Detectar síntomas tempranos de autismo en niños

Escrito por: Dra. María José Mas Salguero
Publicado:
Editado por: Cristina Mateo

El trastorno del Espectro Autista (TEA) es un trastorno neurobiológico del desarrollo que se manifiesta durante etapas tempranas de la infancia y persiste a lo largo de la vida. Presenta síntomas como dificultades en la comunicación, la interacción social y un comportamiento estereotipado.

 

Entender el autismo es fundamental para detectar sus signos precoces e intervenir mejorando, en la mayoría de los casos, el pronóstico.

 

 

Detección precoz

 

Durante los primeros años de vida se desarrollan los circuitos cerebrales básicos que sustentarán, más adelante, el resto de aprendizajes. Este desarrollo se ve alterado en los casos de autismo. Por eso es tan importante detectar cuanto antes estas dificultades del neurodesarrollo para intervenir con terapias de acción temprana y aprovechar la plasticidad cerebral de los primeros años de vida.

 

Es deseable establecer el diagnóstico de autismo antes de los tres años, pese a las dificultades que puedan haber a la hora de detectar el neurodesarrollo. Para lograr el diagnóstico es necesario que el niño haya alcanzado el momento madurativo en el que aparecen las primeras manifestaciones del autismo. Los elementos para detectarlos son:

  • Dificultades en el lenguaje
  • Interacción social
  • Abanico de intereses poco variado y repetitivo

 

No obstante, la intensidad de los síntomas no es la misma en todos los casos y aquellos más graves se harán evidentes antes.

 

Se debe prestar a los síntomas de autismo en niños.

 

Prestar atención a los primeros síntomas

 

Es necesario atender a la edad del niño y cómo este se maneja con su entorno. Es muy frecuente que los niños con autismo muestren poco interés o incapacidad para relacionarse con otros niños o con adultos. Las dificultades de interacción social se manifiestan por una alta tendencia al aislamiento y repetición de actividades.

 

Durante el primer año de vida es habitual que el niño presente dificultades significativas de atención social junto con:

  • Presencia de irritabilidad
  • Pasividad extrema
  • Ausencia de contacto visual
  • Falta de interés por los demás
  • No imita gestos
  • Su expresión facial no sea acorde a la situación

 

Por otro lado, también se tiene en cuenta la atención compartida. Es decir, la capacidad de participar en el interés del otro haciendo manifiesta la habilidad de captar su atención y establecer una referencia común.

 

Sin embargo, lo más habitual y a la vez preocupante es la ausencia del lenguaje o su presencia de forma anómala. La aparición de las primeras palabras se da entre los 10 y 16 meses de edad. Si pasado este tiempo el niño no dice ninguna palabra o no muestra intención de comunicarse debería consultarse a un pediatra.

 

En edades más avanzadas, el lenguaje puede ser limitado, tanto en forma como en contenido y con tendencia al monólogo. Les cuesta entender órdenes sencillas a pesar de que expresen razonamientos y conocimientos elaborados. También pueden mostrarse despistados, desordenados y con dificultades para organizarse.

 

Durante el segundo año de vida, la ausencia de tareas imaginativas es el signo de alarma más importante. El juego simbólico refleja la capacidad del niño para imitar situaciones de la vida real o utilizar objetos para simular una acción, por ejemplo, un lápiz como si fuera un micrófono.

 

A todo esto, es conveniente recordar que en niños de entre 0 a 3 años se debe prestar atención cuando presentan alguno de los siguientes síntomas:

  • No responde a su nombre
  • No establece contacto visual
  • Su intención comunicativa es escasa, excepto cuando se trata de sus intereses específicos
  • Ausencia de lenguaje verbal o gestual
  • Muestra preferencias por algún juego u objeto y se resiste al cambio
  • Manifiesta reacciones exageradas a algunos estímulos sensoriales
  • Se molesta con facilidad
  • Presenta estereotipias, como caminar de puntillas o correr en círculo

 

 

Permanencia en el tiempo

 

Por distintas causas no siempre se produce la detección del autismo en los primeros años, pero sus síntomas no desaparecen. Las nuevas capacidades del niño también pueden verse afectadas debido al continuo desarrollo neurobiológico, por eso es fundamental identificar sus síntomas lo antes posible.

Entre los 12 y 14 años las diferencias en la madurez social y emocional son más evidentes. Personas con rasgos de autismo no son conscientes de sus dificultades para comprender las normas y tienden a centrar las conversaciones en base a sus intereses y actividades.

 

Los adolescentes con autismo suelen tener poco interés por el aseo personal y su apariencia, además de ser poco organizados y planificados, lo que les conduce a problemas de rendimiento escolar y adaptación funcional en el instituto y ámbito laboral.

 

 

Otros datos de interés

 

Las manifestaciones del autismo pueden aparecer durante los primeros meses de vida, pero la mayoría de los casos son diagnosticados entre los 3 y 4 años. Es importante identificar los indicios para establecer un diagnóstico y derivar al niño al centro de estimulación temprana. A pesar de que no todos los casos mejoran al recibir la atención adecuada, es conveniente acudir a las revisiones de salud para valorar el neurodesarrollo.

Por Dra. María José Mas Salguero
Neurología infantil

La Dra. Mas Salguero es una célebre especialista en Pediatría y Neurología pediátrica con amplia experiencia en la atención a niños con trastornos del neurodesarrollo y patología neurológica. Formada como neuropediatra y especialista en epilepsia infantil en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, completó su formación en el Hôpital Necker de París, Francia. Posee un Máster en Neurociencia y Biología del comportamiento por la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. Ha ejercido como docente en el Departamento de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Rovira i Virgili y, actualmente, es docente de postgrado en diferentes universidades españolas. Ha realizado diversos cursos de ámbito nacional e internacional. Es miembro numerario de diversas sociedades médicas. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..