¿En qué momento recurrir a la ablación tumoral?

Escrito por: Dr. Joan Vidal-Jové
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

El Dr.Vidal-Jové es médico especialista en Cirugía General por al Universidad de Barcelona y Hospital Mútua de Terrassa, referente en Oncología Integrativa y experto en Cirugía Oncológica y por la Universidad George Washington de Washington DC (EEUU) dónde se especializó en cirugía de la carcinomatosis peritoneal.

 

¿En qué consiste la ablación tumoral por ultrasonidos HIFU?

La ablación tumoral por ultrasonidos HIFU es un sistema que consiste en destruir tumores hepáticos, pancreáticos o de partes blandas mediante un haz de ultrasonidos que se observa en la cavidad abdominal y que se dirige hacia ella sin clavar ninguna aguja, sin hacer ninguna incisión, sin hacer ninguna herida, es por lo tanto una ablación absolutamente no invasiva. Es la solución para los pacientes no operables que tienen tumores hepáticos o pancreáticos y algunos tumores de partes blandas. Ese tipo de ablación es una ablación que está a disposición de nuestros pacientes desde hace unos cuantos años. En el Hospital Universitario Mutua de Terrassa ya cuenta con más de doscientos casos hechos, se publican los resultados y la combinación de este tipo de ablación más quimioterapia mejora la supervivencia, duplica la suplencia, más que duplica la supervivencia en nuestros últimos resultados en los pacientes con tumores pancreáticos, de hecho, la ablación es una técnica que en estos momentos están haciendo cirujanos y radiólogos intervencionistas y esta es la única ablación que es verdaderamente factible y fiable para los tumores pancreáticos.

 

El procedimiento precisa de anestesia general, el paciente precisará de esta anestesia general que realizará un profesional de la anestesia, nosotros colocaremos al paciente en este sistema. Aquí está el transductor y el sonicador que nos concentran, dijéramos, la energía ablativa, la energía ultrasónica ablativa en un punto de la cavidad abdominal del paciente. Una vez el paciente está colocado aquí, nosotros controlamos, mediante este sistema de pantalla que hay aquí. Aquí tenemos las imágenes previas, resonancia, TAC, y aquí las imágenes ecográficas que estamos obteniendo en visión directa del paciente, por lo tanto, es a tiempo real, estamos viendo dónde estamos enviando nuestro foco de ultrasonidos, por lo tanto, es un medio, un sistema, absolutamente seguro que además nos permite estar viendo a tiempo real en cada momento la ablación.

En tiempo real, se puede conrolar dónde estamos enviando nuestro foco de ultrasonidos
 

Con lo cual, nosotros vemos donde estamos ejecutando la destrucción del tumor y la respuesta que estamos teniendo del tumor inmediatamente. El sistema de esto significa que es muy seguro y que nos permite, prácticamente, asegurar que no tenemos complicaciones. Llevamos doscientos casos hechos ya y, una vez hecha la curva de aprendizaje que se llama en todo procedimiento quirúrgico, en este caso nuestras complicaciones en estos momentos son muy pocas por no decir, ninguna. El procedimiento dura, depende de la intensidad y la textura y el tamaño del tumor. Tumores de unos tres centímetros, hacemos, los resolvemos o los tratamos en cuarenta y cinco, cincuenta minutos. Tumores de cinco centímetros, hora y media a dos horas. Y un tumor pancreático que precisa más dedicación, precisa ser un poco más lento y estar más encima y discurrir en el tratamiento con un poquito más lentitud tardamos entre dos y tres horas.

 

Ventajas de la ablación tumoral

La ablación tumoral permite tres cosas, en el contexto de los pacientes oncológicos: primero, citoreducir, quiere decir disminuye en el volumen y la carga tumoral del paciente. Segundo, permite activar la respuesta inmunitaria: una ablación de este tipo, está visto y, cada vez más los tratamientos de inmunoterapia, que el paciente se le activa la respuesta inmunitaria si ha hecho una ablación. Y tercero, permite aumentar la penetrabilidad de otros tratamientos, por ejemplo, quimioterapia dentro del tumor.

 

Estas tres ventajas son muy importantes para el paciente oncológico. Al mismo tiempo, una ablación permite que pacientes que no son resecables, o sea que no se pueden operar porque su tumor o es demasiado grande o está localizado en una zona no abordable mediante la cirugía, mediante la ablación sí pueden ser tratados, se puede abordar, se puede tratar parcialmente y en diferentes tiempos tratar el tumor completamente. Esta es otra de las ventajas. Y, en este caso concreto, la ventaja concreta de nuestro sistema de la ablación HIFU es que es absolutamente no invasiva, por lo tanto, no clava ninguna aguja, no estimula ningún factor de crecimiento, no genera ninguna cicatrización, etcétera.

 

Importancia del diagnóstico precoz en la lucha contra el cáncer

El diagnosticado precoz en el tratamiento del cáncer significa una de las grandes ventajas de nuestros momentos, de nuestra civilización, porque permite que el paciente sea diagnosticado con la enfermedad lo menos avanzada posible. Esto es muy importante cuando se trata de explicar por qué este tipo de tratamientos, las ablaciones, deben ser consideradas inicialmente en el tratamiento de los pacientes oncológicos. Debería existir en todos los comités de tumores un experto en ablaciones, en la mayoría de los hospitales referentes de nuestro país existen, y estos son cirujanos o radiólogos intervencionistas, y considerar este tratamiento como un tratamiento de primera línea en muchos aspectos del tratamiento oncológico de los pacientes.

 

Porque en estos momentos, si nosotros realizamos esto, podemos hacer tratables pacientes que antes no lo eran porque eran considerados irresecables o eran considerados pacientes con metástasis, por lo tanto, no los vamos a tratar con una intención curativa. En estos momentos nosotros, para nosotros, definimos el diagnóstico precoz o las ventajas del diagnóstico precoz para que aparezcan en el momento del primer tratamiento del paciente las técnicas ablativas. Nosotros consideramos que las técnicas ablativas deben estar en primera línea cuándo se considera el primer tratamiento del paciente oncológico, porque el primer tratamiento del paciente oncológico es muy importante y va a marcar la evolución y el pronóstico de la enfermedad.

Por Dr. Joan Vidal-Jové
Cirugía general

El Dr.Vidal-Jové es médico especialista en Cirugía General por al Universidad de Barcelona y Hospital Mútua de Terrassa, referente en Oncología Integrativa y experto en Cirugía Oncológica y por la Universidad George Washington de Washington DC (EEUU) dónde se especializó en cirugía de la carcinomatosis peritoneal. Referente y experto mundial en ablación tumoral por ultrasonidos de alta intensidad (FUS-HIFU)  como tratamiento del cáncer de páncreas y de hígado desde hace 10 años con excelentes resultados a nivel de supervivencia global de los pacientes combinado con tratamientos sistémicos convencionales. Con una larga trayectoria y experiencia clínica en el campo de la oncología, ha dirigido múltiples equipos humanos y desde hace 5 años dirige el equipo multidisciplinar del Institut Khuab dedicado a la atención global, integral y exhaustiva del paciente oncológico. Miembro de la International Society for Therapeutic Ultrasound, de la European Focused Ultrasound Society y de la European Society for Hyperthermic Oncology, miembro revisor de publicaciones para diferentes revistas médicas y autor de publicaciones de relevante interés clínico en revistas de impacto internacional.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.