En qué consiste la osteomielitis y su tratamiento

Escrito por: Dr. Gaspar de la Herrán Núñez
Publicado: | Actualizado: 17/07/2018
Editado por: Top Doctors®

La osteomielitis es la infección del hueso o la médula ósea producido por un agente infeccioso. Lo más frecuente es que estas infecciones óseas sean causadas por bacterias, principalmente el estafilococo, que es el germen más frecuente responsable de la osteomielitis, aunque cualquier germen puede causarlo, incluido otras bacterias u hongos.

 

¿Es difícil de curar la osteomielitis?

Como exponen los especialistas en Traumatología, las infecciones en los huesos son más difíciles de curar que las infecciones en otras partes del cuerpo. Salvo en las osteomielitis de los niños pequeños, los antibióticos por si solos no son suficientes para curar la infección en el hueso y se requiere tratamiento quirúrgico en la mayoría de los casos. Además de la cirugía, el tratamiento antibiótico específico debe administrarse de forma prolongada.

La osteomielitis en niños se puede tratar con antibióticos, en adultos se requiere intervención quirúrgica.

 

¿Cómo se contrae la osteomielitis?

El germen responsable de causar la osteomielitis puede llegar al hueso por diferentes vías. En los niños, especialmente en lactantes y niños pequeños, el germen llega al hueso a través del torrente sanguíneo, que se conoce como vía hematógena. Una infección en cualquier parte del cuerpo puede, a través del torrente sanguíneo, infectar un hueso. Lo más frecuente es que se infecten los huesos largos como tibia y fémur alrededor de las articulaciones, especialmente la rodilla o cadera, debido a la particular disposición anatómica de los vasos sanguíneos en los huesos en los niños de estas edades.

 

En los adultos, la vía hematógena es mucho más rara, viéndose casi exclusivamente en pacientes inmunodeprimidos. Lo habitual es que el germen llegue al hueso a través de una inoculación directa del mismo. Esta inoculación directa se puede producir tras cualquier cirugía ósea o tras fracturas abiertas, con una herida por la que se expone el hueso.

 

Qué gérmenes interfieren en la osteomielitis

Cuando el hueso ha sido infectado, se produce una reproducción rápida del germen causal en el interior del hueso. Este hueso responde a la infección de dos formas distintas, dependiendo de la virulencia del germen.

 

- Cuando la infección es producida por gérmenes más agresivos, como es el caso del estafilococo aureus, el hueso no le da tiempo a reaccionar y se producen lesiones líticas en el hueso, perdiendo hueso por destrucción ósea y se suele producir una reacción inflamatoria local importante. Esto causa un aumento del calor, enrojecimiento y dolor, y formación de abscesos con pus tanto en el hueso como en los tejidos blandos circundantes. Es lo que se conoce como osteomielitis aguda.

 

- En el caso de los gérmenes de baja virulencia, es posible que al hueso le dé tiempo a reaccionar para defenderse de la infección. Esto lo hace intentando aislar los gérmenes invasores y a las zonas de necrosis o muerte de tejido óseo que se produce durante la infección, mediante la formación de más hueso alrededor de la infección. Es decir, da lugar a osteomielitis esclerosas por el aumento de producción del hueso para tratar de aislar la infección. A pesar de ello, lo habitual es que no sea suficiente para curarla, lo que da lugar a una cronificación de la infección. Esto se conoce como osteomielitis crónica, infecciones de los huesos de muy larga evolución que cursan habitualmente con poco dolor, pero en las que es frecuente la presencia de fistulas, con salida de material purulento por la piel. Estas infecciones crónicas pueden en ocasiones reagudizarse con aumento del dolor, supuración, aumento de la temperatura local,…

 

Tratamiento para la osteomielitis

El tratamiento de la osteomielitis depende de varios factores, en gran parte de la edad.

 

- Las osteomielitis aguda en los niños es de origen hematógeno y suele responder bien a un tratamiento antibiótico especifico y prolongado, inicialmente administrado de forma endovenosa. Se reserva el tratamiento quirúrgico en los casos de formación de abscesos que se requieran drenaje.

 

- En los adultos, por el contrario, el tratamiento antibiótico nunca va a poder por si solo curar una osteomielitis, por lo que es imprescindible realizar un tratamiento quirúrgico.

 

El tratamiento de la osteomielitis crónica depende de muchos factores como son el tiempo de evolución, el hueso afectado, la magnitud de la afectación del hueso, la presencia de secuestros (tejido óseo muerto) o fístulas, pero en esencia consiste en la eliminación de todo el tejido infectado.

 

Para obtener una rápida curación de los focos de osteomielitis es necesaria la extirpación radical de las lesiones óseas y partes blandas afectadas, hasta dejar tejido sano no infectado. Además, hay que retirar del paciente todo el material metálico que presente, ya sean prótesis articulares o material de osteosíntesis como placas y tornillos o clavos endomedulares. Esto es fundamental para conseguir la curación, ya que los gérmenes se adhieren a estos cuerpos extraños, se organizan en colonias formando el biofilm y perpetúan la infección, ya que los antibióticos no llegan a estos gérmenes. La única manera de eliminarlos es, por tanto, la retirada de todo el material extraño.

 

Una vez resecado todo el tejido infectado y material metálico, hay que proceder a la reconstrucción del miembro. En el caso de que la osteomielitis se haya producido tras una intervención por una fractura que todavía no está consolidada, habrá que realizar una fijación del hueso pero sin introducir material extraño dentro, para permitir la curación de la infección. Esto se consigue colocando en el hueso afecto un sistema de fijación externa que mantenga la alineación y estabilidad del miembro afecto mientras se cura la infección. Una vez curada, se procederá a su reconstrucción lo que implica nuevas intervenciones, en ocasiones muy complejas.

 

La osteomielitis es una de las patologías más graves y de más difícil tratamiento dentro de la patología del aparato locomotor, que obliga a la realización de complejas cirugías asociado a un tratamiento antibiótico prolongado, pero se puede conseguir la curación si se realiza un tratamiento adecuado.

Dr. Gaspar de la Herrán Núñez

Por Dr. Gaspar de la Herrán Núñez
Traumatología

El Dr. de la Herrán es un reconocido médico especializado en Traumatología y Cirugía Ortopédica. Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad del País Vasco, realizó su residencia en el Hospital Nuestra Señora de  Aranzazu de Donostia. Actual Jefe y Responsable de la Sección de la Unidad de Traumatología en el Servicio de Traumatología y Cirugía Ortopédica, también destaca en el campo de la docencia, ejerciendo como profesor asociado en la Universidad del País Vasco desde 2008 y como Tutor de Residentes de Traumatología y Cirugía Ortopédica en Hospital Aranzazu desde 2006. 


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.