Fibromialgia: Cómo tratar el dolor mediante la ozonoterapia

Escrito por: Dr. Jaume Graell i Massana
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

La fibromialgia es una enfermedad que se caracteriza por el dolor crónico difuso o generalizado que predomina en los músculos, tendones, bolsas serosas y en la columna vertebral, que se prolonga más allá de tres meses y que genera niveles altos de cansancio y alteraciones del sueño (sueño no reparador). También se puede asociar a otras enfermedades del aparato locomotor, como artritis reumatoide, lupus eritematoso diseminado, artrosis, osteoporosis, etc. La fibromialgia no es degenerativa y a largo plazo no produce ningún daño orgánico, aunque la remisión o curación sea rara. 

Síntomas de la fibromialgia

Además del dolor generalizado, el cansancio y las alteraciones del sueño pueden presentarse diferentes síntomas como cefaleas, hormigueos por las extremidades, ansiedad, sequedad de ojos y boca (síndrome seco), trastornos digestivos como el colon irritable con cuadros de diarreas alternando con períodos de estreñimiento, grados variables de estados depresivos, reglas dolorosas, dolor mandibular, molestias al tragar, dificultad de concentración y pérdida de memoria, entre otros.

 

Causas de la fibromialgia

No se conoce la causa exacta, aunque se considera que es una enfermedad multifactorial con factores genéticos, ambientales, etc. que, unidos en un momento dado, producen la enfermedad.
Las causas teóricas más aceptadas por los especalistas en Reumatología son:
•    Alteraciones del sistema nervioso autónomo que regula el dolor y su procesamiento.
•    Una serie de alteraciones de los neurotransmisores como la sustancia P (un neuromodulador del dolor) en el líquido cefalorraquídeo. Este aumento se asocia a alteraciones del sueño y se correlaciona con bajos niveles de triptófano, un neurotransmisor precursor de la serotonina.
•    Factores genéticos que predisponen a la enfermedad.
•    Trastornos del sueño, ya que es cuando se produce un aumento de ciertas sustancias que intervienen en la regulación del dolor.
•    Por microtraumas de los músculos y tendones cuando realizan su función diaria, que pueden provocar un aumento de la sensibilidad al dolor por cambios en el sistema nervioso.

 

 

Pacientes que pueden padecer fibromialgia

La prevalencia de la fibromialgia en el estado español es del 2,7%, ocupando el segundo lugar tras la artrosis en las enfermedades reumáticas. Es más frecuente en las mujeres (4,2%) que los hombres (0’2%), o sea unas 8-9 mujeres por cada hombre. La edad predominante es entre 40 y 49 años. Aunque no es habitual también se han descrito casos de fibromialgia en niños.

 

 

Tratamiento de la fibromialgia con ozonoterapia

El tratamiento de la fibromialgia siempre debe ser multidisciplinar, junto a una serie de acciones que deben matizarse en cada caso.
Por un lado tenemos la ozonoterapia subcutánea, que es la aplicación de una mezcla de ozono con oxígeno a una concentración prefijada en la musculatura paraverbal, empleando una aguja muy fina, con un masaje posterior, para que difunda el gas. Y, por otro lado, la ozonoterapia endovenosa, que se usa en casos de fibromialgia en los que predomina el cansancio. La técnica es la extracción de unos 250 cc de sangre venosa, como se hace para efectuar un análisis, que va a un recipiente con un circuito cerrado al que, posteriormente, se agrega el ozono y oxígeno, que se mezcla, que se mezcla con la sangre, y se reintroduce en el paciente por la misma vía. 
La ozonoterapia subcutánea actúa sobre la musculatura que está contracturada y dolorida, oxigenando para disminuir la contractura y el dolor. También tienen un efecto más general en todo el cuerpo, por la acción del masaje. La ozonoterapia endovenosa tiene una serie de propiedades como  aumentar la flexibilidad del hematíe, aumentar la oxigenación, estimular la propia inmunidad, etc., con lo que disminuye el cansancio y tiene efectos beneficiosos sobre el sueño, mejorando también la sintomatología dolorosa.
Como tratamiento coadyuvante al resto de alternativas terapéuticas, la ozonoterapia ha demostrado ser muy útil. Las estadísticas comparativas a largo plazo confirman una mejor evolución y mejor calidad de vida en aquellos pacientes que, además de los tratamientos farmacológicos, psicológicos, fisioterapéuticos, etc. recibieron las tandas de ozono anualmente.

 

 

 

Por Dr. Jaume Graell i Massana
Reumatología

Experto en fibromialgia y artrosis. Fundador y director del Institut Català de Reumatología, después de ocupar cargos de responsabilidad en diversos centros, siempre ha estado al frente del servicio de reumatología. Amplió su formación en Estados Unidos y Alemania, y a día de hoy es un reputado ponente en diferentes congresos nacionales e internacionales.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.