El rechazo a la morfina

Escrito por: Dr.Prof. Alfonso Vidal Marcos
Publicado:
Editado por: Margarita Marquès

La morfina es uno de los fármacos más utilizados para el tratamiento del dolor. El 15% de la composición de la morfina se extrae del jugo de la amapola, aunque el resto es una mezcla de otros alcaloides relacionados como la noscapina, tebaína, codeína y la papaverina, entre otros.

 

Su uso en clínica comenzó en el siglo XIX, pero hasta el siglo XX no alcanzó su verdadera eficacia.

 

Hoy en día se sigue comparando este fármaco con la potencia de otros analgésicos y medicación de primera elección o de rescate en muchos cuadros dolorosos a causa de su eficacia, tolerabilidad, facilidad de uso, vías de administración y por su escaso coste.

 

Sin embargo, hay una gran parte de los profesionales de la salud y una gran parte de la población que rechaza su uso.

 

La morfina es un excelente aliado contra el dolor,
especialmente en el medio sanitario y hospitalario

 

Causas del rechazo a la morfina

Una de las principales causas de su rechazo es el miedo a la depresión respiratoria, porque la morfina la produce a altas dosis.

 

Otra causa es el miedo a la adicción, porque en el inconsciente colectivo existen las imágenes de los adictos enganchados a las drogas. Si se utiliza de forma continuada, la morfina genera un mecanismo de acostumbramiento que produce inconformismo cuando se cesa su uso. Se trata de un efecto posible, pero para que ocurra debe hacerse un uso habitualprolongado en el tiempo y descontrolado. Pero eso también ocurre con otros medicamentos, como los esteroides, antidepresivos o antiepilépticos.

 

Existen otras causas, como el miedo a otros efectos secundarios como mareos, naúseas, estreñimiento, que también se relacionan con otras sustancias y hábitos de vida.

 

En cualquier caso, se trata de un excelente aliado contra el dolor, especialmente en el medio sanitario y hospitalario. Por eso, resulta difícil entender su rechazo.

 

El miedo no puede dictar nuestros actos, una adecuada formación sobre sus efectos y defectos dirigida a profesionales y pacientes mejoraría ese miedo y permitiría su uso cuando la indicación lo aconseje a las dosis y por la vía más adecuada.

Por Dr.Prof. Alfonso Vidal Marcos
Unidad del Dolor

El Dr. Alfonso Vidal Marcos es especialista en Unidad del Dolor y experto en Anestesiólogía obstétrica y pediátrica y cirugía de corta estancia y cirugía ambulatoria. Dispone de dos másteres, uno en "Dolor" por la Universidad Rey Juan Carlos y Universidad de Cantabria y otro en "Acupuntura y Moxibustión" por la Universidad Complutense.  Ha complementado su trabajo con la docencia, como profesor asociado de "Anestesiología y Reanimación" en la UCM, al igual que en el de Anestesiología en el Departamento de farmacología y Toxicología de la Facultad de Medicina; finalmente, como director de la línea de investigación en "Dolor orofacial y neuropático" y  del curso de "Sedación Dental y reanimación" de la Facultad de odontología de la UCM.

Cuenta con más de 30 publicaciones en revistas nacionales e internacionales y capítulos de libros científicos y coeditor de los libros Lex Artis en el tratamiento del dolor. De la misma forma, es autor del blog semanal “el Blog del Dolor” en Diagnostrum. 

Actualmente, es director de la Unidad del Dolor en la Unidad del Dolor del Dr. Alfonso Vidal Marcos

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..