Faloplastia suprapública: nueva técnica para el tratamiento del pene oculto

Escrito por: Dr. José María Angulo Madero
Publicado: | Actualizado: 27/04/2018
Editado por: Anna Raventós Rodríguez

El pene oculto, también conocido como indiscernible, es un falo que tiene un tamaño normal pero que está insuficientemente expuesto.

 

Siguiendo la clasificación de Hadidi, diferenciamos 3 (incluyendo solo niños con el Grado III, es decir, con exceso de grasa púbica y ausencia de fijaciones en los ángulos peno-púbicos).

 

FIGURA1: esquema de pene oculto por hipertrofia grasa y en azul pasos a seguir en la cirugía reconstructiva.

 

En todas las técnicas quirúrgicas el abordaje es ventral en el pene (FIGURA 2) (Borsellino, Hadidi,…); nosotros en los penes ocultos por hipertrofia de grasa púbica (primarios y atrapados postcircuncisión) hemos desarrollado una técnica por vía exclusivamente suprapúbica (FIGURAS 3 Y 6).

 

Hemos excluido los megaprepucios congénitos y los micropenes ya que esta técnica no seria útil.

 

Esta reparación se ofrece a los adolescentes con repercusiones psicológicas por su aspecto genital.

 

Pacientes y métodos:

Presentamos 16 pacientes con una edad media de 8 ± 4 años, tratados en los últimos 3 años. Cuatro presentaban un pene enterrado secundario a una circuncisión y 2 pacientes fueron tratados previamente según la técnica de Borsellino. Nuestra nueva técnica incluye una amplia z-plastia púbica con el fin de conseguir suficiente piel para cubrir la base del pene y una lipectomía suprapúbica y peripeneana. Se realiza una sección del ligamento suspensorio del pene y fijación de los ángulos penopúbicos desde los cuerpos cavernosos a la piel del pubis con hilo no reabsorbible. Por último se realizó una circuncisión y vendaje sobre sonda.

 

Resultados

A las 24 horas postoperatorias, se retiró el vendaje, la sonda vesical y los pacientes obtuvieron el alta hospitalaria. En todos los pacientes se produjo un importante edema peneano que se resolvió con reposo y antiinflamatorios. En dos pacientes se produjo una pérdida parcial del colgajo de la z-plastia que curó por segunda intención. Meses después, los pacientes y sus padres están satisfechos con los resultados. Cuatro pacientes presentaron una recidiva parcial, pero están satisfechos y no quieren una reintervención. Queloide en la zetaplastia lo vimos en 4 de los pacientes.

 

Discusión

  • Un problema ético es si un pene normal aunque esté oculto, ¿debe ser operado?
  • El pene oculto produce una gran ansiedad en los padres del niño, y si éste es adolescente, también al paciente. Por este motivo creemos que se debe ofertar la operación al paciente y a su familia.
  • Esta es una intervención exclusivamente estética y el adolescente tiene que ser consciente que buscamos solo mejoría del aspecto y no modificamos el tamaño del pene.
  • Consideramos que la adecuada clasificación de estas alteraciones es indispensable para su correcto tratamiento. Un micropene, un megaprepucio congénito o un pene enterrado por ausencia de fijación peno púbica sin hipertrofia de grasa no se beneficiaran de esta técnica.
  • A diferencia de otras técnicas como la de Borsellino, que ofertamos en niños pequeños, esta técnica es más agresiva y se la ofrecemos a adolescentes capaces de entender los riesgos y beneficios. Solo indicamos hacerla antes en penes atrapados postcircuncisión, recidiva de otras técnicas y en balanitis xeróticas.
  • Aunque existen numerosos trabajos que realizan liposucción suprapúbica, nosotros preferimos lipectomia para mejor control de los cordones espermáticos, la zetaplastia es útil para acercar sin tensión la piel a la base del pene. La sección del ligamento suspensorio del pene nos da algún milímetro más de longitud.
  • También es fundamental en el éxito del tratamiento la adecuada reconstrucción de los ángulos penoscrotal y penopúbico mediante la fijación cuidadosa de la piel del pene a la fascia de Buck. 
  • Otro tema importante es la circuncisión, así los pacientes que no la tienen se debe de hacer posteriormente a la cirugía, ya que el prepucio se edematiza mucho; nunca debemos hacerla antes de la cirugía ya que corremos el riesgo de quedarnos con poca piel peneana.

 

Aunque la serie que presentamos es pequeña, y no tenemos seguimiento a largo plazo, nos agrada esta técnica, es fácil de realizar y presenta pocas complicaciones, siendo percibida por los padres y pacientes como buena desde el punto de vista estético.

 

FIGURA 2: La técnica de Borsellino se la ofertamos a penes ocultos sin hipertrofia grasa.
Figura 3: Adulto joven
Figura 4: Pene atrapado poscircuncisión previa
Figura 5: Adolescente
Figura 6: Niño prepuberal

 

Por Dr. José María Angulo Madero
Cirugía Pediátrica

El doctor José María Angulo Madero es un destacado especialista en Cirugía Pediátrica y Urología Pediátrica. Es experto en el tratamiento de las patologías del aparato urinario. Actualmente es Jefe de la Sección de Urología Pediátrica del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.