¿Qué saber sobre la estenosis aórtica? | Top Doctors

Estenosis aórtica

Escrito por: Dr.Prof. Mariano Valdés Chávarri
Publicado: | Actualizado: 11/08/2018
Editado por: Top Doctors®

La estenosis aórtica es una estrechez de la válvula aórtica del corazón. La válvula aórtica se localiza entre el ventrículo izquierdo y el comienzo de la aorta. Una válvula es lo más parecido a una puerta, que debe abrirse cuando el corazón expulsa la sangre y cerrarse por completo tras haber salido la sangre.

A diferencia del concepto que tenemos de una puerta, el marco de la puerta de las válvulas cardíacas no es rectangular sino circular y en vez de tener una hoja tiene 2 o 3. Esas hojas son muy flexibles pero con el tiempo se pueden hacer más rígidas, lo que comporta que no se abran del todo y que el orificio de salida poco a poco sea más pequeño. Al no poder salir la sangre hacia delante tiende a permanecer en mayor cantidad en los pulmones.

 

Causas de la estenosis aórtica

Entre las posibles causas de la estenosis aórtica existen las congénitas y adquiridas.

  • Las congénitas tienen que ver con una alteración de la estructura normal de la válvula, de forma que en ocasiones las válvulas están fusionadas dejando solo una pequeña apertura central que puede llegar a ser incompatible con la vida si no se soluciona quirúrgicamente. El orificio está intrínsecamente estrecho de nacimiento.

En otras ocasiones se producen fusiones entre las válvulas, originando lo que se conoce como válvula “bicúspide”. Ello acelera los procesos inflamatorios haciendo que las válvulas se vuelvan más rígidas antes y aparezcan síntomas hacia los 40 o 50 años de edad.

  • Entre las adquiridas, la causa más frecuente es la degenerativa, más frecuente a partir de los 70 años en los que influyen la infiltración lipídica, los fenómenos inflamatorios y una respuesta fibrocalcífica que da lugar a esas valvas tricúspides rígidas, calcificadas con disminución de su apertura. Recientemente también hay algunos datos que apuntan a cambios genéticos que estimularían los depósitos cálcicos en las válvulas.

 

Síntomas de la estenosis aórtica

Los síntomas más importantes son tres:

  • Disnea: dificultad para respirar. El de peor pronóstico.
  • Síncope: Pérdida de conciencia. Suele presentarse con el esfuerzo.
  • Angina: Dolor precordial con el esfuerzo
Uno de los síntomas que provoca la estenosis aórtica es el dolor precordial
 

Diagnóstico y prevención de la estenosis aórtica

El diagnóstico se suele realizar en un paciente asintomático con la simple auscultación. Otros datos de la exploración física son complementarios, como el pulso carotideo pequeño y retrasado, desdoblamiento o calcificación y desaparición del segundo ruido aórtico, latido de la punta del ventrículo sostenido, hipertrofia ventricular izquierda en el electrocardiograma, si bien hoy en día basta la auscultación y la confirmación ecocardiográfica con Doppler.

La ecocardiografía Doppler valorará la gravedad de la estenosis aórtica en función de la velocidad de salida de la sangre por el orificio aórtico.

Por desgracia no existen datos que permitan sostener que haya medidas preventivas. Durante un tiempo se habló de la posibilidad que bajando los niveles de colesterol se reduciría la evolución, pero actualmente no se ha podido comprobar.

 

Tratamiento para la estenosis aórtica

El único tratamiento real es la sustitución valvular. Existen medidas farmacológicas paliativas, además de diuréticos o inotrópicos cardíacos que se emplean en caso de edema agudo de pulmón o de insuficiencia cardíaca descompensada, pero nunca serán capaces de abrir el orifico estrecho.

El tratamiento consiste en remplazar la válvula anormal por otra. Como regla general, hasta los 70 años la sustitución se hará con válvulas mecánicas y con técnicas quirúrgicas. A partir de esa edad y sobre todo a partir de los 75 años con prótesis biológicas y preferentemente por vía percutánea a través de las arterias femorales. Es evidente que puede haber casos que sean la excepción a la regla anterior, por ejemplo pacientes que no quieran anticoagularse, pacientes con mucho riesgo de sufrir accidentes o que quieran practicar deportes que conlleven la posibilidad de accidentes y pueden ser subsidiarios de prótesis biológicas en vez de mecánicas.

En esta imagen se muestra cómo actúa la estenosis aórtica
 

¿Válvulas mecánicas o biológicas?

Las válvulas mecánicas acostumbran a tener una durabilidad de entre 40 o 50 años, aunque presentan una anticoagulación de por vida, con el riesgo tanto de fenómenos tromboembólicos como hemorrágicos. Si degeneran requieren una nueva operación a corazón abierto. Las biológicas duran menos, entre 10 y 15 años, aunque parece que nuevos tratamientos las podrían hacer llegar a los 30 o más, no necesitan anticoagulación y si se estropean pueden arreglarse sin operación a corazón abierto poniendo una válvula nueva sobre la previamente implantada.

 

¿Vía percutánea o quirúrgica?

En cuanto a la vía percutánea o quirúrgica, no cabe duda que la percutánea es mucho menos agresiva. Se implanta sobre la dañada y no requiere anestesia general, se limita  a pinchar una o las dos arterias femorales del paciente o una mínima exposición quirúrgica Tampoco precisa de ingreso en la UCI tras la intervención y la recuperación funcional es prácticamente inmediata, ya que los pacientes pueden ser dados de alta a una vida normal a las 24 o 48 horas.

Por Dr.Prof. Mariano Valdés Chávarri
Cardiología adultos

Prestigioso especialista de primer nivel en Cardiología, el Dr. Prof. Valdés Chávarri es licenciado y doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valencia. Realizó una primera residencia en Medicina Interna en el Hospital Clínico de Valencia y, posteriormente, repitió la residencia en Medicina Interna y un Fellowship en Cardiología en reputados centros norteamericanos, tales como el Mid America Heart Institute, el Menorah Medical Center, donde fue nombrado el mejor residente de la historia del hospital, o el Bethany Medical Center, los tres en Kansas City, Missouri (EEUU). Es profesor titular de Patología Médica en Zaragoza, profesor agregado en Granada y Catedrático de Patología General, Patología y Clínicas Médicas y Cardiología en la Universidad de Murcia, así como director del Departamento de Medicina Interna, actualmente en situación de Emérito. Ha sido jefe de servicio de Cardiología del Hospital General de Murcia y del Hospital Clínico "Virgen de la Arrixaca" hasta el 30 de septiembre de 2017. Fellow del American College of Cardiology (FACC) de la Sociedad Europea de Cardiología (FESC) y de la American Heart Association (FAHA). Ha publicado hasta la fecha 598 artículos de investigación, con un factor de impacto del 2000 a 2017 de 1.356,29 y un index-h de 45. Además, ha dirigido 47 tesis doctorales y ha presentado en diferentes congresos nacionales e internacionales más de 900 comunicaciones. Asistencialmente fue el primero en poner en marcha en España el programa de angioplastia primaria en el tratamiento del infarto agudo de Miocardio y reparte su actividad como cardiólogo clínico y hemodinamista intervencionista, tanto en el campo coronario como en el estructural, habiendo implantado más de 450 válvulas aórticas percutáneas y siendo Proctor para el implante de cierre de orejuela izquierda, fugas pervivalvulares y aterectomía rotacional, entre otras. Actualmente sigue trabajando como cardiólogo clínico y en intervencionismo cardíaco y estructural en su Consulta Cardiológica con sede en Murcia y Valencia.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.