas excesivas, sedentarismo, etc.

En las últimas décadas se ha observado un aumento exponencial de la obesidad a nivel mundial, constituyendo una verdadera pandemia. España se encuentra en un nivel intermedio entre los países nórdicos, Francia y Australia en los que el porcentaje es menor y EEUU y los países del este en los cuales la prevalencia es mucho más elevada.

Diagnóstico de obesidad

El diagnóstico se establece en la clínica a partir de datos antropométricos diversos, siendo el índice de masa corporal (IMC) el que define la patología. Este índice es el cociente entre el peso y la talla al cuadrado.

  • Un valor normal se encuentra entre 18 y 24.
  • Por encima de 25 y hasta 29 se considera sobrepeso.
  • De 30 en adelante es obesidad, con grados 1, 2 y 3.
  • A partir de 40 se habla de obesidad mórbida.

La detección de la grasa se puede establecer en la clínica mediante impedancia bioeléctrica también. Podemos utilizar además otros métodos diagnósticos de imagen pero son caros y no aportan mayor rendimiento.

El índice de masa corporal sirve para diagnosticar la obesidad.

Enfermedades crónicas relacionadas con la obesidad

Desde el punto de vista fisiológico existen una serie de sustancias que regulan el apetito, secretadas muchas de ellas en el propio tejido graso. Durante muchos años este tejido ha sido considerado como mero reservorio, sin embargo cada vez se conoce mejor su función. En la actualidad se considera, prácticamente, como un auténtico órgano endocrino.

Son precisamente muchos de los productos sintetizados por este tejido los que originan parte de la morbilidad asociada a la obesidad, ya que genera una inflamación crónica de bajo grado, que a su vez favorecerá el exceso de riesgo cardiovascular que presentan estos pacientes y probablemente también la patología oncológica asociada.

Las enfermedades relacionadas con la obesidad son la Diabetes Mellitus tipo II, la enfermedad cardiovascular y algunos tipos de cáncer. La distribución visceral o abdominal de la grasa se relaciona más con el riesgo de cardiopatía isquémica que la cantidad de grasa total. De esta forma un perímetro de cintura mayor de 102 cm en hombres y de 88 cm en mujeres supondría un aumento exponencial de morbimortalidad independiente del IMC.

Por otra parte, el aumento del tejido graso ocasionaría una restricción en el volumen y distensibilidad de ciertos órganos dificultando su función. La compresión por sobrepeso en articulaciones puede originar una artrosis precoz y alteraciones  de diversa índole, en el aparato digestivo podría dar lugar a hernia de hiato, enfermedad por reflujo etc.

Actitud terapéutica

La base de la terapia es producir un balance energético negativo de tal forma que la ingesta calórica sea menor que el gasto total. Los pilares del tratamiento son dieta, ejercicio y cambio de hábitos.

En cuanto a la dieta es fundamental eliminar el aporte de carbohidratos que proporcionan las harinas, los azúcares refinados y especialmente aquellos asociados a bebidas azucaradas. Se tratará de hacer una dieta equilibrada  de estilo mediterráneo en donde predomine la ingesta de verduras, hortalizas, legumbres y frutas, con un aporte proteico de calidad y unos horarios adaptados a la actividad del paciente. En términos generales:

  1. Educar al paciente en la adquisición de hábitos saludables dietéticos y de actividad física:
    1. Debemos enseñar a reconocer cuáles son los alimentos que aportan un alto valor biológico y los que suponen calorías vacías y una merma en su salud.
    2. Instar al paciente a realizar alguna actividad física adecuada para su edad, condiciones  y posibles patologías asociadas.
  2. Hacer un seguimiento periódico con el que el paciente se sienta respaldado.
  3. Tratamientos complementarios de medicina estética.
  4. El tratamiento quirúrgico está indicado en IMC > 40 o bien IMC >35 cuando exista patología asociada, previa valoración multidisciplinar.

Tratamientos complementarios de medicina estética

La medicina estética puede ser un coadyuvante importante que además aumente la motivación en el paciente debido a la mayor rapidez  con la que desaparece el tejido graso subcutáneo.

Mesoterapia: existen numerosas sustancias que pueden ser aplicadas mediante la mesoterapia y que producen una disminución del panículo adiposo por lipolísis.  Otras además colaboran en la formación de colágeno reafirmando el tejido. La homeopatía ofrece un gran arsenal terapéutico que también se utiliza de forma protocolizada en ambos sentidos, lipolítico y reafirmante.

La mesoterapia se aplica generalmente en áreas de celulitis, en las que el tejido graso no tiene un gran espesor. Se puede acompañar de presoterapia, masajes drenantes y otras técnicas que ayuden a movilizar las grasas y el acúmulo de líquido intersticial.

La hidrolipoclasia se aplica básicamente en el tejido graso subcutáneo de abdomen, flancos y región glútea. Consiste en la administración de sustancias de baja osmolaridad capaces de romper la pared del adipocito. Puede realizarse también con productos lipolíticos. Se aplica de forma aislada o asociada a cavitación con ultrasonidos.

En definitiva, se trata de inculcar al paciente una serie de hábitos que le ayuden a generar un balance energético negativo, proporcionando un respaldo profesional y ayudar con terapias estéticas que faciliten la eliminación del tejido graso subcutáneo.

Dada la afectación que supone para la salud la obesidad y el sobrepeso, creemos que es importante incidir sobre esta patología cuanto antes para evitar el deterioro de los tejidos y la cronificación de las distintas patologías asociadas. También hay que considerar que con un tratamiento adecuado vamos a mejorar la calidad de vida y la autoestima de estos pacientes.

Por Dra. Carmen Martín Marcos
Medicina estética

La Dra. Martín Marcos posee la calificación 'Cum Laude' en su doctorado en Medicina Estética y Cosmética. En sus más de 15 años de experiencia ha realizado publicaciones tanto a nivel nacional como internacional, gracias a su reconocida trayectoria profesional y una brillante formación que le llevó a recibir el Premio Extraordinario de Licenciatura en Medicina y Cirugía en 1990. Es experta en los tratamientos antienvejecimiento y en la prevención del envejecimiento de la piel, y creadora de la técnica de lifting sin cirugía "Arcolift" con hilos tensores. Además, es experta en tratamientos ginecológicos.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.