Coronavirus: ¿ha llegado para quedarse?

Escrito por: Top Doctors®
Publicado: | Actualizado: 17/07/2020
Editado por: Cristina Mateo

En los últimos meses no se ha hablado de otra cosa más que de la posibilidad de que el virus haya llegado para quedarse, ya que algunos expertos advierten que podría haber un nuevo brote de contagios en otoño.

 

Muchos esperamos con ganas la llegada del verano, pero ¿qué ocurrirá en otoño si no se toman las medidas y precauciones adecuadas? El rebrote está casi asegurado.

 

Sin ir más lejos, hace cuatro días el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunciaba de “algunos rebrotes” en Lleida, Totana, Cuenca y Ceuta. Así que aunque por ahora el número de contagios siga bajando no nos podemos relajar. En el momento en el que se recupere la normalidad, los negocios abran al 100% y todos volvamos a conquistar las calles el riesgo de contagio se disparará.

 

Por esa razón es muy importante concienciarse y adaptarse a lo que exige la nueva normalidad: distancia social y mascarilla.

 

El virus podría convertirse en una enfermedad endémica.

 

Pero, ¿qué ocurriría si el rebrote no se produjera en España?

 

Aun así el país entero estaría en peligro puesto que prevenir y controlar los casos importados es muy difícil y no siempre posible. La globalización nos ha traído cosas buenas y malas y entre ellas se encuentra la posibilidad de viajar de un país a otro e incluso de un continente a otro sin apenas esfuerzo.

 

El sistema de control debe ser exhaustivo y requiere hacer un seguimiento de todas las personas que hayan tenido contacto con pacientes infectados.

 

 

¿Es posible frenar el contagio?

 

Si el virus siguiera contagiando a miles de personas como hasta ahora se convertiría en una enfermedad endémica, razón de más para entender que la vacuna es a día de hoy la prioridad número uno de todos los países. Pero mientras tanto es muy importante que sigamos las recomendaciones de sanidad y nos ajustes a los protocolos de salud que precisamente se aplican para evitar que el contagio sea mayor y detener un futuro brote.

 

El posible brote en otoño dependerá, principalmente, de:

  • El cumplimiento de la distancia social y el resto de medidas sanitarias.
  • Posibilidad de encontrar una vacuna.
  • Respuesta de los gobiernos ante un futuro aumento de los contagios.
  • Preparación y gestión de los recursos sanitarios.

 

Pero aún mayores podrían ser las consecuencias de un nuevo brote en otoño, ya que al propio peligro del virus habría que añadirle la influencia estacional, pudiendo causar graves daños.

 

Pese a todo, ahora que tenemos la lección aprendida, aunque todavía a día de hoy sigan habiendo muchas preguntas sin respuesta, no podemos permitir que un futuro brote de contagios nos sacuda como lo hizo esta primera vez.

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors
Inmunología


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..